Comunidad cinematográfica exige quitar el tema cultural del TLCAN

  • Comunidad cinematográfica exige quitar el tema cultural del TLCAN

    Foto: Luis Enrique Flores

  • Comunidad cinematográfica exige quitar el tema cultural del TLCAN

    Foto: Luis Enrique Flores

Con un fuerte llamado a defender la cinematografía y el audiovisual mexicanos, así como las demás industrias culturales durante las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), en conjunto con la Asociación Mexicana de Productores Independientes y la agrupación “El Grito más fuerte”, dieron a conocer sus demandas al respecto.

 

En conferencia de prensa, la Presidenta de la Academia, Dolores Heredia, presentó el documento con ocho puntos centrales, donde el gremio cinematográfico se manifiesta porque la cultura se excluya de las negociaciones y en caso de no ser posible, que éstas  beneficien la actividad artística del país en contra de las políticas desventajosas que privan en el sector desde hace casi 25 años con la firma del mencionado acuerdo tripartita.

“Exigimos que en la negociaciones del TLCAN, el gobierno mexicano solicite que todos los aspectos relacionados con las industrias culturales, cinematográficas y audiovisuales de México sean excluidos del Tratado para Garantizar la existencia de la producción (bienes culturales y cinematográficos) y la circulación de la expresión cinematográfica y audiovisual mexicana (servicios) para que gocen de la protección más amplia por ser un derecho humano y no se considere como simples servicios transfronterizos”.

 

También te puede interesar: El tema de la política se cuela a los MTV Video Music Awards

 

Con este primer punto del documento, continúa el texto leído por Heredia, la comunidad exige que México se adhiera a la postura de Canadá de, precisamente, no incluir a las industrias culturales en el Tratado.

Dicha postura, la ha manifestado la Alianza de Artistas de Cine, Televisión y Radio Canadiense, la cual ha planteado que “la exención cultural debe ser mantenida y fortalecida”. Cabe mencionar que hasta ahora, México no ha contemplado aplicar esta medida de protección a sus políticas culturales.

El segundo punto del documento contempla que los negociadores del tratado “consideren, incluyan y respeten las obligaciones contraídas por México en los diferentes tratados internacionales que han signado y ratificado, tales como la Convención Sobre la Protección y Promoción de las Expresiones Culturales de la UNESCO”, y en general aquellos relativos al acceso a la cultura, la diversidad cultural, la libertad de expresión y el derecho a la información plural y diversa.

En el tercer punto, señalan, habrá que “distinguir entre los dos sistemas que atañen al Derecho de Autor como un derecho humanista, en contraposición a la concepción anglosajona (del copyright) que ve en la obra una simple mercancía”.

El siguiente punto sugiere que se modifique la política tributaria en lo que respecta a los ingresos culturales que genera esta actividad que no queda gravada en el país pese a que la fuente de ingresos se genera en México”.

En el quinto punto, la comunidad cinematográfica demanda que una comisión de autores e intérpretes, “designada por miembros de nuestras industrias culturales esté en el cuarto de asesores permanentes del grupo negociador mexicano para salvaguardar los intereses culturales que les conciernen”.

En los puntos seis y siete, se solicita que no se viole la soberanía nacional con decisiones unilaterales o arbitrarias por parte de los Estados Unidos, en los casos de resoluciones de controversias comerciales con la aplicación de la legislación estadounidense, como lo sugiere el país vecino, así como una posible ratificación  automática en materia de servicios.

Como punto final, el gremio cinematográfico exige que, como consecuencia de las renegociaciones del Tratado, “las instituciones nacionales deben comprometerse con el sector cultural a revisar y actualizar la legislación mexicana, específicamente la Ley Federal de Cinematografía, La Ley Federal de derechos de Autor”, entre otras.

Dolores Heredia, mencionó que este documento ya ha sido entregado a las autoridades de cultura y en breve se les hará llegar a las secretarías de Hacienda y Economía.

Agregó que ya ha habido acercamientos con los titulares de Cultura y de Economía, los cuales, según, están abiertos a las propuestas e ideas provenientes de la comunidad artística.

Pero más allá de estas buenas intenciones, de lo que se trata, de acuerdo con el director Felipe Cazals, quien estuvo en esta conferencia, es que en las negociaciones esté presente una verdadera comisión de creadores, y no “un grupo de mercachifles” que desconocen el asunto.

Esto con el fin de evitar que se dé otro madruguete al sector cultural como ocurrió con la firma del Tratado original de parte de las autoridades de nuestro país que se suponen deberían defender nuestro patrimonio.

“Hace casi un cuarto de siglo usurparon nuestra presencia para firmar, y están dispuestos a usurparlo por segunda vez”.

El director de cintas como “El apando”, arremetió en contra de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine), porque ésta, “no auspicia, no fomenta, ni crea cine mexicano, sólo se llena los bolsillos con las películas de Estados Unidos”.

Por lo que pidió a la Academia sean ellos los que representen al cine mexicano y no dicha cámara.

Por tal motivo, agregó, que Estados Unidos no tiene ningún interés que el cine mexicano circule en su territorio, porque no quiere perder el 99.9 por ciento de las salas de México y Latinoamérica que exhiben sus películas.

“Nuestro cine no circula en nuestro país porque los exhibidores son socios de los gringos. Son buenas las intenciones, pero yo no creo nada”, sentenció Cazals.

Entre los firmantes del documento se encuentran Gael García Bernal, Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro, Emanuel Lubezky y casi 500 signatarios más.

Notas Relacionadas