"Aquarius", la obstinación de la dignidad

  • "Aquarius", la obstinación de la dignidad

    Foto: Internet

Tan sólo con saber que la bella y sensual Sonia Braga (a sus 66 años) protagoniza la película "Aquarius", del director Kleber Mendonça Filho, es suficiente para pagar la entrada al cine, hasta en un par de ocasiones.

Pero, más allá de que demostremos así nuestra devoción a esta gran actriz brasileña, la cinta referida vale tanto como la presencia en pantalla de la también protagonista de "Doña Flor y sus dos maridos" (1976), quien, por cierto, nos regala una actuación soberbia.

"Aquarius" es una película que nos habla de la dignidad humana, la defensa de los derechos básicos para la vida y la lucha en contra de la injusticia y de música, mucha música.

 

 

También te puede imteresar: “Hoy se murió mi tortuga”

 

 

Clara, la protagonista, es una viuda de 65 años que vive en un departamento de un pequeño edificio en la costa de Recife, crítica de música como profesión.

Lo interesante es que ella es la única que habita el inmueble, pues una empresa inmobiliaria lo ha comprado y pretende derribar la vieja construcción (que alguna vez estuvo llena de vitalidad con los vecinos y los hijos pequeños de Clara) para edificar una mega construcción de departamentos de lujo con vista al mar. Cualquier parecido con la realidad...

Es de esperarse entonces una confrontación entre clara y los dueños del edificio que va desde una oferta de compra "jugosa", hasta el hostigamiento más brutal.

Como ramificaciones de este argumento, el director nos habla de diversos temas, como la soledad, el amor de madre, la vejez, la relación de las clases sociales, la sexualidad, la enfermedad y la muerte de un ser querido. 

Todo esto recae en los hombros de Clara, lo que la hace ver como una mujer fuerte ante los demás, pero en la intimidad se muestra vulnerable; es intransigente, y a la vez, condescendiente; ella es una metáfora del mar en el que la vemos bañarse: embravecida cuando los vientos son fuertes, y calma como un ligero oleaje cuando está en paz.

"Aquarius" es, hasta cierto punto, una película política, pero que también nos habla de la condición humana. Y, ante todo, es una cátedra de actuación de parte de Sonia Braga, quien de cierta manera rinde tributo a las mujeres fuertes y valientes de latinoamérica.

Decíamos al principio que la cinta tiene una estupenda banda sonora, con temas que van desde la bossa nova hasta las clásicas del rock, temas en la dosis perfecta y en el momento justo.

Sin contarles, el final, es algo que no se pueden perder. Además de inesperado, es de una contundencia que ya quisieran muchas películas comerciales lograr algo así.   

La cereza del paste, es una escena donde vemos a Sonia Braga derrochar esa sensualidad que nos cautivó a todos hace algunos lustros. No se la pierdan. Aunque van a tener que ir a la Cineteca Nacional que es de los pocos sitios que la exhibe.

Notas Relacionadas