“Doctor Strange”, una historia aceptable de Marvel

  • “Doctor Strange”, una historia aceptable de Marvel

    Foto: Internet

Por extraño que parezca, la nueva propuesta de los estudios Marvel, “Doctor Strange: Hechicero Supremo”, nos ha dejado con una extraña sensación que tiene que ver más con la conformidad que con el hartazgo.

En esta imparable carrera de películas del universo cinematográfico de Marvel (que ya va en su tercera etapa) llega la adaptación de unos de sus superhéroes menos famosos y, a su vez, más complicados de llevar a la pantalla: el llamado “Doctor Extraño”.

Stephen Strange (Benedict Cumberbathc) es un neurocirujano sobresaliente, a quien la fama no disgusta, por el contrario, halaga y llena su ego y arrogancia que lo caracteriza, algo así como un Tony Stark más.

 

También te puede interesar: En 3 horas, se agotan boletos para ver a Justin Bieber

 

De la misma manera que este personaje, Strange sufre un accidente que le cambiará la vida, convirtiéndose también en un paladín de la justicia, más por fuerza que de ganas.

Por caminos y motivaciones distintas, Stephen Strange inicia un viaje de sanación mística al Tibet, para aprender las artes marciales y ocultas (magia), algo así como lo que le sucedió a Bruce Wayne.

Económicamente y profesionalmente acabado, el Doctor Strange no tiene nada que perder y sí mucho por ganar al convertirse en un “hechicero” que podrá conocer y dominar conocimientos vedados a la mayoría de los mortales y que lo convertirán en una especie de guardián de nuestro mundo de amenazas sobrenaturales o de universos paralelos.

Para las hostilidades mundanas el planeta cuenta con “Los Vengadores”, para lo místico y oculto, con los “hechiceros”, y el Doctor Strange se ha de convertir en el supremo maestro; es la justificación de Marvel para este personaje.

Y aquí es donde radica la novedad de la cinta. No en presentar un personaje muy original, pero sí distinto a los clásicos superhéroes que nos hemos venido chutando.

Claro, si hacemos a un lado nuestro escepticismo y aceptamos que existen cosas que aún desconocemos y que forman parte de nuestra humanidad. 

Este argumento del comic de origen, retratado en la versión fílmica con un guion aceptable, no es tan débil como pudiera creerse, por lo que sí logra engancharnos y, a partir de allí, dejamos de ponernos exquisitos para disfrutar el personaje y sus aventuras, siempre en el entendido de que hay superhéroes de Marvel poco creíbles y algunos aceptables.

En el caso del Doctor Strange, le damos el beneficio de la duda, más por la simpatía y empatía que nos causó que por la posibilidad de que alguien así exista.

La otra parte que hace de esta película algo que, por lo menos, hay que ver es su diseño visual, una verdadera alucinación psicodélica (disculpen el pleonasmo voluntario) que dota a la cinta de ese carácter místico, necesario para hacer posible esta historia.

Aunque algunas secuencias parecen sacadas de la ciencia ficción de Christopher Nolan (“El origen”, 2010), el dinamismo y el vértigo con el que se manejan en “Doctor Strange”, hacen que nuestra atención no se desvíe y, en ocasiones, nos arranque un suspiro de emoción.

Existen historias que necesitan de los efectos visuales para poder realizarse y su aceptación dependen de la habilidad de los creadores para llevarlas a buen puerto, y en este caso, por lo menos, se presentan de la forma y en la dosis correcta.

De lo que adolece esta historia y en general las de Marvel es que siempre son los estadounidenses y sus héroes los que tienen que salvar al mundo, representado siempre por su ciudad emblemática, Nueva York que, para hacerle el caldo gordo, resulta que, místicamente, hablando este lugar es estratégico dentro del cosmos.

Dirigida por Scott Derrickson, “Doctor Strange”, es una película más del universo Marvel y en ese contexto debe mirarse, pero sobresale de algunas otras de esta misma casa productora por lo que ya se ha apuntado. 

Es entretenida y divertida, pero no aporta más de lo que muchos quieren ver en ella.

Notas Relacionadas

Fotogalería Relacionada: 
10 peliculas gringas mas taquilleras

Y a fuerza de efectos especiales y explotación de los mitos heroicos, el lugar número 1 es para la primera entrega de “Avengers” (2012). Recaudó nada más, ni nada menos que la cantidad de $827,122,715 pesos. Tuvo una asistencia de 15,943,208 personas. Ironman, Hulk, Thor y el Capitán América deben estar muy satisfechos. Foto: Internet