Chichis pa’ la banda o qué bonitos ojos tienes

Luis Enrique Flores
02-02-2015

Chichis, senos, tetas, bubis, pechos, lolas, chicharrón, pechuga, nenas, melones (o limones, dependiendo el tamaño), son solo algunas formas de llamar -unas coloquiales, otras vulgares- a las glándulas mamarias femeninas que a lo largo de la historia y en distintas culturas han sido objeto de deseo, admiración, inspiración, contemplación y en últimas fechas, de las transformaciones más sui generis. 

Y aunque a veces se hable poco de ellas, siempre llevan la delantera dentro del pensamiento de hombres y mujeres, tanto para bien como para mal, pues ya lo dicen las sabias palabras del refranero: jala más un par de tetas que una carreta.

Subámonos pues a esa carreta jalada por ese par de tetas, pero dirigida por cuatro arrieras cabareteras (la cacofonía es adrede),  nos referimos a las Reinas Chulas, Ana Francis Mor, Cecilia Sotres, Nora Huerta y Marisol Gasé, más su nueva adquisición, la periodista Fernanda Tapia y encaminémonos como monos al Teatro Bar el Vicio para ver el nuevo espectáculo de estas cuatro irreverentes del cabaret intitulado: “Chichis pa’ la banda o qué bonitos ojos tienes”.

LLAMADO AL DESTETE NACIONAL

Como si estuviéramos en el episodio de la teta asesina de la película de Woody Allen, “Todo lo que usted siempre quiso preguntar sobre el sexo pero temía preguntar”, así se sintió quien esto escribe al presenciar el espectáculo: abrumado, aplastado, seducido, intrigado, amamantado (de conocimiento), no por una chichi monumental, sino por  muchas chichis que, desde la escenografía, una serie de tetas colgando del techo (sin albur), hasta en los diálogos más banales y los más profundos nos topábamos de frente.

Como es costumbre en la Reinas Chulas, basta sólo un chi-chispazo de creatividad en un tema que les genere interés, para desarrollar una cátedra satírica al respecto. En este caso la idea fue el papel de los políticamente correctos llamados “senos” y la forma en que ha sido tratada esta parte del cuerpo femenino (más con morbo que con naturalidad) por las concepciones del imaginario colectivo, en ocasiones, remontándose (del verbo volver al pasado, no piense mal) hasta los clásicos . 

Ahí vemos a Cecilia Sotres caracterizada de la hermosa Venus, disertando de los pechos de la mujer pero con una urgencia de que le rasquen ahí, pues muchos siglos sin poderse quitar la rasquiña ella sola no es de dioses. 

“Chichis pa’ la banda” es una serie de sketches que van desmitificando aspectos culturales, religiosos o políticos acerca de las tetas. El hilo conductor es una niña que va creciendo a la par de las distintas situaciones. Una niña que va notando que su cuerpo cambia día con día, y siente que ya no es la misma (Timbiriche dixit), ¿Qué será? ¿Qué será? 

Para descubrir la respuesta, habrá que asistir al Teatro Bar el Vicio y verlo con sus propios ojos y quien conozca el trabajo de la reinas Chulas, sabrá por dónde anda el asunto.

Pero, como ya es costumbre, si no, no sería cabaret, palabras de Ana Francis Mor, la crítica a la clase política mexicana también está presente en este espectáculo que pareciera no tener nada de político pero, por supuesto, que las chichis tienen que ver con lo social y político. La metáfora del destete nacional es lo que pretende dejar impregnado en el espectador esta puesta en escena:

“Pensamos que este país está lleno de mamones, sobre todo en la política y ya estuvo bueno de que estén mamando chichi. Luego existe ese concepto de mamar chichi del estado, más bien nos dimos cuenta que es el estado el que está mamando chichi del pueblo, y dijimos, a lo mejor es tiempo de que exista el destete nacional y mandar a todos esos mamones a la goma y que aprendan a mamar, que mamen de otro lugar que no sean de nuestros recursos y de nuestros impuestos”, habló la elocuencia de Ana Francis Mor.

DEL PERIODISMO AL HISTRIONISMO CABARETERO

Pero, quien sin duda, fue la sorpresa de la noche, y lo será de la temporada, es la periodista Fernanda Tapia, quien, en esta ocasión, juntó alma seso y corazón con los de las Reinas Chulas para echar al escenario este espectáculo. Pero no sólo participó en la escritura –cosa que se la da muy bien a la señora Tapia-, sino que se fajó bien los pantalones o la falda (según su gusto) y se aventó al ruedo cabaretero como actriz.

Así como lo lee, damita, caballero. Si usted es un acérrimo fan del trabajo de Fernanda Tapia, no se la puede perder en “Chichis pa’ la banda”, nomás imagínesela interpretando a la “Perra brava” del barrio con sus ubres a flor de piel, cual loba romana, lista para amamantar las mentes de sus hijos y darles luz con diálogos críticos y corrosivos.

Pero a que no se imagina a Fernanda como hada, no de los dientes, ni de las estaciones (bueno, alguna por ahí del radio), tampoco como el hada de la aurora, o el hada madreada, no. Fernanda tapia sale al escenario como “El hada de las tetas”, rápida y presta para conceder un deseo al público asistente, siempre y cuando éste lo merezca.

“Chichis pa’ la banda o qué bonitos ojos tienes” es un espectáculo de las Reinas Chulas, más la nueva chula del cabaret, Fernanda Tapia, que aborda el tema de los senos, también llamadas tetas o –más cursi- bubis, en contextos determinados que se presentan a manera de sketches teniendo como guía a una niña que está creciendo y que se está dando cuenta de los cambios en su cuerpo y que, por derecho, ha de elegir el camino del placer que a ella más le llene, no sin enfrentarse a las ideas retrógradas o moralinas de las que ninguno de nosotros nos salvamos en muchas ocasiones.

La temporada de esta puesta en escena, inició el 30 de enero y finalizará hasta que el público lo demande. Las funciones son el recinto chulesco de la calle de Madrid número 13 en Coyoacán, el Teatro Bar el Vicio, son los viernes y sábados a las 22:30 hrs.