Urge Ley General de Mejora Regulatoria: Coparmex

  • Urge Ley General de Mejora Regulatoria: Coparmex

    Foto: Internet

La Coparmex hizo un llamado al Presidente de la República, Enrique Peña Nieto,  a que envíe al inicio del próximo periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión, con el carácter de preferente, la iniciativa de Ley General de Mejora Regulatoria, a fin de atender con inmediatez la implementación de la Reforma Constitucional.

Lo anterior porque en agosto vence el plazo establecido para la emisión de dicha Ley  y el Congreso de la Unión no ha cumplido con sus deberes constitucionales.

Es el momento de que los actores políticos entiendan la urgente necesidad de una mejora regulatoria integral que permita mejorar la competitividad, incrementar la productividad, fomentar la inversión y disminuir las prácticas de corrupción.

 

También te puede interesar: OCDE y FAO prevén precios bajos de los alimentos

 

Además de que sin está reforma, asegura el sindicato patronal, se mantendrán esquemas burocráticos y de corrupción que impiden el desarrollo de las empresas.

Para la iniciativa privada, dicha Ley General de Mejora Regulatoria deberá de contener, cuando menos, elementos tales como: un Catálogo Nacional de Regulaciones, Trámites y Servicios.

Asimismo, la creación de un Observatorio Ciudadano de la Mejora Regulatoria; la implementación de un mecanismo de atención eficaz y expedito a la queja ciudadana.

También, un Padrón nacional de verificadores, la homologación de criterios de verificación, un informe previo de regulaciones a modificar un expediente único en todo el país para la realización de trámites, entre otros.

Lo real, señaló la Coparmex, es que se requiere de voluntad política y visión de Estado para hacer que la reforma constitucional en materia regulatoria y su ley general, sea una de las herramientas fundamentales para detonar el desarrollo y el bienestar del país.

Por ello, también exhortó a los Gobernadores de los Estados a replicar sin demora, en el ámbito de su competencia, un acuerdo de desregulación similar al emitido en el orden federal ya que esto no requiere de trámite legislativo local

La semana pasada el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), dio a conocer su primer “Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en las Empresas”, la que por primera vez nos permite contar con información referente a las experiencias y sensibilidades del sector privado al realizar trámites y solicitar servicios públicos; así como la percepción de los marcos regulatorios bajo los cuales operan las empresas establecidas y aquellas que pretenden situarse en México.

Los datos son reveladores: las empresas pequeñas así como las del sector industrial observaron al marco regulatorio como un obstáculo creciente.

Poco más la mitad de los consultados, el 50.9%, aseguraron que las cargas administrativas para cumplir con el marco regulatorio fueron mayores que en el pasado, o bien, siguieron igual de pesadas y complejas.

Otro dato refleja la gravedad del problema: El 64.6%, es decir casi 7 de cada 10 empresas, considera que los actos de corrupción frecuentemente tienen por objeto realizar trámites gubernamentales, reconociendo el 5.6% haber sido víctimas de un acto de corrupción en su realización.

Comparando los datos del estudio “Doing Business México 2016” y la reciente encuesta del INEGI, se aprecia una correlación directa entre la baja calidad de la regulación, y los altos niveles de corrupción existentes en algunas entidades federativas.

Por otro lado, los índices del Instituto Mundial de Competitividad y del Foro Económico Mundial, demuestran como aquellos países con mayor calidad regulatoria, tienen mejores índices de desarrollo y de productividad.

Hablamos de una circunstancia en la que las entidades generadoras de empleo y detonantes del desarrollo económico, que son las empresas, deben realizar trámites deliberadamente complejos y engorrosos, advertencias de retrasos injustificados y sugerencias implícitas de no emitir las autorizaciones para la apertura de negocios. 

Es decir, enfrentan amenazas sutiles y en ocasiones explícitas de ser objeto de prácticas de corrupción y de extorsión.

Estos han sido temas que en Coparmex hemos señalado puntualmente ante instancias de gobierno como lo son la Comisión Federal de Mejora Regulatoria y la Secretaría de Economía, teniendo una buena recepción para trabajar coordinadamente en la búsqueda de soluciones y poder replicar en México las mejores prácticas regulatorias del ámbito internacional.

 

Notas Relacionadas