Abasto de gasolina en crisis por delincuencia organizada

  • Abasto de gasolina en crisis por delincuencia organizada

    Foto: Internet

La situación social y política de país, aunada a la proliferación de la delincuencia que ataca la red de ductos de combustible, es un problema denominado el “factor nigeriano”, que va en aumento, indicó Fabio Barbosa Cano, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM

“El robo va al alza, suceden unas 10 rupturas de los ductos cada día; esto también afecta el suministro de las gasolinas porque daña los instrumentos que controlan la presión en el interior del ducto; está contabilizado oficialmente como uno de los elementos que ha creado problemas de abasto”, sostuvo.

Barbosa Cano detalló que el fenómeno se da en varias entidades del centro y norte del país.

 

También te puede interesar: Repunta consumo privado 5.1% anual en diciembre

 

Este es otro factor que, con la apertura del mercado, tendrán en cuenta las empresas; algunos estados con este problema son Tamaulipas y Puebla, dijo 

El investigador del IIEc resaltó una paradoja en el consumo de las gasolinas en México: hay un incremento explosivo de consumidores debido al aumento del parque vehicular y, al mismo tiempo, el crecimiento en la producción de combustibles propios ha sido mínimo, lo que orilla a la importación.

Asimismo, citó cifras sobre tres rubros del mercado mexicano en ese ámbito, entre 1997 y 2014: el consumo pasó de 515 mil barriles diarios, a 806 mil; la producción de 388 mil barriles al día, a 442 mil; y las importaciones de 127 mil, a 364 mil. 

Otro aspecto que pondría en riesgo el abasto de gasolinas importadas, es su almacenamiento en nuestro país. 

“México cuenta con capacidad por día y medio, lo que en la jerga petrolera se denomina ‘terminales de almacenamiento y reparto’ (TAR); sólo ciudades como Acapulco, Salina Cruz, Veracruz y Puerto Madero tienen cabida para almacenar combustible por seis días. Entonces, ¿en dónde se preservará la gasolina que se importe?, ¿quién pagará la infraestructura?”, remarcó.

Respecto al anuncio del gobierno de que a partir del 1 de abril de este año las gasolineras podrán importar los hidrocarburos sin tener que comprarle a Pemex, Benjamín García Páez, académico de la Facultad de Economía (FE), dijo que esa medida lleva al país a un abasto de combustibles totalmente dependiente del extranjero. 

“Es una situación osada, temeraria y no consensuada, pues hoy se importa –sobre todo de Estados Unidos– el 52 por ciento de las gasolinas que se consumen en el país, es decir, 391 mil barriles diarios”, puntualizó. 

Agregó que con la medida, el mercado de importación de este combustible se ampliará, lo que se aunará a la declinación del gobierno mexicano para continuar con la política de construcción de refinerías propias.

 

Notas Relacionadas