La industria lucrativa de la visita papal

  • La industria lucrativa de la visita papal

    Foto:  Jorge Ríos 

La visita del papa Francisco a México, del 12 al 17 de febrero, se convirtió en  una “feria de cifras” sobre la derrama económica que dejará esta Visita Pastoral al país y por entidades federativas ya que estará en la Ciudad de México, estado de México, Chiapas, Chihuahua y Michoacán, de ahí que el juego de número vaya desde los 900 millones de pesos, según la Canaco hasta los 2 mil millones de acuerdo al sector turismo a través de la Femartur.

Lo cierto es que se convirtió en  una industria lucrativa para el Estado y para la Iniciativa Privada toda vez que se busca posicionar la “marca país” y los souvenir están a la orden del día en los diferentes puntos que visitará el Vicario de Cristo.

A lo anterior habrá que sumarle las estrictas medidas de seguridad que para esta visita pontificia estableció el Estado y los gobiernos locales involucrados en el  recorrido del Representante de Roma.

 

 

 

También te puede interesar: No hay razón para aumento al precio de la tortilla

 

 

La Ciudad de México, a unas horas de su arribo, está situada, situación diferente sucedió en las cinco visitas que a nuestro país realizó Su Santidad Juan Pablo II. Hay que considerar que el México de hoy está considerado como nación de alto índice de inseguridad como para ser visitado por parte de otras naciones que, incluso, emiten alertas a los turistas.

Para la Federación Mexicana de Asociaciones Turísticas (Fematur), indicó José Nabor Cruz Marcelo, académico del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, la visita del papa Francisco a México detonará una derrama económica de unos dos mil 500 millones de pesos, que beneficiará a hoteles, restaurantes y comercios.

Tan sólo en la Ciudad de México la propia Secretaría de Turismo capitalina estima que por la estancia del máximo jerarca de la Iglesia Católica habrá un impacto de 820 millones de pesos.

Sin embargo, es probable que el cierre de los accesos impacte negativamente las ventas en 1,737 unidades económicas, entre las que destacan 223 establecimientos de ropa, calzado y bisutería, 593 imprentas, papelerías y librerías, 11 tiendas de autoservicio y departamentales y más de 135 joyerías, entre otros, aseguró la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México.

De acuerdo a la visión del académico de la UNAM, habrá un efecto positivo en el rubro de la economía informal, pues “muchas personas han empezado a rentar sus balcones y azoteas, además de la venta de recuerdos religiosos, lo que representará ganancias económicas que a nivel federal no podrán cuantificarse, pero si se suman a las percepciones de la economía formal, la cifra será mayor”.

Es difícil evaluar los ingresos de la economía informal, “pero me atrevería a afirmar que habrá un impacto positivo en ese sector. Sabemos que uno de los pilares de la economía nacional, desafortunadamente, tiene que ver con actividades informales”, abundó.

Por otra parte, consideró que el efecto podría ser mayor, todo dependerá del escenario en el cual transcurra la visita, pues muchos bancos o instituciones bursátiles manejan un dato que se denomina “marca país”, una propuesta de valor de lo que ofrece una nación a visitantes e inversionistas. Tiene tres dimensiones: turismo, exportaciones e inversión extranjera directa.

Ese concepto siempre estará condicionado con eventos positivos y negativos; si ocurre este último el costo monetario podría incrementarse y bajaría el valor de la “marca país”, explicó Cruz Marcelo.

Cabe recordar que la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México, estima que la actividad del sector que representa tendrá una  semana muy  positiva, gracias a la visita a esta ciudad del Papa Francisco, los día 12, 13 y 14 de febrero, pues  registrará ventas extra por aproximadamente 900 millones 200 mil pesos, gracias a la llegada de alrededor de 2 millones de personas.

Los giros que se verán más beneficiados serán: restaurantes y hoteles, seguido de tiendas de autoservicio y abarrotes, así como los comercios de  artículos religiosos.

La agenda de su Santidad contempla una visita al Zócalo capitalino, por lo que se cerrará el acceso al público los días viernes y sábado, desde el polígono de la Plaza de la Constitución, limitado por las calles de Donceles, Correo Mayor, Venustiano Carranza y Palma.

Notas Relacionadas