ANDIVYL propone cobro a primera mano para simplificar la recaudación

  • ANDIVYL propone cobro a primera mano para simplificar la recaudación

    Foto: Cortesía|MNE

El Presidente Ejecutivo de la Asociación Nacional de Distribuidores de Vinos y Licores (ANDIVYL), Iñaki Landáburu Llaguno, dijo que, además de ser urgente el paso a un esquema ad quantum, es indispensable un cobro a primera mano, es decir, ya no cobrar las recaudaciones a miles de comercios, sino a los 930 empresas que distribuyen las bebidas alcohólicas en el país, por lo que “se fiscalizaría mejor, se simplifica la recaudación y se combate la evasión”.

En este mismo sentido se expresó José de Lucas, presidente de la Asociación de Importadores y Representantes de Alimentos y Bebidas, (Airabac) quien expuso el tema del “huachicoleo fiscal de las bebidas alcohólicas”.

Explicó que en México existe un grave problema de subvaluación de productos ya que hay grupos que ven un gran negocio en los impuestos de las bebidas, en un contexto donde los destilados pagan un 54% del IEPS, 16% de IVA y en algunos estados del país impuestos locales de 4.5%, por lo que los distribuidores meten al mercado vodkas, rones, whiskies en precios irrisorios, evadiendo así los impuestos.

 

También te puede interesar: Cepal ajusta al alza previsión del PIB para AL a 5.9% en 2021



En el Foro virtual organizado por Moderniza IEPS, una iniciativa integrada por sectores productivos de bebidas alcohólicas nacionales que buscan un cambio en el IEPS, se derribaron mitos que giran en torno del cambio del esquema impositivo a las bebidas alcohólicas.

Modernizar el esquema del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) en las bebidas alcohólicas permitirá a las industrias de fermentados, destilados y vitivinícolas nacionales mejorar su competitividad, mientras el Estado aumentará los niveles de recaudación por concepto del IEPS y se eliminará la evasión fiscal, se expuso en el Foro ¿Por qué es necesaria y urgente la modernización del IEPS a las bebidas alcohólicas?

El Doctor Luis Foncerrada Pascal, economista y extitular de Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), consideró que pasar de un esquema que grava el precio del producto (ad valorem) a uno por los grados de alcohol de cada bebida (ad quantum), se lograría un aumento en la recaudación fiscal, y no lo contrario, como algunas industrias y autoridades consideran.

Explicó que, si se toma como base el consumo total de bebidas alcohólicas que se vendió en 2019 en México, que fue de 543 millones de litros, y se multiplica por 140 pesos -que es el impuesto por litro de alcohol puro propuesto para la modernización del IEPS-, la recaudación sería de 20 mil millones de pesos más de lo que en promedio se recauda cada año. “De ninguna manera se recaudaría menos, es muy claro y evidente el beneficio para las arcas de la nación”, dijo Foncerrada.

El Dr. Gabriel Farfán, de la comunidad Mexicana de Gestión Pública para los Resultados, expuso que en México existe un fenómeno en el que la población con menos recursos es la que más gasta de sus ingresos en bebidas alcohólicas. “El problema es que las personas de este sector buscan destilados de baja calidad y a bajo precio, con un efecto nocivo para la salud pública, lo que no puede seguir así. Se necesita un menor acceso a las bebidas alcohólicas con precios más altos”, señaló.

En su intervención Jorge Vera García, del Clúster Mezcal Oaxaca, calificó como injusto el actual esquema ad valorem ya que existen productores artesanales que se ven imposibilitados a cumplir sus obligaciones fiscales porque son pequeñas fábricas sin acceso a internet, sin un contador a la mano que pueda declarar sus costos de producción, por lo que un sistema por grados de alcohol simplificaría la recaudación y mejoraría la competitividad de estos productores.

Cristina Barba, directora de Asociación de Cerveceros Artesanales de México (Acermex) consideró que la modernización del IEPS traería un piso parejo a la industria de los fermentados, ya que, aunque se vende el mismo tipo de producto, con los mismos grados de alcohol y en las mismas presentaciones que las cervezas industrializadas, sus costos de producción son hasta cuatro a seis veces más caros, por lo que se sumó a la exigencia de modernizar el actual esquema impositivo ya que hoy “la industria extranjera gana pero la mexicana pierde”. Además, se expuso que la modificación del esquema implicaría un aumento al costo de la cerveza industrializada en un promedio de 40 centavos en promedio en presentaciones de 350 ml.

Hans Backhoff, presidente del Consejo Mexicano Vitivinícola calificó como incongruente que en el extranjero los vinos mexicanos sean más baratos que en el país solo por un tema de impuestos, por lo que hoy en día los consumidores mexicanos prefieren los vinos importados en una proporción de 7 sobre 10.

En representación de la industria tequilera, Diego Robles, de Tequila Milagro, expuso que la reputación y el consumo del tequila ha crecido más en el extranjero que en el país, lo que tiene que ver porque por costos, los consumidores prefieren bebidas de baja calidad al grado de que mientras de 2009 a 2019 el tequila tuvo un crecimiento interanual de 2% de su consumo, bebidas de baja calidad similares al tequila el aumento de su consumo fue de un 8%, es decir, cuatro veces más.

Los especialistas pidieron al nuevo Secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, así como a los diputados de la nueva legislatura encargados de aprobar la miscelánea fiscal del próximo año, considerar los beneficios que traería la iniciativa de modernizar el IEPS, y la voluntad política para lograr un esquema que permita el fomento y desarrollo de la producción de las bebidas nacionales.
 

Notas Relacionadas