Cambio de reglas, aleja la inversión de México

  • Cambio de reglas, aleja la inversión de México

    Foto: Internet

Ahora que necesitamos remontar la crisis económica y salir adelante, tras una caída de 8.5% del PIB en 2020, debemos preguntar si México es un buen lugar para invertir, pues de esto depende el futuro.  TallentiaMX, que dirige Elías Micha, recordó que el año pasado, el país dejó de pertenecer a los 25 países que forman parte del Índice de Confianza de la Inversión Extranjera Directa, elaborado por la consultora A.T. Kearney.

Además, de enero a septiembre del año pasado, las inversiones del exterior cayeron 9.9% en comparación con el mismo periodo del 2019.  La principal causa de esto es la incertidumbre. Los inversionistas no pueden confiar en un país con condiciones demasiado inestables y con políticas impredecibles, pues esto supone un riesgo altísimo para sus capitales.

Sin duda, hay un enfrentamiento discursivo entre la actual administración y algunos sectores empresariales, pero han sido las políticas públicas concretas —más que la discusión y el debate— las que verdaderamente han alejado la inversión

 

También te puede interesar: Mercado de vales vence al Covid, crece 9%

 

La inversión es uno de los grandes motores del desarrollo. Se necesita dinero para poner en marcha la economía. Cuando los capitales finalmente se deciden a emprender un negocio o un proyecto, se generan empleos formales y se lleva a cabo una actividad que, en caso de marchar favorablemente, resultará productiva. En consecuencia, todos los países del mundo compiten por atraer la inversión.

La principal causa de esto es la incertidumbre. Los inversionistas no pueden confiar en un país con condiciones demasiado inestables y con políticas impredecibles, pues esto supone un riesgo altísimo para sus capitales. Sin duda, hay un enfrentamiento discursivo entre la actual administración y algunos sectores empresariales, pero han sido las políticas públicas concretas —más que la discusión y el debate— las que verdaderamente han alejado la inversión.

Los dos primeros hechos relevantes fueron la cancelación retroactiva por motivos políticos del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y de la planta cervecera Constellation Brands. En ambos casos, se decidió mediante —cuestionables— consultas ciudadanas terminar con los proyectos pese a que habían sido aprobados y estaban desarrollándose.

Esto sentó un mal precedente. Por su parte, desde 2018, el Gobierno Federal ha buscado centralizar la producción de energía en las paraestatales petrolera y eléctrica, es decir, Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), incluso cuando, comparativamente hablando, ambas producen energía cara y sucia. Sin embargo, fue hasta el pasado 1 de febrero que se envió como preferente al Poder Legislativo una iniciativa que da prioridad a las plantas de la CFE para que suban su producción a la

 

Notas Relacionadas