Un nuevo cierre de la economía sería catastrófico para la industria

  • Un nuevo cierre de la economía sería catastrófico para la industria

    Foto: Notimex

Una encuesta, aplicada por la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), la Asociación Mexicana de Restaurantes (AMR) y la Asociación de Directores de Cadenas Restauranteras (DICARES), a empresarios del sector restaurantero reveló que casi ocho de cada 10 restaurantes podrían quebrar en las siguientes semanas, debido a la crisis provocada por la pandemia.

A la pregunta ¿cuánto tiempo calculas poder resistir pagando al 100% de la nómina, antes de declararte en quiebra?, el 28% respondió que 2 semanas; 27%, 4 semanas; y el 23.5%, 6 semanas. En contraste, en la primera encuesta realizada a principios de la crisis sanitaria, el 51% de los empresarios dijo resistir 2 semanas; el 33%, 4 semanas; y poco más del 11%, 6 semanas.

En el reciente sondeo, el 92% de los empresarios señaló que opera con los lineamientos marcados por las autoridades.

 

Para que tu café no se enfríe: SLM-max Taza de Agua portátil, Botellas aislantes Botellas aislantes de café, encuéntralo en Amazon

 

Sobre las ventas actuales comparadas con el 2019, el 75% de los restaurantes respondió que no llegaban ni a la mitad de lo que vendían el año anterior.

En este sentido, un nuevo cierre o la aplicación de medidas más restrictivas para los restaurantes imposibilitaría el pago de nóminas, provocaría pérdida de empleos, y ocasionaría repercusiones en otros sectores como el inmobiliario, el financiero y el recaudatorio. Ya desde la encuesta previa, los empresarios señalaban que, de contar con apoyo del gobierno, sus prioridades serían pagar la nómina, la renta y a proveedores, lo que hoy está en riesgo de que puedan cumplir.

Aunado a lo anterior, y ante la falta de apoyo gubernamental, las primeras decisiones que tomarían sería la reestructuración de su personal, ajuste de sueldos de los colaboradores, así como dejar de pagar impuestos locales y federales; esta tercera opción cambia en comparación con lo que respondieron en la primera encuesta, en ese entonces optarían por reducir la jornada laboral.

Sobre la manera en que están enfrentando sus diversos compromisos para operar, un 69% dijo no haber llegado a una renegociación con los bancos, un 64% no logró acuerdo con sus proveedores, y solo un 60% logró algún acuerdo con sus arrendatarios.

Los encuestados respondieron que los sueldos y salarios, la rentas, los impuestos federales y los servicios son los gastos a los que se va la mayor parte de su venta.  Ante la pregunta sobre lo que le solicitarían al gobierno para sobrellevar esta crisis, mencionaron diferir el pago de impuestos, postergar el pago de servicios y apoyo para el pago de salarios.

Al cuestionarles sobre lo que más les preocupa referente a la pandemia, los restauranteros expresaron, entre otras cosas, no tener liquidez para pagar impuestos, seguros y créditos; un posible nuevo cierre de las unidades de trabajo; la salud de sus colaboradores; una falta de regulación pareja entre comercio formal e informal; la falta de apoyo gubernamental al empresario, así como la inseguridad.

Por todo lo anterior, la industria hace un llamado a la población, a pequeños, medianos y grandes empresarios, así como a restaurantes a no bajar la guardia ante la crisis sanitaria, y así evitar nuevos cierres que serían catastróficos para el sector y tendría efectos negativos para quienes más recienten esta crisis como son los meseros, cocineros, ayudantes, parrilleros, cajeros y a la cadena productiva que está detrás de los restaurantes

La industria restaurantera reitera su compromiso de seguir siendo parte de la solución, manteniendo el protocolo Mesa Segura y extremando precauciones.

La encuesta se realizó vía on line a 582 restauranteros de todo el país, en la primera quincena de diciembre.

Notas Relacionadas