Coparmex propone medidas concretas para hacer frente a los efectos económicos del COVID-19

  • Coparmex propone medidas concretas para hacer frente a los efectos económicos del COVID-19

    Foto: Internet

Ante la insuficiente inyección de liquidez por parte del Gobierno Federal para dar respuesta al coronavirus COVID-19 -que va a desacelerar aún más la economía mundial y mexicana-, la Administración encabezada por Andrés Manuel López Obrador debe otorgar mayores estímulos fiscales para aminorar y contener el impacto negativo que pueda ocasionar la emergencia sanitaria a las finanzas nacionales.

Tal como sucedió en el 2009, con la epidemia de influenza AH1N1, en la actualidad se comienzan a suspender actividades específicas para evitar contagios por COVID-19, lo que comienza a impactar la economía de todos los sectores productivos, pero con mayor énfasis en las PYMES (pequeñas y medianas empresas).

La principal preocupación por el impacto del COVID-19 para la COPARMEX es aminorar el impacto en las empresas en temas de liquidez, ya que por la expansión del coronavirus, caerá la actividad económica, y las PYMES empezarán a enfrentar un problema de liquidez en su flujo de caja.

 

También te puede interesar: Deuda externa mexicana representa 40% del PIB: UNAM

 

 

Tras la experiencia de México en el manejo de la epidemia de influenza AHN1 se tiene muy claro que empresas de las industrias restaurantera, turística y de entretenimiento pueden verse sumamente afectadas, dependiendo de las medidas de prevención que se establezcan.

Aunado a esta realidad, el Fondo Monetario Internacional (FMI) disminuyó la tasa de crecimiento mundial de 3.4 a 2.4 por ciento, y para México, el pronóstico del Producto Interno Bruto (PIB) pasó de 1.1 a 0.7 por ciento. 

Ello sin tomar en consideración que los pedidos manufactureros internacionales de China cayeron en (-)51.11%; o que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED, por sus siglas en inglés) redujo las tasas de interés a cero como parte de una amplia intervención de emergencia (el mayor conjunto de medidas de un solo día que el banco central estadounidense haya tomado); o el escenario de la ruptura de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia.

Todas las naciones se encuentran analizando estados de alarma, restricciones a la movilidad, limitar determinados ámbitos de actividad económica, además de que habrá respuestas de los bancos centrales y de las instituciones que tienen que empezar a articular medidas de apoyo y de soporte de la actividad económica.

Por supuesto que México no debe estar exento a dichas medidas, ante las que la fortaleza económica del país será puesta a prueba, y la ventaja competitiva estará en quienes tomaron medidas serias para aliviar y salir más rápidamente de esta contingencia de sanitaria y financiera, en la que es prioritario cuidar la salud y vida de las personas, pero también de las empresas.

No obstante de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) declaró estar analizando incentivos económicos, resultan positivas, pero claramente insuficientes, las medidas de mitigación tomadas por el Gobierno Federal, consistentes en:

1) Activar líneas de crédito para el sector productivo.

2) Trabajar con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en criterios contables para mantener líneas de crédito;

3) Liquidar rápidamente adeudos con proveedores gubernamentales.

Desde la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), y con fundamento en las atribuciones que la ley le concede al Poder Ejecutivo Federal en caso de epidemias (condonar o eximir, total o parcialmente, el pago de contribuciones y sus accesorios, autorizar su pago a plazo, diferido o en parcialidades, cuando se haya afectado o trate de impedir que se afecte la situación de algún lugar o región del país, una rama de actividad, la producción o venta de productos, o la realización de una actividad), hacemos una serie de propuestas adicionales que podrían evitar la pérdida de empleos y activar nuestra economía:

1. Acelerar los procesos de DEVOLUCIÓN DE IMPUESTOS, en particular del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

2. Suspensión temporal de PAGOS PROVISIONALES DE IMPUESTO SOBRE LA RENTA (propio y retenido por sueldos), particularmente en el sector aéreo, turismo, logística y transporte.

3. Suspensión temporal de ACTOS DE FISCALIZACIÓN.

4. Establecimiento Urgente de ESTÍMULOS FISCALES TEMPORALES al empleo e inversión.

5. Suspensión temporal del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) A GASOLINAS Y DIÉSEL.

6. Mejorar la DISPONIBILIDAD DE LA FINANCIACIÓN y ACCESO A CRÉDITOS por parte de instituciones como Nacional Financiera (NAFINSA) o el Banco Nacional de Comercio Exterior (BANCOMEXT).

En la COPARMEX estamos convencidos de que los países que tomen primero decisiones eficaces, pertinentes y razonables para proteger su economía y a sus empresas, serán los primeros en salir de la crisis de salud a la que nos enfrenta el coronavirus.

Es momento de preservar lo esencial y eliminar o suspender temporalmente todo aquello que permita aliviar la pesada carga que deberemos enfrentar los mexicanos y sus empresas durante los próximos meses.

Todos estamos llamados a hacer los sacrificios necesarios, por más difícil que resulte. COPARMEX y sus más de 36 mil empresas asociadas estaremos a la altura del reto que esto representa, y apoyaremos a México a salir de esta emergencia de salud pública.

Notas Relacionadas