Industria Mexicana de Bebidas a favor de la actualización del IEPS a bebidas saborizadas

  • Industria Mexicana de Bebidas a favor de la actualización del  IEPS a bebidas saborizadas

    Foto: Internet

 Los 120 embotelladores que conformamos la Industria Mexicana de Bebidas (ANPRAC) estamos comprometidos con el crecimiento y desarrollo de México. Somos una industria con presencia a lo largo de todo el país, desde el campo hasta las tienditas y restaurantes que ofrecen nuestros productos. Nuestra cadena productiva es equivalente a más del 3% del PIB nacional y generamos más de 1.6 millones de empleos.

Como industria, sabemos escuchar y colaborar por lo que, coincidimos y apoyamos la iniciativa del Gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador en la implementación de programas de dimensión social con el fin de apoyar a las familias más pobres y la necesidad de captación de recursos públicos.

 En 2014, se implementó el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a bebidas azucaradas de $1 peso por litro y se planteó la actualización de la cuota conforme a inflación cuando se acumulara 10%. En línea con la ley establecida, en enero 2018, se actualizó la cuota en un 17%, por lo que hoy en día se paga $1.17 pesos por litro de bebida saborizada.

 

También te puede interesar: OPEP recorta proyección de crecimiento de demanda de petróleo en 2020

 

En este Paquete Económico 2020, se plantea que la cuota del IEPS a bebidas saborizadas cambie su mecánica de actualización por inflación a forma anual y se exprese hasta el diezmilésimo. En ese sentido, con base en una estimación de inflación del 3.2% para el 2019, se propone que a partir del 1 de enero de 2020 la cuota aplicable sea de $1.2705 por litro.

Es importante resaltar que las bebidas saborizadas tienen una doble tributación ya que además de pagar la cuota del IEPS, pagan también el 16% de Impuesto al Valor Agregado (IVA), sumando así una carga tributaria aproximada del 30%.

Después de 5 años de múltiples análisis, de escucha a académicos expertos, de seguimiento a datos oficiales del INEGI y la SHCP, pero sobre todo de observar y entender a los mexicanos, es claro y evidente que este impuesto es un impuesto a los pobres, pues según estudios presentados por reconocidas instituciones académicas, el 57% de lo recaudado lo han pagado los mexicanos con menos recursos. Además, el impuesto ha sido ineficaz pues NO ha cumplido con su objetivo de cambiar hábitos ni de disminuir el consumo. Vale la pena enfatizar que, hasta ahora, no se tiene claridad de cuál ha sido el destino de los recursos recaudados gracias a esta medida impositiva.

Es pertinente recordar que, de acuerdo con la OMS, la causa fundamental del sobrepeso es un desequilibrio entre calorías consumidas y calorías gastadas. Actualmente, de acuerdo a INEGI, el 58% de los mexicanos no realizan actividad física sumado a que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el promedio diario de ingesta calórica de los mexicanos es de más de 3 mil kilocalorías por persona, 50% más de la recomendación de la OMS; donde los refrescos representan solo entre 5% y 6% de calorías totales.

Sin duda, conviene seguir evaluando y dialogando para encontrar soluciones integrales que nos ayuden a solucionar un problema complejo y multifactorial como lo es el sobrepeso y obesidad.

Como industria, la investigación e innovación científica y tecnológica es y ha sido clave para nosotros, siempre escuchando al consumidor y respetando su libertad de consumo. Es por ello que hoy 1 de cada 2 productos de nuestro portafolio son bajos y/o sin calorías. El compromiso de la industria es tal, que pueden encontrar productos con hasta 50% menos calorías que hace 6 años.

Los mexicanos son nuestra prioridad, es por ello, que seguimos trabajando para ofrecer productos para todos los estilos de vida.

Notas Relacionadas