Brilló el oro entre las penumbras del deporte mexicano

  • Brilló el oro entre las penumbras del deporte mexicano

    Foto: Internet

Cuando el equipo femenil de gimnasia artística ganó el oro en los Juegos Panamericanos en la modalidad de cinco pelotas, la delegación mexicana dio un golpe bajo a las autoridades deportivas de nuestro país al obtener la presea dorada número 20 y superar las expectativas que la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte tenía sobre los deportistas nacionales. 

Previo a que los atletas mexicanos viajaran rumbo a Lima, la directora de Conade, Ana Gabriela Guevara, dio a conocer su pronóstico de que nuestros deportistas ganarían la reducida suma de 19 medallas de oro, debido al contexto de conflicto que ha existido en el deporte nacional en los últimos meses en donde ella tuvo un sinnúmero de señalamientos como la mandamás del deporte. 

Esta “cachetada con guante blanco” se convirtió en un mérito auténtico de los deportistas mexicanos en donde hubo casos que recibieron nulo o escaso apoyo de las autoridades deportivas en medio de un conflictivo contexto. 

 

También te puede interesar: Alcanza México 100 medallas en los Juegos Panamericanos Lima 2019

 

Los problemas entre la Conade y los deportistas surgieron cuando la clavadista Adriana Jiménez acuso el pasado mes de mayo sobre un atraso en los pagos de su beca, a lo que la máxima autoridad del deporte mexicano salió en defensa a decir que los pagos estaban cubiertos. 

A ello se sumó el judoca Nabor Castillo, quien a través de sus redes sociales reclamó una reducción en su beca de cinco mil a dos mil pesos y criticó que esa sea la forma de motivar a los atletas clasificados a los panamericanos, siendo su beca incluso menor a la otorgada por el Gobierno Federal a los jóvenes que no estudian ni trabajan, mejor conocidos como “ninis”. 

Asimismo, la Secretaría de la Función Pública abrió entre abril y junio cuatro expedientes de investigación sobre la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte por presuntos actos de corrupción, desvío de recursos, conflicto de intereses, entre otros.  

Más tarde los problemas regresaron a la fosa de clavados con el presidente de la Comisión del Deporte en la Cámara de Diputados, Ernesto Vargas, mejor conocido como Ernesto D’Alessio, como su principal cuestionador. 

D’Alessio señaló la promoción y preferencia hacia algunos clavadistas por parte de la jefa de prensa de la Federación Mexicana de Natación Claudia Ruíz, insinuando sobre la amistad que tiene con Ana Gabriela Guevara, en donde los nombres más reconocidos entre los supuestos clavadistas beneficiados son Paola Espinosa, Yahel Castillo e Iván García. 

En reiteradas ocasiones a través de las redes sociales, el diputado federal cuestionó la forma la falta de transparencia en la elección de los clavadistas que acudirían a la justa panamericana, argumentando que Rommel Pacheco y Jahir Ocampo habían obtenido mejores resultados en pruebas anteriores. 

Sin embargo, como suele ser en la política deportiva de nuestro país, los problemas no surgen de la noche a la mañana y esto se ha visto reflejado en los deportistas que han dejado de representar a México por el hartazgo de los manejos de la gente de ‘pantalón largo’ que va desde años atrás. 

El caso más sonado fue el de la esgrimista Paola Pliego, quien ahora representará a Uzbekistán no sin antes aclarar su situación con una carta en la que recrimina al dirigente del Comité Olímpico Mexicano, Carlos Padilla Becerra y también al extitular de la Conade, Alfredo Castillo, quien estuvo al frente durante la presidencia de Enrique Peña Nieto. 

En el texto, Pliego le reclamó a Alfredo Castillo el haberse quedado con los brazos cruzados cuando dio positivo en una prueba de antidoping y que después resultó ser un error de los laboratorios, lo que la dejó fuera de los Juegos Olímpicos de Río 2016

Por su parte a Carlos Padilla lo acusó de ser la cabeza de la corrupción en el deporte nacional junto con las federaciones, mientras que a Ana Gabriela Guevara le recriminó haberse quedado sólo en el discurso cuando los deportistas habían confiado en ella por su pasado como atleta y que sólo los utilizó para su proyección política. 

Así como Paola Pliego, el arquero Gabriel Bayardo cambió la bandera tricolor por la de Holanda y el jinete Alberto Michan, olímpico por México en 2008 y 2012 cambió de aires a Israel. 

Con los Juegos Panamericanos de Lima 2019 oficialmente clausurados, México firmó su mejor participación en esta justa fuera de nuestro país al quedar en la tercera posición del medallero con un total de 136 medallas, de las cuales 37 fueron de oro, 36 de plata y 63 de bronce, sólo por detrás de potencias del continente como Estados Unidos y Brasil. 

Sin duda una gran participación de los atletas nacionales y que desgraciadamente al practicar una disciplina distinta al futbol o al beisbol, difícilmente pueden vivir de su deporte en México. 

Ahora, ya con el éxito asegurado, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador anunció que cada medallista de oro recibirá una beca de 480 mil pesos, equivalente a 40 mil pesos mensuales; a los que obtuvieron presea plateada les otorgarán 420 mil pesos, es decir, 35 mil mensuales, a la vez que los medallistas de bronce recibirán 300 mil pesos, 25 mil por mes. 

Todos los premios serán entregados en una sola exhibición para que los deportistas puedan distribuir su uso como ellos consideren y el dinero pretende ser retribuido a partir de la subasta de la casa asegurada al empresario Zhenli Ye Gon.  

De esta manera, mientras AMLO anuncia los premios, Ana Gabriela Guevara declara a la Conade en números rojos y ha solicitado a la Secretaría de Educación Pública, 500 millones de pesos más de presupuesto para concluir el año y comenzar a planificar el 2020, año de los Juegos Olímpicos de Tokyo. 

Así, en medio de la penumbra y la incertidumbre en que deambula la política deportiva nacional, los deportistas dieron muestra de orgullo y coraje para aplastar y casi duplicar el pronóstico de medallas en los Panamericanos, además de quedar en el tercer puesto del medallero cuando se estimaba que quedaran entre el quinto y sexto puesto.  

Notas Relacionadas