El adiós de Usain Bolt y la confirmación de Lupita González

  • El adiós de Usain Bolt y la confirmación de Lupita González

    Foto: Internet

La ciudad de Londres, Inglaterra fue testigo de dos grandes momentos deportivos, dos momentos contrastantes, uno de gran relevancia para el mundo del deporte y otro lleno de orgullo para México.

El Mundial de Atletismo reunió durante la última semana a los máximos exponentes de esta rama del deporte, en donde los ojos del planeta se centraron en el adiós del hombre más rápido de la historia, aquél que fue capaz de romper la barrera de lo humano para convertirse en un 'semidios' del tartán.

Por otra parte, los ojos de México se centraron en la máxima esperanza del Atletismo del país, aquella mujer de la que nadie esperaba nada deportivamente y que se ganó el respeto de propios y extraños en los pasados juegos olímpicos de Río de Janeiro 2016, al colgarse la presea de plata en la marcha de 20 kilómetros.

 

También te puede interesar: Dile adiós a la "depre" haz ejercicio

 

El Rayo Jamaicano 

Cuenta la leyenda que un día hubo una tormenta sobre una isla ubicada en el Mar Caribe y que un trueno hizo retumbar a la tierra llamada Jamaica. 

Años después de ese fenómeno, los lugareños aseguraban que ese rayo se hacía presente en cada competencia de atletismo en donde solo se veía un destello recorrer el tartan. 

Poco a poco, este suceso rebasó las islas del continente americano para deslumbrar a todo el mundo y dejar practicamente paralizado a todo aquel que osara ponerse en su camino.

Usain Bolt es su nombre y quedó escrito con oro en los máximos logros del deporte mundial, pues quizás nuestros ojos hayan visto al mejor atleta de la historia y difícilmente alguien lo podrá superar en los próximos años.   

Su legado es digno de abrirle las puertas del olimpo. Once títulos mundiales y ocho olímpicos; Posee además los récords mundiales y olímpicos de los 100 y 200 metros planos, así como de la carrera de relevos 4×100 con el equipo jamaicano. 

Además, es uno de los siete atletas que en la historia han ganado títulos en las categorías juvenil, júnior y absoluta

Sin embargo, el rayo ha perdido voltaje. Por muy rápido que Usain Bolt haya corrido y sin importar el número de rivales que quedaron 'electrocutados' en las pistas, el tiempo nunca se detuvo y, aunque parecía que avanza lento, tarde o temprano el dios cronos terminó por alcanzarlo.

El Mundial de Atletismo en Londres fue el evento del adiós del trueno de las pistas y aunque no fue la mejor despedida, el cumulo de emociones en las gradas y el simple hecho de presenciar historia aunque sea por la televisión, hicieron que el mal resultado pasara a segundo plano.

Sopreseivamente fue vencido por un viejo conocido pero que hasta entonces había vivido a la sombra de "su majestad", el estadounidense Justin Gatlin

Desde los primeros instantes Bolt tuvo un difícil arranque como lo era en cada una de sus carreras, pero como también ocurría en cada una de ellas, la gente esperaba que terminara por dejar atrás a sus rivales, pero ese momento nunca llego, ahora no.

Al 'rayo' le quedaba una detonación más. Ocho días después de su caída en solitario, buscaba reivindicarse e irse con el puño en alto de manera definitiva de las pistas. 

La modalidad de relevos 4x100 parecía ser la adecuada para hacerlo pues si el voltaje ya no daba para conquistar el oro a solas, en conjunto con sus compatriotas parecía que el triunfo estaba casi asegurado.

Pero como en guión de película de terror, cuando algo sale mal, puede salir peor. Los primeros tres del equipo jamaicano habían cumplido con su cometido y cuando se realizaba el último relevo, le cedieron la estafeta para un cierre espectacular, pero una lesión en la pierna lo hizo caer y lo vimos por primera vez ocupando el último sitio de la competencia.

Como su mismo apodo lo dice, Usain Bolt cayó como un trueno del cielo al suelo, no sin antes haber paralizado millones de corazones en el planeta y dejar su silueta plasmada como un 'semidios' del olimpo.

Lupita, patrona de México

En un país donde no estamos acostumbrados a los triunfos deportivos y donde los apoyos a los deportistas llegan cuando a base de esfuerzo e inversión propia se puede llegar a destacar, lo que ha hecho Guadalupe González es digno de alabarse y de enorgullecerse.

Lupita, como le dicen de cariño, se ha bañado en plata en los últimos dos años. Primero, al ganar de manera sorpresiva la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y ahora, al repetir la hazaña en el Mundial de Atletismo 2017 en la prueba de marcha de 20 kilómetros.

Sin embargo, aunque en México le hacemos mucha y merecida fiesta, ella no se conforma con llegar en el segundo puesto en los eventos más importantes de su disciplina, basta con escuchar su hambre por el oro, sus ganas de llegar a lo más alto del podio, paso a paso y sin dejar de caminar.

Y es que Lupita es brava, forjó su inicio como deportista a base de golpes, a base de puñetazos en el boxeo. Dicen que era muy buena para el arte de fistiana, no se rajaba y tenía grandes condiciones para los "tiros". 

Su estatura y su bajo peso la obligaron a desviar sus sueños, pues de intentar colgarse un cinturón pasó a intentar colgarse una medalla pero manteniendo firme su objetivo: el éxito.

A sus 28 años, Guadalupe González también ha sido medallista de oro en Juegos Panamericanos y en su reciente arribo de a México proveniente del Mundial de Atletismo en Londres, fue recibida con bombo, platillos y mariachis por autoridades y prensa nacional, digna de convertirse en la nueva "patrona" de México, no por ser tocaya de la virgen, sino por heredar el legado de Ana Gabriela Guevara en nuestro deporte. 

 

Notas Relacionadas

Fotogalería Relacionada: 
Las emociones deportivas en imágenes

El Abierto de Australia, primer Grand Slam del año en la actividad del Tenis llegó a su fin, en la rama varonil, el serbio Novak Djokovic y la alemana Angelique Kerber, son los reyes del torneo / Foto: Internet