Así es el Wanda Metropolitano, sede de la final de Champions League

  • Así es el Wanda Metropolitano, sede de la final de Champions League

    Foto: Internet

La ciudad de Madrid está viviendo una de las máximas fiestas del fútbol con la final de la Champions League, donde incluso algunos dicen que es el evento más importante sólo por detrás de la final de la Copa del Mundo. 

El nuevo estadio del Atlético de Madrid, el Wanda Metropolitano, será la sede del juego decisivo del torneo de clubes más importante con la segunda final en la historia de la competición entre dos clubes ingleses. 

Tottenham y Liverpool, quienes dejaron el alma en la cancha para clasificarse hasta esta instancia harán vibrar de emociones a los afortunados que acudan al estadio y a millones más a través de las pantallas de televisión. 

 

También te puede interesar: “CR7”, el gran ausente en final de Champions League

 

Para dicho evento de gran impacto mediático se necesita un escenario a la medida y la UEFA eligió para este año un inmueble moderno ya que fue inaugurado hace poco más de año y medio, cuando el 16 de septiembre de 2017 el Atlético de Madrid derrotó al Málaga por la mínima diferencia. 

A pesar de ser un estadio nuevo, el lugar donde se asienta tiene más historia que contar, ya que ahí mismo se encontraba el antiguo Estadio de Atletismo, que se construyó en 1994 en la búsqueda de hacer de Madrid sede para los Juegos Olímpicos. Sin embargo, la capital española nunca pudo ganar las votaciones para la máxima justa del deporte y el inmueble fue destruido para ahí mismo crear la nueva casa ‘colchonera’. 

De acuerdo con el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, el Wanda Metropolitano tuvo un costo de 346 millones de dólares y su moderna arquitectura puede albergar hasta 68 mil personas. 

Además de la belleza estructural el estadio fue diseñado para ser amigable con el medio ambiente ya que ocupa iluminación led que produce un ahorro del 30 por ciento en el consumo de energía eléctrica, aunado a la utilización de paneles solares para calentar el agua que se ocupa en el estadio y así reducir las emisiones de CO2. 

Asimismo, el imponente techo que genera un gran impacto visual, también genera un gran impacto al planeta al captar el agua de lluvia y almacenarla para su posterior uso en la limpieza del inmueble o para regar la cancha de un coloso que sin duda está a la altura de la final de la Champions League. 

El césped está limpio, los invitados han llegado a Madrid y el ambiente en la ciudad comienza a pintarse de blanco (color del Tottenham) y rojo (color del Liverpool), los mismos tonos que usa el Atlético de Madrid, el anfitrión de la gran fiesta. 

      

Notas Relacionadas