Las emociones en el Jalisco le ganaron al Clásico Joven

  • Las emociones en el Jalisco le ganaron al Clásico Joven

    Foto: Internet

La actividad de la liguilla del futbol mexicano continuó con una nueva edición del Clásico Joven entre el Cruz Azul y el América, seguido del duelo entre el Monterrey y los rojinegros del Atlas.

Con estos dos enfrentamientos se completaron los cuatro partidos de la ida de los cuartos de final en donde ninguna de las llaves parece estar definida todavía por lo que para los juegos del fin de semana se esperan grandes emociones.

El ‘clásico joven’ quedó a deber

Desde que se conocieron a los ocho clasificados a la fiesta grande, este era el enfrentamiento que generaba más expectativas entre la afición del futbol mexicano pues el clásico joven enfrenta a dos de los equipos más populares del país: América y Cruz Azul, una rivalidad que tiene su origen desde los años setentas y que ha sido protagonista de múltiples duelos de fase eliminatoria incluyendo finales.

 

También te puede interesar: Nadal, estará en el Abierto de Barcelona

 

La ‘Maquina’ regresaba a una liguilla tras seis torneos consecutivos sin acceder a esta fase y recibía en el Estadio Azul a su acérrimo rival en una noche fría, de las más frías del año que parecía que los jugadores de ambos equipos saltaban a la cancha entumidos.

El juego comenzó ríspido y sin muchas emociones. Ninguno de los dos equipos arriesgaba en el inicio, ni siquiera el Cruz Azul lo hizo cuando el América se quedó con 10 hombres al minuto 29 tras la expulsión del colombiano Mateus Uribe, quien en una jugada imprudente clavó los tacos en la pierna de su adversario que el árbitro no dudó en mostrarle la tarjeta roja.

Con el América en desventaja numérica, los cementeros tenían más de una hora por delante para hacer daño en la portería rival, pero fueron los azulcremas los que tuvieron la jugada más clara para irse al frente en el marcador con un penal al minuto 35 luego de una falta de Julio César Domínguez sobre Paul Aguilar.

Sin embargo, Oribe Peralta, que muchas veces ha sido el héroe para el cuadro de Coapa, en esta ocasión se convirtió en villano al telegrafiar su disparo y fallarlo ante el lance del arquero Jesús Corona.

Para la segunda parte Cruz Azul no mostró ambición para aprovechar el hombre de más y aunque generó algunas jugadas de peligro, el portero de las Águilas, Agustín Marchesin, supo resolver con grandes atajadas.

De esta manera, los porteros de ambos equipos se convirtieron en factor para que azulcremas y celestes no se hicieran daño en el primer episodio del doble Clásico Joven en cuartos de final.
Atlas cayó en su ‘madriguera’ ante Monterrey

En una noche donde se esperaba que el enfrentamiento entre Atlas y Monterrey fuera el postre, en realidad este partido fue el plato fuerte por la dinámica y las emociones que se vivieron en el partido, además de que aquí, si se hizo presente el invitado de lujo: el gol.

Los Rayados, líderes indiscutibles de la campaña regular, visitaban el mítico Estadio Jalisco para enfrentar a los rojinegros, quienes se colaron a la liguilla con el último boleto.

En el papel lucía como la serie más dispareja y así lo confirmaron los regios en los primeros minutos del partido pues se fueron rápidamente arriba en el marcador al aprovechar dos graves errores de la defensa tapatía.

Primero, al minuto cuatro el defensor Javier Salas se equivocó al querer salir con balón dominado desde su área grande y al intentar dar un pase le dejó el balón al colombiano Dorlan Pabón, quien cedió la esférica a Rogelio Funes Mori para que éste definiera con el arco en solitario.

Poco después, al minuto 17, los rayados aprovecharon una nueva equivocación de los zorros, pues con una tibia marca Jonathan González filtró balón para Avilés Hurtado quien controló el balón y lanzó una diagonal para que de nueva cuenta Rogelio Funes Mori moviera las redes.

Parecía que la historia se iba a definir pronto, sin embargo, Atlas fiel a su costumbre vino de atrás para ponerle dramatismo al duelo y al minuto 34 se acercó en el marcador con un golazo de Christian Tabó que disparó de pierna derecha desde fuera del área para que el balón se incrustara en el ángulo superior derecho del arquero Hugo González.

En la parte complementaria, la furia rojinegra acechó el arco rival, con varias oportunidades de gol que se quedaron sólo en el suspiro de su fiel afición que llegó hasta el coloso de la colonia Independencia de Guadalajara.
El árbitro pito el final del primer capítulo que nos regaló grandes emociones y que ahora promete que será parecido ante la necesidad de los tapatíos de ir a ganar a la sultana del norte en una labor que luce complicada.
 
 
 

 

Notas Relacionadas