¡Hasta pronto NFL! Nos vemos en septiembre

  • ¡Hasta pronto NFL! Nos vemos en septiembre

    Foto: Internet

Historia pura en el Super Bowl LI

Con un final de película lleno de grandes emociones y un regreso en el marcador sin precedentes en la historia del Super Bowl, los Patriotas de Nueva Inglaterra consiguieron su quinto campeonato y pusieron fin a una temporada más de la NFL.

Fuimos testigos de historia pura cuando los Patriotas vinieron de atrás en el marcador tras recuperarse de una desventaja de 25 puntos con poco más de tres minutos restantes en el tercer cuarto, con una gran actuación de su Quarterback, Tom Brady, que le valió ser nombrado el jugador más valioso del Super Bowl.

 

También te puede interesar: Frank Lampard cuelga los botines y dice adiós a las canchas

 

Brady, apuntó su nombre con letras de oro como el mariscal de campo más ganador de la historia, superando a los legendarios Joe Montana y Terry Bradshaw, y se convirtió en el segundo jugador con 5 anillos de Super Bowl, al lado del liniero defensivo Charles Haley, quien ganó dos títulos con los 49’s de San Francisco y tres más con los Vaqueros de Dallas.

Asimismo, Tom Brady y Bill Belichick rompieron el record para una dupla de quarterback y entrenador en jefe con más Super Bowls ganados con un total de cinco, al dejar atrás a la dupla de Terry Bradshaw y Chuck Noll, quienes consiguieron cuatro títulos en la década de los setentas con lo Acereros de Pittsburgh.

 

 

La maldición del MVP

La noche previa al Super Bowl, la NFL entregó los premios a lo mejor de la temporada regular, en donde los reflectores se los llevó el quarterback de los Halcones de Atlanta, Matt Ryan, al ser nombrado como el jugador más valioso (MVP por su siglas en inglés) de la campaña.

El también conocido como ‘Matty Ice’ fue el MVP de manera merecida al completar el 69.9 por ciento de sus pases para 4 mil 944 yardas y 38 pases de anotación, mientras que solamente lanzó siete intercepciones.

Sin embargo, pese a conducir a su equipo hasta el Super Bowl, Ryan fue una víctima más de la maldición del MVP, ya que ningún jugador que haya ganado ese premio ha podido ser campeón desde el año 2000, en donde el último jugador en hacerlo fue Kurt Warner, quien salió campeón con los Carneros de San Luis.

 

Los Mejores del 2016

Pese a no poder alzar el Vince Lombardi, Matt Ryan también fue el ganador del premio al Jugador Ofensivo del año, pues bajo su control, los Falcons anotaron más puntos que cualquier otro equipo en la liga, superando a nombres como el de Aaron Rodgers y Tom Brady para ganar ese premio.

Del otro lado del balón, el premio al Mejor Jugador Defensivo se quedó en manos de Khalil Mack, linebacker de los Raiders de Oakland al tener una temporada de 11 capturas, 73 tackleadas, 5 balones sueltos forzados y una intercepción. Sin duda una bestia de los emparrillados.

 

 

Jason Garret, entrenador en jefe de los Vaqueros de Dallas, ganó su primer premio al coach del año en la NFL, tras vivir un par de campañas de contraste pues en el 2015 el equipo de la estrella solitaria terminó con record de 4 ganados y 12 perdidos pero fue capaz de revertir la situación en el 2016 al conseguir la mejor marca de la Conferencia Nacional con 13 ganados y 3 perdidos.

De igual manera, Kyle Shanahan, coordinador ofensivo de los Falcons, se quedó con el premio al asistente del año, quien contribuyó a que tuvieran una de los mejores ataques en la historia y lo que le valió ser considerado por los 49`s de San Francisco, quienes le ofrecieron contrato de entrenador en jefe.

Por su parte, luego de haberse perdido la campaña del 2015 debido a una fractura de ligamento de la rodilla, Jordy Nelson, receptor de los Empacadores de Green Bay obtuvo el galardón al Jugador Regreso del año tras terminar la campaña con 97 recepciones, mil 257 yardas y 14 touchdowns.

 

 

En tanto, el corredor de los Potros de Indianápolis, Frank Gore, ganó el Premio Art Rooney al Espíritu Deportivo, por el respeto al deporte demostrado cada fin de semana, mientras que Eli Manning de los Gigantes de Nueva York y Larry Fitzgerald de los Cardenales de Arizona se dividieron el premio Walter Peyton al Hombre del Año por su labor altruista fuera de los emparrillados.     

 

Futuras estrellas

Los novatos de los Vaqueros de Dallas, el corredor Ezekiel Elliott y el quarterback, Dak Prescott deslumbraron a toda la NFL al formar una dupla de miedo para las defensivas rivales. La polémica llegó cuando le dieron el premio al Novato Ofensivo del año a Prescott, en donde muchos se decantaban por ‘Zeke’, quien fue el líder corredor de toda la NFL al acumular mil 631 yardas.

Sin embargo, Dak Prescott se encargó de apagar la polémica, pues al recibir el premio, pidió subir al escenario acompañado por su compañero de equipo y en su discurso ofreció dividir el trofeo en dos y compartirlo. Dak terminó la temporada con 23 pases de anotación y solamente cuatro intercepciones, además de conseguir 3 mil 667 yardas por aire, igualar el récor de partidos ganados para un novato y romper el de más pases lanzados sin intercepción para un mariscal de campo de primer año.

En donde no hubo discusión fue en el Novato Defensivo del año, pues pese a perderse los primeros cuatro juegos por su polémica contractual con los Cargadores de San Diego (ahora de Los Ángeles), el ala defensiva, Joe Bosa ganó dicho premio al terminar con 10.5 capturas en tan solo 12 juegos disputados durante la temporada.      

 

 

Estrellas inmortales

Dentro de la gala de la NFL (algo similar a los Oscar hollywoodenses) también se anunciaron a los nuevos miembros del Salón de la Fama, quienes estuvieron encabezados por el exmariscal de campo de los Carneros de San Luis (ahora de Los Ángeles) Kurt Warner.

Warner tuvo una brillante carrera en la que participo en 3 Super Bowl pero sólo pudo ganar uno, el de la temporada 1999-2000, año en el que fue el Jugador más valioso de la liga y del mismo Súper Tazón en el que vencieron 23-16 a los Titanes de Tennessee con dramático final.

Otros de los inmortalizados fueron el ex corredor de los Broncos de Denver, Terrell Davis y el ex liniero defensivo de los Delfines de Miami, Jason Taylor, quien era una pesadilla para los quarterbacks rivales.

Asimismo, Kenny Easley, ex defensivo de los Halcones Marinos de Seattle; Morten Andersen ex pateador de los Halcones de Atlanta y los Santos de Nueva Orleans, quien además se convirtió en el segundo pateador de la historia en entrar al Salón de la Fama.     

Finalmente, el polémico dueño de los Vaqueros de Dallas, Jerry Jones, completó el grupo de inmortales que develarán su busto cuando arranque la pretemporada 2017.

Jerry Jones, adquirió al equipo de la estrella solitaria en 1989 y bajo su mandato los Cowboys ganaron tres de sus cinco títulos de Super Bowl, además de que los ha posicionado como la franquicia deportiva con más cara del mundo con un valor de 4 mil millones de dólares.   

 

Notas Relacionadas