La cantera escarlata brillando en las grandes ligas

  • La cantera escarlata brillando en las grandes ligas

    Foto: Cortesia | MNE

En esta temporada atípica de las Grandes Ligas hasta el momento hay un total de siete jugadores que pertenecen a los Diablos Rojos y que están mostrando el talento y calidad de los jugadores mexicanos en el mejor beisbol del mundo

La lista la encabeza Joakim Soria que pertenece a los Atléticos de Oakland, con los Astros de Houston Roberto Osuna que lamentablemente salió del roster por lesión y el recién debutante Humberto Castellanos, con los Dodgers de Los Angeles los lanzadores Julio Urías y Víctor González, Giovanny Gallegos con los Cardenales de San Luis y con los Yankees de Nueva York se encuentra Luis Cessa.

Hasta el momento la lista de jugadores mexicanos nacidos en territorio nacional que han jugado en las Grandes Ligas es de 131 peloteros, de los cuales 84 han sido lanzadores y 47 jugadores de posición.

 

Lleva el control de tus tiempos mientras corres: Paquete de 6 Contador de Mano portátil, encuentralo en Amazon

 

Los Diablos Rojos son la organización que más jugadores a exportado al mejor beisbol del mundo con un total de 39 jugadores, 29 pitchers, cinco catchers, dos infielders y tres outfielders, además de un manager en la persona de Benjamín “Cananea” Reyes, con lo que serían 40 integrantes del México en MLB.

El primer integrante de los Diablos en llegar a las Ligas Mayores fue el infielder Carlos Bobby Treviño en 1968 con Anaheim, mientras que el primer lanzador escarlata en alcanzar las Grandes Ligas fue Aurelio López en 1974.

Sin duda los Diablos Rojos es el equipo número uno en desarrollar y darle la oportunidad a los jugadores mexicanos, antes formándose desde las diferentes sucursales y desde el 2009 la Academia de Beisbol Alfredo Harp Helú ha sido parte fundamental en el desarrollo y formación de una nueva generación de jugadores de alto rendimiento, que tienen una educación integral, que les ha servido a los jugadores para llegar al beisbol profesional con mayor madurez y preparación tanto académica como atlética.

Es un orgullo para la organización de los Diablos Rojos ver cómo los jóvenes que llegaron con la ilusión de jugar beisbol en las Grandes Ligas han alcanzado el sueño que tuvieron desde niños.

Notas Relacionadas