El deseo como la parte sensual de una relación, ¿Realidad o Mito?

  • El deseo como la parte sensual de una relación, ¿Realidad o Mito?

    Foto: Internet 

El erotismo no debe ser señalado como algo impropio, sino invitado a compartir en la vida cotidiana porque forma parte de un cúmulo de emociones que bien trabajadas pueden acercar parejas, afianzar relaciones y seguir enamorando sin límites.

 

TOCANDO MI PIEL PROVOCANDO AL DESEO

 

Lentamente acercaste tu mano y tocaste mis labios,

con suaves  caricias  deleitando mi  figura  y,

entre  ardientes sombras ya embravecida arremetí sin censura,

como pocas veces con intensas ganas.

 

 

También te puede interesar: Erotismo, fuego y pasión en las letras de un libro

 

 

 

 

Siguiendo las líneas de tu preciado cuerpo,

figura tu hombría encendiendo mi fuego,

mismo que quisiera sentir cuando  explota,

con ese  movimiento que oscila en mí cielo.

 

Aquel que debe ser de monta intenso

subyugándome hasta el pensamiento,

llevándome por sublimes  caminos,

que penetran mis  más  íntimas fibras.

 

Y en el lento ocaso de tus peligrosos besos

estaba oculto como perla en ostra

toda la magia que está contenida, sólo husmeando

y acariciando desde aquella  pequeña mirada

que traspasa y que invita, que invita...

 

Y entre cremallera, botones y ropa

se va disolviendo a la vista,

todo lo que carga un cuerpo  físico

que busca descifrar  sensaciones, movimientos

suaves, profundos e inciertos.

 

Estando el deseo como cómplice

marcando las pautas de la aventura

llegamos a la inminente respuesta

de explotar hasta la última gota

aquellas pasiones guardadas

y hoy en extremo desbordadas.

 

De que habíamos nacido para gozarnos

y es que este camino estaba empeñado, en mostrarme

cuantas bellezas esconde tu esencia,

marcadas por ese destino que muestra

que tú eras el hombre con quien compartiría, no sólo la vida

sino toda la energía que lleva consigo

 la impetuosidad del deseo.

 

Finalmente yace mi figura plena, absorta y satisfecha,

buscando el sendero de la próxima aventura

aquella que llega a calmar sus aguas

llenándola siempre de pasión, deseo y ¿Por qué no?

“HASTA DE LUJURIA”.

Notas Relacionadas