No hay proceso histórico o guerra donde no hayan participado mujeres

  • No hay proceso histórico o guerra donde no hayan participado mujeres

    Foto: Cortesía|MNE

Pachuca de Soto, Hidalgo.- El libro “Había una vez… Mexicanas que hicieron historia” (Alfaguara Infantil, 2019), de Pedro J. Fernández, reúne a 50 mujeres de diversos ámbitos, enlistadas en orden cronológico a lo largo de 500 años de historia. El primer nombre que aparece en la lista es el de la poetisa mexica Macuilxochitzin y el último el de la científica que trabaja para la NASA, Carmen Victoria Félix.

La Adelita, Leona Vicario, Lydia Cacho, Laura Esquivel y Elena Garro son algunas de las mujeres que cohabitan este volumen y “cuentan” su historia en primera persona. Este trabajo, cuenta con un prólogo de la booktuber Fa Orozco, quien además colaboró con el autor en la selección de las mujeres y coordinó las ilustraciones que acompañan cada una de las historias. “La lista la hicimos entre Fa Orozco y yo, y como ella está en Monterrey, trabajamos realmente a través de correo electrónico hasta que quedó algo sólido que pudimos presentar a la editorial”, comentó Pedro J. Fernández.

El libro está disponible al público dese hace algunos meses y ha tenido muy buena respuesta por parte de los lectores. Algo que ha llamado la atención de Fernández es que los papás se los compran a sus hijas pero, al leerlo, deciden dárselo no solamente a las niñas sino también a los niños, “de repente me escriben para decirme ‘mi hijo ya tiene heroínas, ya admiran a esta mujer, y quieren seguir investigando sobre su vida’, entonces me ha gustado como se rompen los estereotipos de género, porque también hay hombres adultos que dicen estar descubriendo mucho más de la historia de México”.

 

También te puede interesar: Llega ¡Leo… luego existo! a Los Pinos

 

Para el autor de los bestsellers “Yo, Diaz” (Grijalbo, 2017) e “Iturbide: el otro padre de la patria” (Grijalbo, 2018), y cuyo más reciente libro se titula “Morir de pie” (Grijalbo, 2019), escribir un libro dirigido a un público infantil y juvenil significó un gran reto, puesto que aunque había escrito ya cuatro novelas, todas ellas habían sido escritas para un público adulto, por lo que al escribir para niños tuvo que cambiar el lenguaje al que estaba acostumbrado “fue un proceso de prueba y error, donde tanto Fa como Dania, que es mi editora en Alfaguara, tuvieron mucha paciencia porque los primeros textos los mandaba y me los regresaban corregidos, y así fue, más o menos, como fui aprendiendo a cambiar mi voz narrativa”.

A la pregunta sobre qué mujer (o mujeres) de las de la lista elegiría para dedicarle un solo libro, respondió que elegiría a Leona Vicario, porque cree que no se ha visto lo suficiente, “es la madre de la patria y siempre la tenemos olvidada un poco a la sombra de Josefa Ortiz de Domínguez”, mencionó.

Además expresó que le gustaría escribir también sobre La China Poblana, porque considera que cuenta con una gran historia de aventura que tiene que ser rescatada, y que representa a uno de los personajes más importantes que ha tenido Puebla. En cuanto a historias de vida,  destacó la de Karla Wheelok, de quien dijo se sigue inspirando, “cuando estaba escribiendo escuchaba mucho sus conferencias para encontrar su voz y su historia y había ya entregado el texto, y yo seguía escuchándola porque de verdad tiene una vida muy apasionante”.

Sobre la importancia de que niños y jóvenes conozcan estas historias, el escritor mencionó que quienes lo lean se van a dar cuenta de que no hay proceso histórico o guerra en la que no hayan participado de una forma importante mujeres, ya que las imágenes que los libros de texto se han encargado de difundir siempre son de hombres luchando, pero nunca se ven las espías, las soldaderas, las enfermeras, o las que hacían maravillas para conseguir dinero o armas, por lo que -desde su perspectiva- estas historias enriquecen mucho más el pasado que tiene México y nos ayudan a descubrir que la historia es mucho más profunda de lo que nos contaron, “espero que se siga dando ese interés para que se sigan descubriendo y publicando libros así, y sigamos descubriendo a estas heroínas olvidadas”.

Con respecto a la Feria Universitaria del Libro, J. Fernández comentó que es la segunda vez que es invitado a hacer una presentación de sus libros e indicó que es muy gratificante ver que los asistentes “sí están entrando a los stands, preguntando, por libros, por los autores y por los títulos, porque (demuestra que) sí hay interés por los libros y qué padre para nosotros como escritores que podamos tener ese diálogo con los lectores, a mí me encanta esta feria y espero que me sigan invitando”, finalizó.

Notas Relacionadas