El Teatro vive su peor crisis, algunos son “pequeños monstruos escénicos”: Juglares

  • El Teatro vive su peor crisis, algunos son “pequeños monstruos escénicos”: Juglares

    Foto: Cortesía|MNE

  • El Teatro vive su peor crisis, algunos son “pequeños monstruos escénicos”: Juglares

    Foto: Cortesía|MNE

El escenario está listo: mesas, sillas y comensales. Prego, Gerard de la Bonssua, Alset, Dragonela, Bardo y Antonella de Campanela dan su mejor función. Son Juglares, contadores de historias, que reactivan la imaginación de chicos y grades con cuentos emanados de grandes escritores de la literatura universal con el fin de darles actualidad ante el avasallamiento de las nuevas tecnologías en un siglo en el que el teatro, en México, está en crisis y existe un “público asqueroso de oído” pues en las puestas en escena, en la televisión, en la música y en su actividad diaria: desayuna, come y cena groserías.

Sí, los juglares, personas que en la Edad Media (hacia el siglo V, hasta el siglo XV) iban de pueblo en pueblo divirtiendo a la gente con sus canciones, bailes o juegos a cambio de dinero. Actualmente hacen lo mismo: sobreviven con el aplauso de sus espectadores y los ingresos que les genera su profesión de actores de teatro pero además impulsan la cultura por el buen teatro, los valores en una sociedad convulsionada e involucran las nuevas herramientas de comunicación digital para atraer a “los hijos del internet”.

Así es como Prego, Gerard de la Bonssua, Alset, Dragonela, Bardo y Antonella de Campanela presentan en escena, todos los sábados, en el Centro Universitario Cultural ubicado en los alrededores de la Universidad Nacional Autónoma de México, “El Mago de Oz” donde invitan a “Jugar Juglareando” con temas de actualidad como la valentía, la inteligencia, el amor, la cultura, el arte y política.

 

 

También te puede interesar: Aprovecha Museo de los Yaquis nuevas tecnologías

 

Previo a que niños y adultos “Jueguen Juglareando” con estos agradables personajes. Los actores Gerardo Soto, Guillermo Soto, David Alejandro, Anaid Guerra, César Castillo y María Rojas, coinciden en entrevista grupal que carecen de espacios para ejercer su profesión y a pesar de ello a través de los juglares pueden acercarse a la familia mexicana con actividades sanas y lúdicas.

David Alejandro, quien representa al juglar Prego, recuerda que en el siglo pasado, el XX, “había teatro diario. Iba la gente. Hoy los costos son muy elevados” tanto para acudir a ver una obra de calidad como para presentarla en el escenario pues “llegan a pedir de garantía hasta 150 mil pesos cuando la producción tuvo un costo de 40 mil. Entonces no hay cómo”.

Expuso su decepción por el panorama actual y acusó a los institutos de cultura de haberse apropiado de los teatros, ser discriminatorios con las compañías de teatro y dar prioridad a sus intereses económicos y político.

Comentó que tan solo el Instituto Mexicano del Seguro Social cuenta con 76 teatros en toda la República Mexicana de los cuales 38 ya están cerrados situación que se agudiza considerando que las nuevos funcionarios, desde hace ya décadas y actualmente, le faltan al respeto a los teatros y con sus mentalidades construyen “pequeños monstruos escénicos” con administraciones anárquicas que olvidan a los autores mexicanos y ponen en cartelera obras que carecen de estructura dramática y se ofrecen al público “asqueroso de oído” donde solo les divierte la majadería y el doble sentido.

Pese a lo anterior, César Castillo quien intepreta al juglar Bardo, expresa que la cultura teatral sí puede impactar a las nuevas generaciones y despertar su sensibilidad. El problema está, incluso dijo, en los festivales nacionales donde revuelven categorías teatrales.

Así que, Anaid Guerra quien personifica a la juglar Dragonela señala que con esta puesta en escena “El Mago de Oz”, la compañía a la que pertenece busca impactar con valores y ser un espejo hacia la sociedad actual ya que el teatro no está peleado con las nuevas tecnologías sólo debe promoverse su uso moderado.

En tanto, Maríah Rojas quien es “Antonella Campanella” en esta obra expuso que el teatro infantil actualmente se desarrolla con proyectos independientes donde se invita “al niño a marcar la diferencia con el uso controlado de las redes sociales sin perder de vista la imaginación y la importancia de conservar el medio ambiente”. Es decir, logra la conexión con su infancia y la realidad ambiental.

Para Gerardo Soto quien interpreta al juglar Gerad de la Bonssua” el reto de actores de su nivel es ir por nuevos públicos y dar voz a los de sin voz ya que “no tenemos más pretensiones que educar y comer”.

En este orden de ideas, Guillermo Soto quien es en “El Mago de Oz” el juglar Alset, sostuvo que “al final de todo, el cambio está en cada uno de nosotros”.

Pero si de política y recortes presupuestales se trata, los juglares no lograron ponerse de acuerdo pues unos apoyaron las medidas de austeridad republicana del Gobierno Federal y otros las criticaron así como los despidos masivos por ser decisiones unilaterales.

 Lo que sí es que si Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México fuera juglar o le tocará hacer algún personaje sería: para Prego y Bardo, el Gesticulador; para Dragoslava y Alset, el “Mago de Oz”; para “Antonella Campanella”, “Campanita”; y para Gerad de la Bonssua sería “Madero”. La última opinión es suya querido lector…

Notas Relacionadas

Video Relacionado: 

Aunque el Teatro vive su peor crisis, presentan “El Mago de Oz”

22-08-2019

Esta puesta en escena invitan a “Jugar Juglareando” con temas de actualidad como la valentía,...