Imponente Carmina Burana en Los Pinos

  • Imponente Carmina Burana en Los Pinos

    Foto: Cortesía|MNE

Portentosa e imponente, así se escuchó Carmina Burana a cargo de la Orquesta Escuela "Carlos Chávez" y su grupo coral de 150 voces en el Complejo Cultural Los Pinos, la tarde de este domingo 16 de diciembre.

El Helipuerto Presidencial se convirtió en una gran sala de conciertos al aire libre en la que 2 mil 500 personas disfrutaron de las cantatas recuperadas por Carl Orff.

“Como orquesta escuela, como proyecto de formación, la sensación es que se está cumpliendo con nuestra misión. Es estar en una acción de convivencia, de comunidad  a través de la música. Nuestros jóvenes están muy emocionados y el lugar es bello, se presta para este tipo de acciones, espero que se sigan repitiendo”, comentó el director Eduardo García Barrios, previo al concierto.

 

También te puede interesar: Rescatan “El Caballito”, y UNAM gana premio

 

De acuerdo con cifras proporcionadas por personal del recinto, se dispusieron 300 sillas y 500 petates, aunque ante el incremento de los asistentes se colocaron más.

El señor Miguel Quiroz, acompañado de su esposa, arribó a la puerta 3 de Los Pinos alrededor de las 2:00 de la tarde y la fila ya era extensa. Se bifurcaba entre aquellos que se dirigían a las casas de los ex presidentes de México y los que iban al concierto.

“Es magnifico que se ponga a la vista de toda la gente este lugar y este tipo de eventos, tal vez muchos hoy vinieron por curiosidad y luego vendrán más para conocer este tipo de música tan maravillosa”.

El público fue variopinto: había bebés de brazos y en carriolas, niños, adolescentes, grupos de jóvenes, familias enteras, adultos mayores y personas con discapacidad de distintos estratos sociales.

“Es la primera vez que venimos a Los Pinos, aún no visitamos las residencias. Hicimos fila, pero cuando vieron que venía en silla de ruedas, me facilitaron el acceso para llegar a la zona del helipuerto”, dijo Alicia Cuautli.

“Soy músico en una orquesta delegacional, así que para mí es común estar en conciertos, pero que se organice uno aquí, gratuito, en Los Pinos me parece muy bien y es muy importante”, agregó la joven violinista, en compañía de su hermano.

Una vez que se dio la tercera llamada, el maestro Eduardo García Barrios tomó el micrófono para hablar sobre la Orquesta Escuela Carlos Chávez y compartir datos sobre Carmina Burana.

“La Orquesta Escuela es una licenciatura en música con un modelo muy diferente al tradicional, no hablamos de estudiantes sino de jóvenes artistas; es una agrupación que se divide en muchos ensambles de metales, cuerdas, maderas, orquestas pequeñas, orquestas más grandes, que da más de cien conciertos al año y que está en contacto con el público y en un programa académico”.

Destacó que con esta presentación se cierra un ciclo de cinco años con la perspectiva de ir hacia el futuro con este proyecto académico y cultural.

En cuanto a la obra compartió que Carmina quiere decir cantos y Burana es una forma latina de un pequeño pueblo de Alemania.

“Es un archivo que se encontró en el siglo XIX de 300 poemas musicalizados, poemas escritos por un grupo de monjes irreverentes llamados los goliardos en los siglos XII y XIII, eran cantos prohibidos hace 800 años. Carl Orff toma este códice y construye esta pieza y escoge 22 textos y construye el celebérrimo Carmina Burana que se divide en tres actos”.

El primer acto, O Fortuna, dedicado a la diosa romana de la suerte, arrancó con fuerza e intensidad. La pieza, quizá de las más conocidas, fue identificada por varios de los asistentes que de inmediato comenzaron a grabar con sus celulares.

La gente escuchaba atenta y en silencio ya sea sentados o acostados sobre los petates.  Sólo se percibía al coro, los instrumentos y uno que otro avión que circundaba el cielo.

Y es que la música medieval de gran belleza melódica conmovía e invitaba a viaje que iba de la fortuna al amor hasta llegar a la taberna donde reina el juego.

Al término del recital, Mario Méndez Vargas, de 10 años de edad y uno de los integrantes más jóvenes del Coro, no ocultó su emoción porque  su voz se escuchara por primera vez en Los Pinos.

“Llevo cuatro años en el coro. Me gusta cantar y conocer nuevos lugares, hemos estado en  Bellas Artes y estar ahora aquí es emocionante. Yo participé en el tercer acto y me gusta porque creo que es la más reconocido porque tiene mucha fuerza”.

Notas Relacionadas