Sigue vivo el chamanismo en África

  • Sigue vivo el chamanismo en África

    Foto: Internet

Notimex
27-04-2016

 

El chamanismo es un fenómeno que sigue estando muy extendido en todo el continente africano. En algunos países la figura del chamán juega un papel fundamental, ya que es capaz de dar poder, respetabilidad y dinero.

En Costa de Marfil, el chamán Ibrahim Sangaré, de profesión feticheur, como se llama a los chamanes en África Occidental, es conocidísimo, y muy frecuentemente acuden a su consulta ministros y celebridades.

Con el término chamanismo se indica el conjunto de creencias y la manera de vivir y de ver el mundo de las sociedades animistas, basado en torno a una particular figura de sanador sabio y a su actividad mágico–religiosa: el chamán.

 

También te puede interesar: Consumo de Alcohol también daña la audición

 

Se trata de creencias ligadas con el culto a la tierra y los espíritus que la habitan, y se presenta en formas muy similares en las varias culturas en las que se practica, aunque las poblaciones nunca han entrado en contacto entre sí.

Según los chamanes, la vida de todos los seres vivos está estrechamente vinculada, por lo que haciendo el bien a los demás nos lo hacemos también a nosotros mismos porque se trabaja para restaurar la armonía del universo.

Además de curar a los miembros de su comunidad, el chamán se preocupa generalmente por su bienestar e interviene con sus rituales para controlar los fenómenos meteorológicos, la adquisición de la comida y el desenlace de los conflictos.

El chamán consigue hacer todo esto gracias a su capacidad de “viajar” en estado de trance en el mundo de los espíritus y de usar sus poderes. Esta es la principal característica que distingue al chamán de otras formas de curandero.

SERVICIOS VALIOSOS

En algunos países africanos el chamanismo es un fenómeno con un alcance excepcional. En Costa de Marfil, principalmente.

En este país de África Occidental, donde el animismo es la religión más extendida –37% de la población, seguido por el islam (28) y el cristianismo (25)–, la mayoría de la población acude continuamente para pedir consejos y visiones sobre el futuro.

Aquí a los chamanes se les llama feticheurs, ya que a menudo fabrican fetiches para los que acuden a su ayuda, como objetos inanimados –compuestos de varias partes de animales muertos en sacrificios– a los que se atribuye un poder mágico y espiritual.

Notas Relacionadas

Fotogalería Relacionada: 
La religión también genera turismo

La religión también genera turismo en todas partes del mundo y México no es la excepción pues entre sus riquezas arquitectónicas está la Catedral y la Basílica de Guadalupe.|Foto: Internet.