"Eros y Thanatos", una exposición que celebra la masculinidad

  • "Eros y Thanatos", una exposición que celebra la masculinidad

    Foto: Luis Enrique Flores Aguilar

  • "Eros y Thanatos", una exposición que celebra la masculinidad

    Foto: Luis Enrique Flores Aguilar

  • "Eros y Thanatos", una exposición que celebra la masculinidad

    Foto: Luis Enrique Flores Aguilar

  • "Eros y Thanatos", una exposición que celebra la masculinidad

    Foto: Luis Enrique Flores Aguilar

Dos propuestas de artistas pioneros dentro del movimiento LGBTTTI que celebran la masculinidad y las identidades sexuales conforman la exposición "Eros y Thanatos" que se presenta a partir de este sábado 18 de mayo en la Galería José María Velasco en el marco del Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia, así como del Festival Internacional de Diversidad Sexual.

Se trata, por un lado, de la obra del fallecido artista Arturo Ramírez Juárez, en donde dibujos, retratos y personajes dialogan en una propuesta donde la dualidad entre lo masculino y femenino se diluye y se transmuta de la belleza a la fealdad y viceversa, entre los sacro y lo profano. Y por otro lado, la propuesta fotográfica de Armando Cristeto presenta un conjunto de 57 obras pertenecientes a su conocida y emblemática serie "Apolo urbano", en donde explora la masculinización mediante  retratos de fisicoconstructivistas.

Al respecto, México Nueva Era, platicó con Rubén Fischer, encargado de la obra de Arturo Ramírez Juárez, así como con Armando Cristeto:

 

También te puede interesar: Museo de la Ex Hacienda de Chinameca reabre sus puertas

 

Arturo Ramírez y la estética de lo grotesco

Rubén Fischer señaló que se trata de una muestra pequeña del trabajo de Arturo Ramírez Juárez, artista reconocido en las décadas de los 70 y 80, la cual se divide en dos series, la primera llamada "Cosmos" que abarca sus primeros años, del 71 al 75, en donde se pueden ver dibujos de cuerpos diluidos, mutilados o sugeridos, a veces amorfos. 

"Hay un grotesco muy particular. Arturo Ramírez hace una transmutación de cuerpos; hay un trazo de una línea muy particular y una propuesta de personajes hermanados con lo grotesco. Hay una intención y regocijo en los rostros pero las cuencas de los ojos están vacías, los dientes apenas se asoman, son cuerpos desnudos de ancianas; penes sugeridos a manera de cabellos. Es una especie de realismo mágico", comentó.

La segunda parte de la muestra se llama "Heliogábalo" y se caracteriza por el espíritu festivo de los personajes, donde los colores chillantes y la teatralidad de sus expresiones y vestimentas complementa el sentido erótico y sexual de la propuesta.

"Hay una danza bufa, con personajes que van de lo grotesco a lo sensual, muy sicodélica. Los sexos pueden ser muy voluptuosos y existe un contraste entre lo grotesco y la perfección. Se trata de una dualidad que tiene que ver con la cultura 'queer' y con la población transexual, porque son cuerpos que van de los masculino a lo femenino o viceversa. No terminas de definir si son hombres o mujeres", aseguró.

Rubén Fischer habló acerca del pasado tormentoso del artista, lo que de cierta manera se ve reflejado en su obra. "Sufría depresión. Supongo que mucho de eso representa esa parte tormentosa; el bien y el mal estaba presente, así como esta cuestión demencial de no caer en el pozo de la locura sino mantenerse a resguardo, y una forma de hacer visible sus monstruos, sus taras y las cosas que lo carcomían era mediante sus trazos".

Indicó que, a pesar de que Arturo Ramírez apoyó de forma activa los derechos de la comunidad gay, su obra no está dirigida exclusivamente a este público, "aunque la etapa más colorida de su obra sí se identifica más con la comunidad". 

Rubén Fischer afirmó que el arte está más allá de géneros, filias y fobias. "No hay necesidad de poner etiquetas, el arte es arte; puede ser más explícito hacia mostrar figuras sensuales, eróticas, sexuadas o esta otra parte que no es así, y su obra no tiene que ver con si era o no gay, tiene que ver con que era un hombre creativo, un hombre inteligente, sensual y explícito".

"Apolo urbano", la pasión por lo masculino

Por su parte, el artista Armando Cristeto, mencionó que "Apolo urbano" es una serie documental que se da a partir del trabajo con hombres musculosos, "que yo les llamo coloquialmente Mister México, porque muchos de estos hombres han alcanzado esta categoría aunque no hayan ganado el título como tal. La manera propia, en que ellos se llama es fisicoconstructivista".

El artista gráfico subrayó que este trabajo se inscribe en un periodo particular de la fotografía mexicana conocido como el "Boom de la fotografía en México" que se dio en las décadas de los 70 y 80.

"La fotografía documental se dividía en dos granes áreas: la fotografía étnica y la fotografía urbana. En esta última comienzo con mi interés hacia el cuerpo humano, particularmente del hombre, su cuerpo y su rostro, porque soy un hombre gay. Me empiezo a interesar por las actividades de los hombres a través de la fotografía documental", dijo. 

Con su propuesta, Armando Cristeto irrumpe la escena artística y su trabajo es bien recibido porque en ese tiempo el fisicoculturismo se considerba un mundo muy privado, prácticamente inaccesible.

"Mi trabajo no se centra en algún personaje, pero la gran mayoría de las imágenes y como las desarrollé en este ensayo es buscando las expresiones de  observación entre ellos mismos que pueden ser de coraje, envidia o de tristeza", señaló. 

Una parte fundamental de su obra, afirmó el artista, es el entorno. "Mi interés, llámale estilo o no, es el personaje y su contexto. Para mi es fundamental el contexto, ya sea otra persona, algunos objetos, lo circundante: los gimnasios, los estrados, los camerinos, las regaderas con los loquers".

Apuntó que en esta propuesta une varias cosas: la práctica propiamente de este asunto como documental, la estética de las poses, sugerentes y sensuales, evitando ciertas poses reglamentarias de la competencia.

La visión de Armando Cristeto en "Apolo urbano" tiene que ver con la elección de un cuerpo estético y armonioso, así como un rostro atractivo y carismático. Esa es su búsqueda homoerótica. Si los modelos no están en una acción abierta o sutilmente gay, la mirada del autor los erotiza, los vuelve placenteros y los llena de seducción, con la intención de que el espectador, idealmente, le pueda surgir el deseo hacia estos cuerpos.

"Eros y Thanatos", la muestra de la obra de Arturo Ramírez Juárez y de Armando Cristeto, se inaugura este sábado 18 de mayo a las 12:00 horas en la Galaría José María Velasco y permanecerá hasta el 30 de junio.

 

Notas Relacionadas