Hallan en México el fósil de la angiosperma más antigua

  • Hallan en México el fósil de la angiosperma más antigua

    Foto: Internet

Europa Press
26-01-2022

Restos fósiles de un nuevo fruto de angiosperma o planta con flores datado en el Jurásico Medio fue descubierta en México por el Instituto de Geología y Paleontología de Nankín (China).

Es el registro más antiguo de angiospermas en América del Norte, y su posición geográfica indica que esta especie ya estaba muy extendida en el hemisferio norte durante el Jurásico.

El estudio fue publicado en Biosis: Biological Systems e impulsa un replanteamiento de la historia de las angiospermas y las hipótesis relacionadas, según un comunicado de la Academia de Ciencias de China.

 

 

 

También te puede interesar: Investigación científica descubrió uno de los mayores arrecifes de coral

 

 

 

El fósil fue recolectado de un afloramiento de la Formación Simón cerca de Tezoatlán, 13 kilómetros al sur de la ciudad de Tezoatlán, Oaxaca. Se conservó como compresiones carbonizadas incrustadas en limolitas amarillentas.

Mediante un microscopio estereoscópico, equipado con una cámara digital, el profesor Wang Xin encontró que los frutos tienen forma redonda, con depresiones apicales y basales, de entre 10 y 13.6 milímetros de largo, y entre 10 y 13 de ancho, incluyendo una semilla y un pericarpio envolvente. Este último tiene una superficie lisa, y las semillas están dentro de los frutos, de forma redonda, de aproximadamente 8 milímetros de largo y entre 6 y 9 de ancho.

Un estilo persistente de 76 micrómetros de largo y 30 de ancho se encuentra en la depresión apical. Las células epidérmicas del exocarpio son de forma poligonal o rectangular, de 20 a 60 micrómetros de largo y de 13 a 38 de ancho. El estoma anomocítico está rodeado por alrededor de cinco células epidérmicas, de 36 micrómetros de largo, 36 de ancho, con una hendidura de 25 micrómetros de largo, 5.4 de ancho, al nivel de las células epidérmicas vecinas.

Esta observación sugiere que el cuerpo interno de Dilcherifructus es más duro que la capa envolvente, un caso que se observa con frecuencia en los frutos de angiospermas: las semillas dentro del ovario suelen ser más duras que la pared ovárica carnosa que las rodea y, por tanto, visibles cuando se aplastan. La proyección distal en esta especie se interpreta como un estilo persistente en la punta de una fruta, como se ve con frecuencia en las angiospermas.

Su edad Jurásica sugiere que el origen de las angiospermas es mucho más temprano de lo ampliamente aceptado, mientras su aparición en América del Norte indica que las angiospermas ya estaban muy extendidas en el Jurásico, aunque todavía lejos de su radiación ecológica, que comenzó en el Cretácico Inferior.

Notas Relacionadas