El internet de las cosas y su papel ante el Covid-19

  • El internet de las cosas y su papel ante el Covid-19

    Foto: Internet

El internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es un término que se utiliza para hablar de la interconexión de objetos cotidianos y el internet, cuyas aplicaciones pueden abarcar cualquier ámbito de la vida diaria, como el transporte, la industria, la medicina, la agricultura o la educación; a grandes rasgos, sirve para generar una gran cantidad de datos y monitorear procesos y, de esta manera, poder ofrecer soluciones a diferentes problemas, así como ayudar en la optimización de recursos.

Aunque la idea del IoT surgió durante los primeros años del siglo XXI, apenas la gente se está familiarizando, tanto con el término, como con sus aplicaciones que, cada vez, están más cerca de nosotros, algo que, sin duda, vino a acelerarse con la pandemia de Covid-19 que obligó al grueso de la población mundial a digitalizar sus hábitos de vida y consumo.

“Hemos notado que la gente está más dispuesta a aprender y, sobre todo, a acercar el tema de las IoT a su cotidianidad; hasta el 2019 todo se veía muy lejano, y lo que notábamos en esa época es que las personas no estaban tan familiarizadas, no estaban abiertas a investigar cómo puede esto ayudar a mi negocio, por ejemplo”.

 

 

También te puede interesar:  Suicidio: tercera causa de muerte en jóvenes entre 20 y 25 años

 

 

 

 

Así lo comentó en entrevista para México Nueva Era, David Montoya, Director Regional de Paessler América, empresa dedicada a la supervisión y monitoreo de infraestructuras de TI, OT e IoT, quien aseguró que, a causa de la pandemia, se abrieron nuevas áreas de oportunidad, como es el caso del sector educativo, en su caso, enfocado en el nivel superior.

“Para nosotros sí ha sido un avance que realmente sí dependió de la pandemia y de la necesidad de mantener un control más detallado de las situaciones, tanto ambientales de los lugares, de los edificios de las escuelas, como una cuestión más de control sobre lo que tiene que ver con el tránsito de gente y todo lo que conlleva la posibilidad de reducir contagios de Covid-19”, señaló.

En este sentido, el directivo indicó que, precisamente, a través de dispositivos medidores se puede contribuir a evitar riesgos de contagio, en este caso del virus Sarscov2, causante del Covid-19.

“Sabemos que el virus del Sarscov2 es un virus que se transmite, principalmente, vía aérea, y sabiendo que el medio de transmisión es el aire, una de las maneras como nosotros podemos mantener al tanto a las personas sobre el tema de ventilación o de falta de ventilación que podría conllevar a tener una mayor cantidad de contagios dentro de un salón de clases, es a través de un dispositivo que no nació para esto, pero lo que hace es medir concentraciones de dióxido de carbono.

Entonces, la medición de CO2 en un espacio cerrado ayuda para poder saber cuándo estamos presentando poca movilidad de aire, ya que, a menor movilidad de aire, la posibilidad de contagio por un virus del tipo del Sarscov2 aumenta, y lo que la tecnología nos permite, es poder identificar desde las primeras etapas de falta de movilidad del aire y avisar a las personas encargadas del aula que es necesario tomar acciones”, afirmó David Montoya.

El empresario subrayó que, de la misma forma que la tecnología puede ayudar en el monitoreo de la calidad del aire en un salón de clases, también lo puede hacer en el control sobre temperatura y humedad. “Entonces, nuevamente aquí entran los dispositivos de internet de las cosas, que puede ser el mismo dispositivo que mide el CO2 con estos otros sensores, nos ayudan a verificar cómo está la relación entre temperatura y humedad, ya que nos permite saber cuándo se dan las condiciones para la propagación del virus, contra en qué momento, a partir de estas dos variables, es posible reducir la trasmisibilidad”.

En ese sentido, la tecnología está jugando un papel importante, en vísperas de que este virus va a estar con nosotros un buen tiempo y tenemos que aprender a coexistir con ello, por lo que puede ser una buena idea para escuelas u otras instituciones con edificios poder mantener control sobre estas condiciones, aseveró.

Sin embargo, David Montoya, destacó que, a pesar de la situación que se está viviendo, no se observa una gran implementación de este tipo de tecnologías, tanto en el sector público, como privado, refiriéndose a la educación. “Hasta el momento son casos aislados, pero al menos ya tenemos más preguntas al respecto; al menos existe la voluntad de verificar la situación y de evaluar si es posible hacer una inversión que pueda ser justificada hacia futro”.

Asimismo, recalcó que este tipo de inversión podría verse como un gasto si no se observa desde el punto de vista de salud pública. “La otra parte de esto es que, en gran medida, este tipo de implementaciones puede ser de bajo costo, porque afortunadamente, internet de las cosas, una de las virtudes que tiene es que, del mismo modo que tú puedes tener dispositivos de marca, puedes tener dispositivos genéricos, los primeros, en general, siempre tienen un diseño y un nivel de durabilidad más alto y tienen un costo más alto, por todo lo que conlleva su lanzamiento pero, por el otro lado, existe la posibilidad de diseñar dispositivos de internet de las cosas básicos que probablemente no te van a dar una pantalla táctil o una interfaz bonita, pero van a cumplir el cometido que, en este caso, es medir la temperatura, humedad, CO2; existe la posibilidad de implementar este tipo de proyectos para diferentes presupuestos”.

Por otro lado, el Director Regional de Paessler América, habló del proyecto más reciente de la compañía. Se trata del plan llamado Jornada de 2030, el cual está enfocado en apoyar a que las empresas tengan mayor conciencia sobre la cantidad de consumos de recursos que tienen y en qué momento éstos pueden ser optimizados para reducir los consumos y por lo mismo evitar desperdicios, evitar contaminación, etc.

“Existen muchas posibilidades de proyectos que pueden ir desde la categorización de desperdicio, de generación de residuos, de cómo tú puedes ayudar a automatizar la recolección de residuos sólidos a partir de obtener información de dispositivos de internet de las cosas en contenedores, por ejemplo. Si tú tienes dispositivos que están midiendo la cantidad de basura depositada en contenedores, lo que puede ayudar es poder hacer una planeación de logística de ruta crítica para, no solamente hacer la recolección más eficiente, en el sentido de consumo de combustible, sino también poderla hacer más ágil, más rápida, porque, nuevamente, en lugar de ir en una ruta que te lleva casa por casa, o colonia por colonia, podemos ver cuáles son aquellas donde tienes mayor concentración o menor concentración de basura y darle prioridad a quienes la necesitan”, concluyó David Montoya.

Notas Relacionadas