Especiales

Consumo de semilla germinada de amaranto reduce niveles de colesterol

  • Consumo de semilla germinada de amaranto reduce niveles de colesterol

    Foto: Cortesía|MNE

  • Consumo de semilla germinada de amaranto reduce niveles de colesterol

    Foto: Cortesía|MNE

Mediante un estudio realizado en modelos animales, científicas del Instituto Politécnico Nacional  (IPN) confirmaron que, además de caracterizarse por su alto contenido de proteínas, la semilla  germinada de amaranto posee propiedades que contribuyen a reducir el índice elevado de  colesterol y triglicéridos en la sangre. 

En ese sentido, la Secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez Álvarez ha subrayado la  importancia de que se enseñe a los niños y niñas buenos hábitos alimenticios, para garantizar una  alimentación saludable y más económica para sus familias. 

En tanto, el Director General del IPN, Arturo Reyes Sandoval, ha asegurado que los politécnicos se  caracterizan por su talento, creatividad y trabajo frente a los retos que se presentan y siempre  tienen por delante la premisa de servir al país. 

 

También te puede interesar: Reconocen a dos científicos con el Nobel de Química

 

La investigación, realizada por la Doctora Cristian Jiménez Martínez, experta en el estudio de  alimentos, en colaboración con la Doctora Leticia Garduño Siciliano, especialista en Ciencias  Químicobiológicas, ambas adscritas a la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), pretende  diversificar el consumo de alimentos tradicionales que datan de la época prehispánica, como el  amaranto, así como potenciar la funcionalidad de la semilla para coadyuvar al cuidado de la salud  de la población. 

Al respecto, Jiménez Martínez destacó que el amaranto posee un buen balance de aminoácidos  esenciales (principalmente triptófano y lisina) y contiene proteínas de calidad similar a las de origen animal; es por ello que iniciaron el estudio de la semilla para determinar su funcionalidad  en la prevención de enfermedades y comprobaron que es un alimento funcional con gran potencial,  ya que además de nutrir, el consumo diario de la semilla germinada redujo cerca de 50 por ciento  el nivel de colesterol total en sangre de los roedores en experimentación. 

La catedrática del IPN adscrita al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) Nivel II detalló que  alimentaron a los roedores con una dieta hipercalórica durante cuatro semanas y paralelamente  se les administró una cantidad específica del amaranto germinado –acorde al peso-. “Con la dieta  alta en calorías se elevó considerablemente el nivel de colesterol de los animales, pero al término  del experimento corroboramos que ese índice era 47 por ciento menor al del grupo de ratones que  sólo consumió dieta hipercalórica”, añadió. 

La también ingeniera agroindustrial por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH)  precisó que, por la incorporación de comida industrializada, es cada vez más frecuente que las  personas presenten problemas de índices elevados de colesterol y triglicéridos a edades más  tempranas, por lo que consumir amaranto o sus germinados podría contribuir a prevenir  enfermedades crónico-degenerativas como la diabetes y afecciones cardiovasculares. 

La doctora Cristian Jiménez indicó que la semilla de amaranto que se comercializa en diversos  lugares ya está reventada, la innovación del proyecto que se desarrolla en el Politécnico es que ésta  se germina por un tiempo específico, ya que de esa manera sus propiedades se modifican y se  potencia su actividad biológica. Por ello al término de la investigación no descartan la posibilidad  de elaborar algún producto funcional para ponerlo al alcance de la población. 

Notas Relacionadas