México se encuentra rezagado en el tema de internet de las cosas

  • México se encuentra rezagado en el tema de internet de las cosas

    Foto: Internet

México se encuentra rezagado en el tema de internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), -entendiendo éste como la interconexión e interacción digital de objetos cotidianos con internet-, al ocupar el lugar 18 de una muestra de 24 países pertenecientes a la La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en donde Estados Unidos y China encabezan la lista.

Así lo comentó en entrevista con México Nueva Era, David Montoya, Director Regional de Paessler América, empresa encargada de generar productos de monitoreo y supervisión de tecnología, quien detalló que el estudio fue realizado, precisamente, por la OCDE, el cual verifica el número de direcciones IP de diferentes dispositivos de los países muestra, en donde el nuestro tiene aproximadamente unos 8 millones de objetos conectados.

David Montoya señaló que esto representa el 6.3 por ciento de dispositivos conectados contra la población completa de México, si lo vemos en una comparativa dispositivos-personas.

 

También te puede interesar: Temen infierno en Groenlandia debido a las temperaturas récord

 

Comentó que tenemos un atraso de unos cinco años en comparación con las naciones líderes en el tema, "y en la lista tenemos a países como Corea del Sur y Japón. Entonces, la brecha se puede hacer mayor si no hay una coordinación entre el sector empresarial y gobierno para poder impulsar este tipo de tecnología", advirtió.

Explicó que el tema del IoT es muy basto, porque se puede tener internet de las cosas para el hogar, pero también para la industria, la agricultura o para las ciudades inteligentes.

"Se trata de todas las interacciones que hay entre máquina y máquina; máquina y humano que nos ayudan a automatizar procesos que anteriormente se hacían de forma manual. Entonces, es una serie de tecnologías que nos brindan información y esa información tiene que ser capaz de darnos la posibilidad de actuar y de planear", apuntó.

Para David Montoya, el diagnóstico de este rezago tecnológico de México tiene que ver "con una serie de trabas en temas de cultura colectiva o de inversión para poder llevar el internet de las cosas a un nivel mayor y lo que se busca es que exista una mayor adopción de este tipo de desarrollo tecnológico; todavía es una tarea pendiente", afirmó.

En este sentido, destacó el tema estructural en cuestión económica, que tiene que ver con el el poder adquisitivo, pues pensando en internet de las cosas a nivel hogar, donde una familia en lugar de pensar en automatizar su casa, su iluminación, alarmas, sistemas de videovigilancia, lavadora y refrigerador, primero va a tratar de satisfacer sus necesidades básicas. 

"Eso reduce, finalmente, la cantidad de dispositivos conectados porque no hay inversión por parte del usuario final y muchas veces también por parte de las empresas que no saben qué van a hacer con todos los gastos que se van a generar por IoT para poder incrementar el volumen de dispositivos".

Aunado a esto, dijo, la infraestructura de conectividad todavía es insuficiente en el país; "se habla mucho del tema 5G, sin embargo todavía falta mucho para tener lo necesario. Si la cuestión económica y la infraestructura mejora, eventualmente deberíamos tener un mejor nivel en la lista de la OCDE", aseveró.

El directivo aseguró que, contrario a lo que podría pensarse, la implementación y desarrollo de este tipo de tecnologías, podría resultar más económica a largo plazo.

"Pensando en el tema industrial, a lo mejor podrías tener dispositivos que por unos 200 dólares te pueden dar métricas al respecto de humedad, cantidad de iluminación que recibe una planta que en tema agrícola resultarían interesantes. Se podría decir que todavía no es una tecnología barata, pero también hay que tomar en cuenta lo que pierdes por no hacerlo. Por ejemplo, la pérdida de la cosecha por la falta de conocimiento de las condiciones metereológicas puede ser mayor que prevenir y tratar de conseguir un sistema de alerta prematuro que arroje datos confiables", subrayó.

David Montoya insistió en que el impacto sobre la vida de las personas puede ser muy grande en un sentido positivo si se hacen los proyectos de manera adecuada. 

Se refirió al caso de una ciudad inteligente que quisiera prevenir inundaciones. Hay sensores para coladeras que verifican que no haya atasco en ellas. Imagínate tener un equipo de personas yendo a ver todos los días, coladera por coladera que no se tapen para evitar una inundación, sería costosísimo. En cambio, la implementación de tecnología los ayudaría a ser más eficientes, más duraderos. Lo mismo pasa en aplicaciones de transito y tráfico que pueden auxiliar a reducir la contaminación.

Sin embargo, advirtió que en el caso de videovigilancia para la seguridad, existen riesgos si la información no se cuida, "porque finalmente hay datos personales de identidad, y lo que se necesita para mitigar este tipo de riesgos es tener un esquema adecuado de protección de datos para evitar malos usos".

David Montoya invitó a las personas a que exploren el internet de las cosas, ya que a veces suena como algo lejano que no está en nuestra realidad, pero sí lo está, tan solo en objetos tan cotidianos como un reloj inteligente o un teléfono celular, además de que está al alcance del bolsillo de muchas empresas que podrían ganar bastante por implementar proyectos de este tipo.

El Director Regional de Paessler América agregó que la empresa se ha dedicado en los últimos años a trabajar información de internet de las cosas, auxiliando a las personas que están teniendo proyectos con el IoT para que cuenten con una plataforma donde puedan tener información histórica y en tiempo real de lo que está siendo informado por los diferentes dispositivos.

 

Notas Relacionadas