Vehículo individual, biohíbrido y ultraligero reduce emisiones del CO2

  • Vehículo individual, biohíbrido y ultraligero reduce emisiones del CO2

    Foto: Cortesía|MNE

Integrantes del Instituto de Ingeniería (II) de la UNAM, en colaboración con la empresa Vehículos Urbanos Ultraligeros (VUU), crearon un triciclo unipersonal y biohíbrido que reduce hasta 80 por ciento las emisiones de bióxido de carbono (CO2). Cuenta con una cubierta completa y combina la tracción humana y el uso de baterías.

Es una alternativa de movilidad urbana, en especial para los jóvenes, llamada “Lienzo”, porque el recubrimiento puede personalizarse según el gusto del conductor. Puede ser tan eficiente como el transporte público en cuando a las emisiones de gases de efecto invernadero y aunque está pensado para uso individual, podría viajar una segunda persona.

Esta creación se hizo acreedora a la categoría Oro del Premio PRODETES (Proyecto de Desarrollo de Tecnologías de Energía Sustentable), que otorga la Secretaría de Energía en colaboración con el Banco Mundial y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial.

 

También te puede interesar: India enviará a una tripulación de tres astronautas al espacio

 

El director del II y coordinador del proyecto, Luis Álvarez Icaza Longoria, resaltó que hay un boom de transportes eléctricos, y el creado en la UNAM “es una especie de hibrido entre bicicleta y vehículo ligero; satisface ambas vertientes”.

Daniel Camarena, director de VUU, recordó que en la Ciudad de México el 40 por ciento de los gases de efecto invernadero proviene del transporte, y de esa cifra, 40 por ciento es emitido por taxis, vehículos particulares y motos. Además, “el promedio de pasajeros por viaje es de 2.1 personas; es absurdo que se usen las dos toneladas de una camioneta para mover los 70 u 80 kilogramos del conductor”.

En el triciclo (que en realidad tiene cuatro llantas), los neumáticos traseros están pensados para dar mayor estabilidad y potencia, y los delanteros llevan la dirección.

El usuario puede hacer un uso combinado de pedaleo con energía eléctrica y decidir el grado de ayuda que necesita cuando va pedaleando; si es mucha, se consumirá más energía eléctrica, y si es poca, el gasto de la batería será menor y aumentará la autonomía. “Tiene una configuración interesante que permite tener más de una batería conectada, y hacer el retiro de las mismas fácilmente para intercambiarlas o recargarlas en la casa u oficina”, añadió Álvarez Icaza.

Otra idea es contar con estaciones de recarga y cambio de baterías; “se piensa en un quiosco en donde se deje la que se agotó y se tome una recargada, lo que implicaría contar con el apoyo de las autoridades en las ciudades para favorecer su instalación”.

Camarena precisó que “Lienzo” pesa 85 kilogramos y tiene alrededor de 80 centímetros de ancho. Además, tiene dos rangos de velocidad: 25 kilómetros por hora para circular en las ciclovías, y 50 para el resto de las calles secundarias.

El empresario expuso que aunque existen otros prototipos en el mundo, ninguno tiene características a nivel industrial. “Las grandes empresas buscan atacar este nicho de mercado y hoy ya puedes comprar un vehículo eléctrico para una sola persona, por alrededor de 350 mil pesos”.

También hay bicicletas eléctricas, pero no hay ninguna que proteja de la lluvia o el frío. Por eso, “nosotros queremos dar esta alternativa: un triciclo protegido como un cochecito, pero sin el impacto ecológico de un auto o camioneta convencionales”.

Álvarez Icaza Longoria refirió que cuando el vehículo da la vuelta se inclina como si fuera motocicleta. El sistema de suspensión independiente en cada una de las ruedas es muy avanzado, lo que le permite transitar con facilidad, sin importar los baches de las ciudades.

La carrocería del primer prototipo estaba hecha de fibra de vidrio, los subsecuentes serán de fibra de carbón, y se espera que tengan un precio accesible, muy por debajo del mencionado vehículo eléctrico individual, que es el más barato de los autos eléctricos.

Camarena estimó que el costo de “Lienzo” sería de 80 mil pesos, pero pretenden mejorar el sistema de baterías y disminuirlo a 50 mil.

Con los fondos recibidos con el Premio Prodetes se continuarán los trabajos para perfeccionar el triciclo, en el que también participan integrantes de la Facultad de Ingeniería y empresas de alta calidad. Todo esto, con el objetivo de ser introducido dentro de poco en el mercado mexicano e internacional.

Notas Relacionadas