En México la única campana para telescopios

  • En México la única campana para telescopios

    Foto: UNAM

El Observatorio Astronómico Nacional en la Sierra de San Pedro Mártir OAN-SPM, a cargo de la UNAM, tiene la única campana de aluminizado con estas características que hay en el país, y se utiliza para dar mantenimiento a los espejos de diversos telescopios instalados en México.

Se trata de una cámara de alto vacío en la que se evapora aluminio para que se deposite sobre la superficie de los espejos de los telescopios y sirva como reflector de las estrellas y demás cuerpos celestes, explicó Eduardo López Ángeles, técnico de mecánica y precisión, y quien desde hace 43 años trabaja en el OAN-SPM, en Baja California.

La campana, expuso, fue construida junto con el telescopio de 2.1 metros del Observatorio en la década de los 70, al que cada dos años se le retira su espejo, de 2.3 toneladas, para darle mantenimiento.

 

También te puede interesar: Anaya no utiliza al PAN rumbo al 2018 segura el CEN

 

Se quita el espejo y se maniobra con compuertas en cada uno de los pisos del Observatorio. Luego, se coloca en una montura y se mete a la campana de aluminizado.

Adentro de esta última hay un panel en el que se ponen filamentos con el 99.9 por ciento de pureza de aluminio. En la parte posterior hay una bomba de vacío mecánica y una difusora de alto vacío a la que se le aplica amperaje y hace que el aluminio se caliente hasta fundirse y evaporarse. Se forma una nube y el espejo se impregna de aluminio, explicó.

Por una ventana, los técnicos observan el proceso de aluminizado. Además, hay “espejos testigos”, que permiten medir el grosor del aluminio que se coloca al del telescopio.

“Nuestro trabajo es único en el país; la campana fue planeada para el espejo del telescopio de 2.1 metros, pero también podemos dar mantenimiento a otros más chicos. Hemos recibido espejos de telescopios de Guadalajara, Cananea, Puebla y hasta de Hawái”, comentó Eduardo López.

Estos instrumentos deben ser trasladados vía terrestre hasta el OAN-SPM, ubicado a más de dos mil 830 metros sobre el nivel del mar y al cual llegan luego de más de cuatro horas y media de camino desde la ciudad de Ensenada.

Tras ser sometidos al proceso de aluminizado, los espejos pasan al taller de óptica, donde se pulen para garantizar que queden en óptimas condiciones.

Notas Relacionadas