Comerciantes del mercado de la Merced ven peligrar sus fuentes de trabajo

  • Comerciantes del mercado de la Merced ven peligrar sus fuentes de trabajo

    Foto: Cortesía|MNE

Considerado el mercado más antigüo de la Ciudad de México, con 67 años de existencia, más de 7 mil comerciantes de la Merced lanzaron un grito de “auxilio” al Gobierno de la CDMX que encabeza Claudia Sheinbaum pues en casi tres meses de cierre de la estación del Metro Merced, las pérdidas en ventas superan el 70 por ciento lo que daña el ingreso de 25 mil familias que comercializan diferentes productos alimenticios en la zona y quienes advierten un cierre inminente de sus locales.

Horacio Sánchez, vocero de Comerciantes de la Merced en Defensa de su Fuente de Empleo, a nombre de los comerciantes afectados demandó el restablecimiento del horario de apertura y cierre de la estación del metro Merced en sus dos salidas y con personal para taquillas en todas las salidas para dar agilidad en la movilidad de las personas que utilizan el servicio.

Asimismo urgió el restablecimiento de horarios de apertura para todos los mercados de la zona de La Merced así como piso parejo y/o trato igualitario en la implementación de acciones y reglas por COVID-19, tanto para el comercio popular en los mercados públicos como para los centros comerciales y grandes cadenas de supermercados.

 

Para los botes de basura del baño: Bolsas de Basura Ideal para baño (60 cm x 60 cm) Biodegradables, encuéntralas en Amazon

 

En conferencia de prensa, Horacio Sánchez, apoyado por comerciantes afectados, cuestionó el anuncio reciente de la Jefatura de Gobierno sobre la aplicación de pruebas COVID-19 en mercados, tianguis y sitios de abasto ya que carece de claridad y parece amenazante al considerar que en caso de existir un 20% de pruebas positivas, los mercados inspeccionados serán cerrados.

Por ello, indicó que los comerciantes solicitaron, vía oficio, la instalación de una Mesa de Trabajo con el Secretario de Gobierno, José Alfonso Suárez del Real y Aguilera; el Secretario de Desarrollo Económico, Fadlala Akabani Hneide, y el Secretario de Salud, Oliva López Arellano, todos de la CDMX, para atender las necesidades del sector entre las que se encuentran el impulso económico de la zona de la Merced y el garantizar la sanitización de los mercados que en ese perímetro se ubican.

El vocero de los comerciantes explicó que “los Mercados de La Merced: Nave Mayor, Nave Menor, Mercado de Flores, Mercado de Dulces, Merced Plaza 2000, usufructuarios y poseedores de Cédula de Empadronamiento y propietarios, a raíz de la presencia en México del virus denominado COVID-19 hemos visto mermadas nuestras ventas y por tanto las fuentes de empleo así como los negocios mismos están en peligro de extinción”.

Consideró que aplicar la cuarentena y elevar las medidas sanitarias a rango obligatorio, actualmente daña a más de 7 mil comerciantes quienes en promedio generan entre 3 y 4 fuentes de empleo ya que a pesar de estar en Semáforo Naranja, las autoridades locales no impulsan movimiento de la economía en esta zona.

Ante tal problemática llamó a la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum así como a la Director General del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Florencia Serranía Soto, garanticen al público consumidor horarios normales en la estación del metro Merced toda vez que las pérdidas del sector desde la pandemia a la fecha ya son superiores al 70 por ciento.

Esto, destacó, implica cerrar el paso a la competencia desleal que representan para todos los comerciantes de la Merced, los Centros Comerciales pues éstos ya abrieron sus puertas y se denominan libres de COVID-19 mientras que “nosotros seguimos bloqueados por la autoridad y con el riesgo de desaparecer al no contar con un trato equitativo por parte de las autoridades antes citadas y a las que sumaríamos al Alcalde de la Venustiano Carranza, Julio César Moreno Rivera”.

Y es que, dijo el vocero de los comerciantes, desde el 6 de julio de este año, la estación del metro Merced fue cerrada bajo el argumento de que era zona de alto riesgo por el COVID-19, hecho que afectó la economía, movilidad y seguridad de locatarios, compradores, vecinos y público en general.

Además, la pandemia trajo consigo la disminución de la capacidad de venta de los  locatarios de los diferentes mercados de La Merced, Nave Mayor, Nave Menor, Mercado de Flores, Mercado de Dulces y Plaza 2000, entre otros.

Esta disminución fue del orden del 70% para los mercados de productos perecederos, mientras que para mercados como Merced Flores, Anexo, Sonora y Ampudia- Dulces, fue del 100% en virtud de que cerraron por completo.

Si bien los mercados ya están abiertos aunque con restricción de horario, las ventas siguen bajas y el cierre de la estación del metro Merced representa un estancamiento y agudización en las pérdidas por ventas no realizadas para quienes vivimos del comercio en estos mercados.

El cierre de dicha estación como medida sanitaria para evitar los contagios en la zona fue poco efectiva ya que las estaciones Pino Suarez y Candelaria reportaron  aglomeraciones inusuales.

Y las ventas cayeron de manera dramática, afectando con esto a más de 7 mil locatarios con cédula e interés jurídico directo, a este número de personas se suman los trabajares, cargadores o diableros, proveedores con interés legítimo que representan alrededor de 20 mil personas y sus familias.

“Con esta problemática estamos convencidos de que nos coloca en estado de vulnerabilidad con las medidas tomadas para resguardar la salud de todos pero que no son parejas para todos los espacios que se dedican al comercio como son los Centros Comerciales, Plazas Comerciales y Supermercados de grandes cadenas”, puntualizó.

Horacio Sánchez, vocero de Comerciantes de la Merced en Defensa de su Fuente de Empleo, advirtió que “de no aplicarse reglas a todos de manera igualitaria, quienes ejercemos el comercio popular en mercados públicos nos vemos en desventaja frente a los grandes capitales”.

Notas Relacionadas