Transmite IECM inicio de la cuarta temporada de En Conexión

  • Transmite IECM inicio de la cuarta temporada de En Conexión

    Foto: Cortesia | MNE 

Para reducir riesgos de afectación a la salud física y psicológica en la nueva normalidad, se debe poner atención a las condiciones que propician cualquier contagio, adoptar conductas de higiene duraderas y generalizadas, realizar rutinas invariables de protección y contar con información de fuentes confiables.

Lo anterior fue expuesto por el Profesor Emérito de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Doctor Juan José Sánchez Sosa, durante la charla virtual En Conexión, presentada por la presidenta de la Comisión Permanente de Igualdad de Género y Derechos Humanos del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), Consejera Carolina del Ángel Cruz.

El primer conversatorio de la cuarta temporada, fue moderado por el investigador y docente de la UNAM, Emmanuel Martínez Mejía, estuvo dirigido al personal del IECM, así como a la comunidad de Radio Educación y a la ciudadanía en general, con el objetivo de analizar temas de ayuda para evitar el deterioro psicosocial por el confinamiento en casa, debido a la pandemia por el COVID-19.

 

También te púede interesar: Pandemia pone en riesgo temporada tradicional de venta de útiles escolares

 

En su presentación, el Dr. Sánchez Sosa señaló que la exposición ayudaría para conocer las condiciones que nos rodean ante la pandemia y cómo podemos ajustarnos a esta situación, no solamente ahora, sino a futuro, “porque lo importante es hacer un plan a largo plazo, que nos permita protegernos mejor y hacer nuestras actividades sin riesgos a enfermarnos, ya sea física o psicológicamente”.

Recomendó que, desde ahora, se debe adoptar una postura personal de que probablemente nunca se va a normalizar la vida como estábamos acostumbrados. Indicó que, de acuerdo con epidemiólogos de todo el mundo, se prevé que haya pandemias iguales o peores, porque las condiciones en las que surgen y se transmiten son tan sencillas, que es muy probable contraerlas en los viajes internacionales o la cercanía personal del trabajo y el hogar.

Sostuvo que es importante poner atención en los escenarios laborales y educativos, porque son los lugares en donde pasamos más horas a la semana.

Al referirse al estrés, el Dr. en Psicología indicó que éste se genera por la tensión creada por un cambio en la vida, en la casa o el trabajo. Dijo que las reacciones más frecuentes ante el estrés son ansiedad, síntomas depresivos, enojo, irritabilidad, intolerancia, hiperreactividad, dificultad para concentrarse, insomnio, problemas gastrointestinales y debilitamiento del sistema inmunológico. “Estas son las razones por las que es importante manejar el estrés; es importante saber qué hacer cuando estamos estresados o cuando sabemos que se avecina una situación de este tipo, que nos puede generar esta necesidad inmediata de adaptación”.

Indicó que las cosas que complican el estrés son el escaso o nulo apoyo social, carencia de habilidades interpersonales, abusos de sustancias como el alcohol, tabaco, cafeína, somníferos o medicamentos, además de dietas desbalanceadas, poca tolerancia a un malestar por el encierro y a la incertidumbre, interpretaciones catastróficas de la realidad, así como minimizar el riesgo de lo que está ocurriendo.

Ante la nueva normalidad, sostuvo que es importante cuidar la forma en la que nos llevamos con las demás personas, “sobre todo si vivimos con éstas; cuidar que nuestras reacciones y conductas no sean, ni catastróficas, ni que no minimicen la situación; hay que facilitarle la vida a las personas con las que sobrellevamos el confinamiento en casa, fomentando la resiliencia”.

Mencionó que, así como en el ámbito familiar, en el laboral debemos evitar la falta de apoyo y reconocimiento a las tareas de las y los compañeros, expresiones de desaprobación y rechazo, reglas no explicadas para dar instrucciones, incertidumbre por falta de seguridad para mantener el trabajo, maltrato y humillación; pues dijo, estás condiciones deterioran las posibilidades de manejo del estrés y generan problemas interpersonales.

Reconoció que en muchos espacios de trabajo se presentan lo que se conoce como enfermedades laborales, las cuales se identifican como bullying, intimidación u hostigamiento y se pueden presentar por parte de cualquier persona, denigrando y aislando a las trabajadoras y/o trabajadores, lo que ocasiona enfermedades reales (físicas), psicológicas, violencia, accidentes y errores.

Por lo anterior, dijo que es necesario registrar y documentar este tipo de incidentes. “Una de las cosas que han resultado efectivas es la implementación de manuales de mejores prácticas, que han funcionado satisfactoriamente en varias instituciones”, comentó el exponente.

Puntualizó que casi todas las actividades se pueden realizar a distancia y esto se puede lograr buscando precisión y confiabilidad en la comunicación, adopción de valores prosociales, desarrollo de destrezas interpersonales y, en caso de ser necesario, buscar y obtener ayuda profesional cuando sea necesario.

La siguiente charla virtual de En Conexión, se trasmitirá en vivo el próximo 10 de agosto, a las 17:00 horas, con el tema: “Comunicación asertiva como herramienta para un entorno organizacional favorable”

Notas Relacionadas