Día de muertos: 22 años de tradición en la colonia Guerrero

  • Día de muertos: 22 años de tradición en la colonia Guerrero

    Foto: Internet

El Día de muertos es una de las tradiciones más importantes y representativas de México, se conmemora el 1 y 2 de noviembre. Es desde el 2013 considerado Patrimonio Oral e inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

En México, las tradiciones de esta celebración incluyen la visita a los seres queridos que ya partieron a los cementerios así como la preparación de altares con alimentos, veladoras, incienso, sal, agua, papel picado, fotografías y flores para honrar su memoria ya que, de acuerdo a la creencia popular, durante estos días las almas de esos seres vuelven para estar cerca de nosotros.

La festividad es tan noble que cada persona o comunidad puede adaptarla y dotarla de personalidad. Un caso representativo sucede en el corazón de la Colonia Guerrero y en el Barrio de la Lagunilla, en donde Fundación Reintegra ha trabajado aproximadamente durante 22 años en eventos comunitarios con actividades socio recreativas, se transmite un mensaje de resolución no violenta de conflictos, respeto y derechos humanos. Este año, considerando el contexto en el que nos encontramos, se ha decidido trabajar con un mensaje de perspectiva de género.

 

También te puede interesar: Congreso de CDMX aprueban reformar la Constitución Federal



Como cada año Reintegra recorrerá, junto con los habitantes de la colonia Guerrero y con quienes deseen sumarse, las calles que conforman esa parte de la ciudad para realizar una vez más el evento comunitario que año con año esperan con júbilo. Las actividades relacionadas con esta celebración comienzan a trabajarse con un mes de anticipación.

 Los beneficiarios de los programas en colaboración con los miembros de la fundación y los vecinos de la colonia Guerrero preparan materiales, exposiciones y alimentos para que al finalizar su caminata se puedan reunir en la sede de Reintegra para convivir y compartir un momento muy ameno.

“Además de inmortalizar una tradición muy representativa de nuestro país, emerge una oportunidad de trabajar con el tejido social de esa comunidad que a decir verdad se encuentra muy estigmatizada y abandonada, dos condiciones que sigue propiciando la normalización de la violencia y los actos delictivos como estilo de vida. Sin embargo, tras 22 años de conjugar los esfuerzos de los vecinos y la fundación nos damos cuenta de que sí es posible recuperarlo pero aún hay mucho trabajo que hacer, es necesario que más gente se sume, que crea y nos ayude a seguir transformando su realidad.” Dijo Jimena Cándano, Directora General de Fundación Reintegra.

Trabajar con la comunidad es una tarea en la cual pocos quieren invertir tiempo justamente porque requiere de mucha planificación, observación y participación para que los resultados se noten, pero 36 años respaldan la afirmación de que es posible transformar el entorno de manera positiva y de que a través de este tipo de actividades es posible hacer funcionar el tejido social de una manera positiva.

Notas Relacionadas