La capacidad de extracción del acuífero del Valle de México podría agotarse en 40 años

  • La capacidad de extracción del acuífero del Valle de México podría agotarse en 40 años

    Foto: Internet

El aprovechamiento del agua en el Valle de México es ejemplo de la no sustentabilidad. “Hemos hecho cálculos y planteado que probablemente en 40 años habremos agotado la capacidad técnica de extraer ese recurso de nuestro acuífero”, afirmó el coordinador técnico de la Red del Agua de la UNAM, Fernando González Villarreal.

Pareciera que 40 años es mucho tiempo, pero en realidad es un periodo muy breve para la ciudad y para el país, aseveró el también investigador del Instituto de Ingeniería (II), durante el seminario internacional “Tópicos de frontera en la sustentabilidad”, organizado por la Coordinación Universitaria para la Sustentabilidad (COUS), y que este mes está enfocado al agua.

El objetivo del seminario, agregó González Villarreal, es difundir investigaciones de vanguardia vinculadas con la sustentabilidad, establecer vínculos con el entorno internacional, aprender de las mejores prácticas en otros países y aportar las experiencias mexicanas.

 

También te puede interesar: Un millón de especies están en peligro de extinción: IPBES

 

“Los problemas del agua y la sustentabilidad son interdisciplinarios”, resaltó durante la inauguración del seminario, y dijo que las reflexiones vertidas servirán para el nuevo Centro Regional de Seguridad Hídrica, constituido por el Instituto de Ingeniería (II) y el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, y auspiciado por la UNESCO.

Manuel Perló Cohen, del Instituto de Investigaciones Sociales, indicó que tenemos un serio problema en la gobernabilidad de este recurso, que puede entenderse como la falta de capacidad para solucionar conflictos.

México se ha estancado en la ampliación de los servicios de agua y drenaje; hay desconfianza entre los diversos actores involucrados en el tema y la legislación actual no es un instrumento que ayude a dirimir los problemas. Sin embargo, consideró que la propuesta de crear una nueva Ley de Aguas Nacionales abre la posibilidad de avanzar hacia una nueva gobernabilidad: crear acuerdos, negociaciones y esquemas.

Notas Relacionadas