La Muerte recorre Avenida Reforma

  • La Muerte recorre Avenida Reforma

    Foto: Anel Garfias

El Día de Muertos es una tradición mexicana de origen prehispánico, que honra a todos nuestros seres queridos que ya no habitan en este planeta tierra. En México se festeja los días 1 y 2 de noviembre y coincide con las celebraciones católicas del Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

Cada pueblo de nuestro país tiene sus propias tradiciones y costumbres, pero si hay una que encontramos unánime, es la celebración del Día de Muertos.

Nosotros honramos la vida de los que ya no están y los recibimos con gran emoción y alegría. La celebración que se realiza en nuestro país ocasionó que la UNESCO la nombrara Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el año 2008.

 

 

También te puede interesar: Consumo de nopal previene y controla diabetes

 

La Ciudad de México como cada año se adelanta a festejarlos y es que esta celebración llama la atención de todo el mundo. Turistas internaciones y nacionales se hacen presentes, en estas fechas y acuden a Paseo de la Reforma o el Centro Histórico a visitar las atracciones mortuorias.

La Avenida Paseo de la Reforma donde se ubica el Ángel de la Independencia “se viste” de “naranja” “bombón” de la flor de cempasúchil con aroma a muerto pero que llena de vida esta vialidad por la cantidad de transeúntes que la visitan en estas fechas.

El 18 al 21 de octubre iniciaron las festividades y a pesar del clima, el pasado sábado, miles de visitantes acudieron a diferentes stands, donde más de 30 expositores de flores de cempasúchil de las alcaldías de Tláhuac y Xochimilco ofertaron su plantas mientras que otros 35  artesanos hacían lo propio con sus productos relacionadas con el Día de Muertos.

Para empezar, se deleitaron con sones huastecos, muchas señoras bailaron un huapango con sus nietos. Otros pequeños se daban cita en el taller de helado artesanal.

Entre la avenida Insurgentes y Glorieta de La Palma caminaban incontables familias, parejas sentimentales y amigos que iban a disfrutar de este gran paseo, donde había vendimia de dulces típicos mexicanos como paletas de amaranto con la figura de “Jack”, dulce de tamarindo, obleas,  desde 15  a 30 pesos.

Lo que más buscan los capitalinos eran las macetas de flor de cempasúchil, que tenían un costo de 45 pesos, algunos productores la dejaban hasta 25.

También había maceteros con las figuras de Frida Khalo, Miguel de la película “Coco”, calaveras, catrinas, Diego Rivera, Cantinflas, que costaban 85 con planta y 75 pesos sin flor.

Otras cosas que ofrecían los comerciantes eran chocolate, mole, lechugas, cerveza artesanal, bolsas de palma, papel picado, algunos hasta traje típico del estado de Oaxaca.

Después del festival muchas personas siguieron su recorrido por Paseo de la Reforma, donde se encontraron con las esculturas gigantes de Maxicráneos, donde todos las personas querían la “selfie” con estás coloridas cabezas, hechas por artesanos mexicanos.

En cada cráneo encontraron detalles propios de la gastronomía, biodiversidad, vida y muerte que definen a México.

Incluso, turistas japoneses quedaban encantados con el Maxicráneo hecho de pura chaquira el cual implicó ser la parada obligatoria para ver esta escultura la cual estaba protegida por un “escudo” de cristal.

Algunos hicieron tremenda fila para sacarse la foto en el banca del catrín y catrina, un visitante de Guanajuato dijo que regresaría el 1 y 2 noviembre, en tanto que un norteamericano le dijo a su esposa ¿Do I take a picture? y ella inmediatamente contestó que “yes”.

Por otro lado, en los Alebrijes Monumentales los niños son los más emocionados que  exclamaron: “Wow que increíble”. Otros confundieron a éstas figuras con cangrejos, pero ninguno perdía la vista hacía estos coloridas criaturas.

La muerte ya recorre la Avenida Reforma, todo aquel que no ha asistido los Maxicráneos y Albrijes los esperan, no  se pierdan este paseo ideal para toda la familia.

Como diría el escritor Edgar Allan Poe “A la muerte se le toma de frente con valor y después se le invita una copa”. ¡Honremos a nuestros muertos!

Notas Relacionadas