Cerveza artesanal un "boom" en México

  • Cerveza artesanal un "boom" en México

    Foto: Internet

Fuente: 
Ansa Latina
08-12-2017

La fabricación de cerveza artesanal registra un auge inusitado en México, con cada vez más marcas y establecimientos que venden toda clase de bebidas para todos los gustos, donde se recomiendan "maridajes" análogos al del vino.

"La gente lo pide, empieza a saber que la cerveza no es clara y oscura, sino que hay una infinidad de estilos", afirmó Paz Austin, directora de la Asociación Cervecera de la República Mexicana.

Al terminar el año, habrá 630 cervecerías registradas en la organización, según un informe titulado "Estado de la industria de la cerveza artesanal (2016-2017)".

 

También te puede interesar:  Vete de “pata de perro”… Comienza la época navideña

 

El "boom" inició después de largos años de férreo monopolio de los gigantes cerveceros mexicanos Cuauhtémoc-Moctezuma y Grupo Modelo, que fabricaban marcas emblemáticas como "Corona", "Tecate" y "XX".

En 2013, la Comisión Federal de Competencia Económica, el órgano antimonopolios del gobierno, puso fin a la práctica depredadora de los "contratos de exclusividad".

Esas acciones impedían que las pequeñas fábricas artesanales de cerveza pudieran vender sus productos en restaurantes, tabernas, bares, centros nocturnos y tiendas.

Fue como una versión moderna de David contra Goliath, porque de inmediato comenzaron a brotar pequeños restaurantes y cervecerías que anunciaban marcas extrañas pero exquisitas de la amarga bebida.

La fabricación de cerveza artesanal tiene una larga tradición en México, desde hace más de un siglo, aunque siempre se vio frenada por el predominio de los "grandes jugadores" del negocio.

A medida que se convirtió en una suerte de "moda hipster" para jóvenes adictos a los dispositivos electrónicos, las cervezas "hechas en casa" comenzaron a volverse cada vez más variadas.

Para 2010 y 2012, según Austin, las cervecerías independientes funcionaban como pequeños talleres caseros que ni siquiera intentaban ampliar sus negocios porque nadie les compraba sus productos. Todos los dueños de comercios de alimentos y bebidas le temían a las represalias de las poderosas compañías que eran los "amos y señores" del negocio.

Gustavo González, considerado uno de los pioneros de la cerveza artesanal, empezó a elaborar cerveza desde 1995, alentado por el ejemplo de los artesanos estadounidenses y en 2000 creó su marca, Cosaco, que se ha vuelto legendaria, pero no se vende en botella.

González describe a su producto como "maltoso, cremoso y muy puro" y afirma que no lo quieren meter en un envase porque "nació en barril y al hacerlo siempre habría comparación".

Actualmente, fabrica tres estilos, cerveza negra, roja y guera (rubia), que van desde el sabor de la bebida oscura de calidad superior, hasta el caramelo y afrutado y el amargo típico del lúpulo con espuma densa.

Como esta, hay otras pequeñas empresas que se mantuvieron como una especie de "hobby" hasta que llegó el momento de salir al ruedo en forma impetuosa cuando las barreras de la exclusividad se vinieron abajo como los Muros de Jericó.

"El movimiento de la cerveza artesanal es mundial y hay una gran demanda de estos productos por parte de la gente que quiere probar algo nuevo", afirmó la dirigente.

Como el vino, la cerveza se convierte cada vez más en México en una bebida de infinitos matices que intenta satisfacer todos los gustos, además de encajar bien con el sabor fuerte y picante de los platillos más sobresalientes de la vario pinta gastronomía mexicana.

Actualmente hace falta resolver problemas de distribución para que la cerveza artesanal llegue en forma masiva a los consumidores, y es difícil que compita con marcas bien posicionadas en el mercado.

Sin embargo, cada vez es más fácil encontrar nuevas propuestas de productos que encajan en el esquema "gourmet" para gustos exigentes en cualquier lado y no sólo en los restaurantes o bares montados por los propios fabricantes. 

Notas Relacionadas

Rusia 2018