Dependencias deben asumir su responsabilidad para afrontar enfermedades no transmisibles

  • Dependencias deben asumir su responsabilidad para afrontar enfermedades no transmisibles

    Foto: Cortesía | MNE

No solo las instituciones del Sector Salud, sino todas las dependencias gubernamentales y jefes de Estado deben asumir su responsabilidad para afrontar las enfermedades no transmisibles (ENT), aseguran expertos internacionales en un artículo publicado en la revista The Lancet.

El objetivo de dicha Comisión es orientar al Director General de la OMS, a los jefes de Estado y de Gobierno y a los Estados Miembros sobre las líneas de acción necesarias para combatir la gran amenaza que suponen estas enfermedades como causas de muerte, enfermedad, discapacidad y carga al sistema económico.

Tan solo cuatro enfermedades no transmisibles (cardiovasculares, respiratorias crónicas, cáncer y diabetes) serán responsables de la muerte prematura de muchas personas a nivel mundial. No obstante, en gran medida pueden prevenirse con intervenciones sobre sus principales factores de riesgo: consumo de tabaco, consumo nocivo de alcohol, dietas malsanas y sendentarismo.

 

También te puede interesar: Acepta el Papa renuncia de tres obispos chilenos por pedofilia

 

Los autores del artículo emiten una serie de recomendaciones que abarcan temas como el liderazgo y la responsabilidad políticos, la priorización de las necesidades de salud a abordar, la ampliación y reorientación de los sistemas de salud hacia la cobertura universal, la interacción entre niveles gubernamentales y sectores sociales, el paradigma del financiamiento y la adecuada rendición de cuentas.

Asimismo, el artículo destaca la importancia de aplicar enfoques intersectoriales en los que la salud sea el eje transversal de las políticas gubernamentales y sociales.

Cabe destacar que el financiamiento insuficiente nacional e internacional, es una de las dificultades para la aplicación de las actividades contra las enfermedades no transmisibles.

En este sentido, la OMS estima que para el año 2030, las intervenciones en países de ingresos bajos y medios sobre enfermedades no transmisibles tendrán una tasa de retorno de siete dólares por persona por cada dólar invertido, mientras que por cada dólar invertido en tratar la depresión se obtendrán 5 dólares como retorno.

 

Notas Relacionadas