Enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte en el país

  • Enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte en el país

    Foto: Internet

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el país, por lo que el presupuesto destinado a este rubro no puede ser regresivo, ya que al año se registran más de 100 mil defunciones, 274 cada día, afirmó la secretaria de la Comisión de Salud, Teresa de Jesús Lizárraga Figueroa (PAN).

Al inaugurar el foro “Legislativo sobre Enfermedades Cardiovasculares”, indicó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que para el 2030, el número de muertes en el mundo por esta causa aumentará a 23.6 millones. “El impacto social y económico que representa es impresionante, ya que alrededor del 80 por ciento de estos decesos son prematuros y afecta a la población menor de 70 años, dañando severamente a la Población Económicamente Activa”.

Señaló que en 2012 se invirtieron, tan sólo para atender enfermedades del corazón, siete mil 949 millones de pesos, por lo que consideró prioritario conseguir más presupuesto, “porque no se pueden aceptar estos números”.

Refirió que la atención de un infarto en México demora hasta 12 horas, cuando el promedio en países integrantes de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) es de 4 horas; por eso, la tasa de supervivencia que tenemos es la más baja de la OCDE y eso es lamentable”.

 

También te puede interesar: Trata de personas se agudiza en México

 

Es necesario trabajar en programas que garanticen a la población el derecho humano de la salud y realizar acciones que detengan las enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y metabólicas.

Consideró que para atender esta problemática, es necesario contar con médicos y hospitales especializados en estas enfermedades. “Además de medicamentos, equipo y atención oportuna, se requiere presupuesto y una nueva política de salud pública”.

Hizo un llamado para que este tema sea prioritario en la agenda de todos los partidos políticos durante las próximas elecciones, para que quien llegue al gobierno lo aborde como acción fundamental.

Agregó que este foro fortalece el diálogo entre organizaciones civilesentidades gubernamentales y el Congreso, ya que es aquí donde se legisla y se discute el presupuesto. “Hago votos para que en esta reunión resulten estrategias e instrumentos legislativos que permitan reducir el impacto catastrófico que las enfermedades cardiovasculares tienen en la vida de los ciudadanos”.

La directora ejecutiva de Pacientes de Corazón A.C., Daniela Briones Sepúlveda, mencionó que las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte en el mundo y en México, por lo que consideró importante implementar acciones que privilegien la promoción y prevención de la salud, así como garantizar el acceso de los pacientes a tratamientos efectivos.

Solicitó a la Secretaría de Salud consolidar acciones en beneficio de estos pacientes, a fin de reducir las estadísticas alarmantes que día a día crecen.

 Para hacer frente y prevenir enfermedades como el infarto, muerte e insuficiencia cardiaca, es necesario que en todos los niveles educativos y de salud se imparta una instrucción amplia sobre la salud cardiovascular, agregó.

Puntualizó que la educación en la salud es prevención y esta última es la única medida para revertir el alcance de un peligro social que representan estas enfermedades. “Los programas de prevención ahorrarán millones de pesos al presupuesto del sistema de salud”, enfatizó.

Consideró que el sistema fragmentado de salud en México debe organizarse de manera conjunta, para trabajar integralmente y evitar tener varios programas. Además, añadió, el Sistema Nacional de Salud debe replicar los programas exitosos de cada institución; de forma indistinta, a nivel nacional y sin discriminación.

Afirmó que “realizar un programa unificado nacional para atender urgencias cardiovasculares, como el infarto agudo al miocardio, permitiría eficientar recursos, mejorar la calidad e incrementar la atención a mayor población en menos tiempo”.

Briones Sepúlveda recomendó a Protección Civil y autoridades colocar desfibriladores automáticos en los espacios públicos y capacitar en reanimación cardiopulmonar desde temprana edad. “Con esto se puede mejorar la salud cardiovascular del país, gastando menos y disminuyendo las urgencias médicas por temas del corazón”.

Al abordar el tema “Los mexicanos y las enfermedades cardiovasculares”, el director de Enseñanza del Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”, Juan Verdejo París, estimó urgente crear conciencia  para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino, del Instituto Nacional de Salud Pública, indicó que los niños de entre 5 y 11 años padecen sobrepeso y obesidad infantil; es situación grave, ya que es el principio de las enfermedades cardiovasculares, subrayó.

Añadió que el estilo de vida actual, como no hacer ejercicio y la mala alimentación, son factores de riesgo que incrementan el sobrepeso, obesidad y diabetes.

Reconoció que se deben tomar medidas de emergencia que las prevengan y disminuyan. “Existe el compromiso de México y la Organización Mundial de la Salud de disminuir un 25 por ciento las muertes (por esta causa), para el año 2025”.

Al dictar la plática “Tratamiento de las enfermedades cardiovasculares”, la presidenta de la Iniciativa por el Corazón de la Mujer, de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México, Alejandra Madrid, consideró que para reducir estas enfermedades  hay que actuar antes de que se presenten, porque la mejor medicina es la preventiva.

A su vez, el miembro de la Sociedad Europea de Cardiología, Francisco Mendez Machado, señaló que es necesario generar grupos multidisciplinarios liderados por cardiólogos que atiendan a los pacientes.

Destacó la importancia de generar estrategias que ayuden a prevenir estas enfermedades. “Se deben crear esquemas de prevención, estandarización e investigación, porque se tiene que identificar a la población con características diferentes, a fin de establecer medidas enfocadas al sector”. Finalmente, apuntó que los pacientes en etapas terminales necesitan cuidados paliativos y psicológicos.

En su oportunidad, el coordinador de la Clínica de Cardiopatía Isquémica, Ursulo Juárez, pidió a los legisladores destinar recursos económicos para combatir factores de riesgo cardiovascular, como infartos al miocardio y accidentes cerebrovasculares.

Gustavo Rojas Velasco, de la Unidad de Terapia Intensiva del Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”, dijo que en México existen 17 millones de hipertensos, 14 millones con problemas de lípidos; seis millones de pacientes con problemas de control de glucosa y 35 millones de personas con sobrepeso y obesidad.

“Este problema es grave y obliga a médicos e instituciones a hacer algo. Es necesario que las instituciones del sector salud del IMSS, ISSSTE y organismos del gobierno busquen estrategias de atención para este grave problema de salud pública”, recomendó.

Notas Relacionadas

Fotogalería Relacionada: 
Obesidad desajusta la memoria

Todos los organismos vivos tienen variaciones fisiológicas asociadas a un cambio ambiental rítmico, de ahí que la obesidad afecta los ritmos biológicos porque está vinculada a un desajuste de los ciclos circadianos, descubrieron especialistas de la UNAM. | Foto: Internet