Celebrar a los Muertos sale caro

  • Celebrar a los Muertos sale caro

    Foto: Anel Garfias

Bien dicen que en México nos reímos hasta de la muerte, pero ahora la huesuda es quien podría burlarse de nosotros. Y es que el Día de Muertos es una de las tradiciones más festejadas por los mexicanos pero celebrar a los antepasados podría costar más de lo que imaginas y dejarnos los bolsillos “rotos”

El 1 y 2 de noviembre son los días que nuestros difuntos bajan a disfrutar de la verbena y de los alimentos favoritos que tanto les gustaban y aunque en cada estado o región del país se les honra de distintas formas, las más comunes son a través de una ofrenda o visitándolos al panteón. 

Sin embargo, invocar a nuestros muertos nos puede llevar a gastar un mínimo de 300 pesos, cantidad que podría incrementar dependiendo del tamaño de la ofrenda y la cantidad de elementos que se le pongan. Mientras que la visita al panteón puede costar un poco más si le aumentamos el costo del transporte.

 

También te podría interesar: La Muerte recorre Avenida Reforma

 

Independientemente de lo que a cada persona le gustaba comer y beber en vida, una ofrenda tradicional debe llevar flores de cempasúchil, papel picado, pan de muerto, calaveritas de azúcar, veladoras, agua, sal y fruta. Elementos y alimentos que las personas también llevan a sus difuntos al panteón. Ello implica por lo menos desembolsar, en lo básico, más de 80 pesos.

Al realizar un recorrido por varios mercados de la Ciudad de México, el periódico México Nueva Era constató que los precios de los  alimentos y elementos  tradicionales de una ofrenda no varían mucho, pues el costo de las flores de cempasúchil es de 25 pesos la maseta con seis flores o 15 pesos el ramo con ocho flores.

El papel picado cuesta un peso la pieza, mientras que las veladoras llegan a  valer desde los siete hasta los 40 pesos, todo dependiendo del material, tamaño y si tienen algún grabado o imagen en especial.

El costo de las calaveritas oscila desde los dos hasta los 80 pesos, varía dependiendo del tamaño y el ingrediente.  Las calaveras de chocolate son las más caras; la más chica te cuesta dos pesos y las más grandes hasta 80 pesos, mientras que las calaveritas de azúcar te cuestan desde los 5 hasta los 60 pesos y las de amaranto de los 10 a 20 pesos.

En el caso de la fruta tradicional que se le pone a la ofrenda, el kilo de mandarina tiene un costo de 14 pesos; el cacahuate 60 pesos el kilo; la fruta cristalizada 70 pesos el kilo y la calabaza 10 pesos el kilo.

El tradicional pan de muerto puede costar desde 10 a 100 pesos. Todo dependerá del tamaño y los ingredientes.

Asimismo, habrá que considerar el gasto para visitar al difunto ya sea en el panteón o en el nicho. Y es que durante estas fechas los 117 panteones que tiene la Ciudad de México son muy visitados.  Algunos familiares llevan a sus muertos la ofrenda completa y coronas o arreglos florales, mientras que otros simplemente les dejan flores.

 

Notas Relacionadas