Papa admite que cometió errores en caso de pederastía en Chile

  • Papa admite que cometió errores en caso de pederastía en Chile

    Foto: Internet

Fuente: 
AFP
12-04-2018

Punta de Tralca, Chi. El papa Francisco admitió que cometió errores graves al evaluar el escándalo de abusos sexuales perpetrados por un clérigo en Chile y convocó a los 32 obispos del país andino a Roma.

Francisco envió una inesperada carta a los obispos chilenos reunidos en su asamblea anual en Punta de Tralca –balneario ubicado a 120 kilómetros al noroeste de Santiago–, en la que resumió aspectos de su visita a Chile en enero y su nueva mirada sobre las agresiones sexuales a menores, tras conocer el informe de su enviado especial, monseñor Charles Scicluna.

He incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación, por falta de información veraz y equilibrada, y pido perdón a todos aquellos a quienes ofendí y espero poder hacerlo también personalmente, en las próximas semanas.

 

También te puede interesar: Desarrollan aplicación para prediagnosticar dislexia

 

El Papa aludía a los 64 testimonios que Scicluna y el reverendo Jordi Bertomeu reunieron en Nueva York y Santiago sobre el obispo de Osorno, Juan Barros, acusado por víctimas de encubrir al cura Fernando Karadima, expulsado del sacerdocio por abuso sexual de menores y sentenciado en 2011 a una vida de penitencia y oración. Karadima había sido un favorito de la jerarquía católica, y sus víctimas acusaron a varios jerarcas de encubrirlo para proteger la reputación de la Iglesia.

Una investigación de The Associated Press demostró que una carta sobre las agresiones sexuales sufridas a manos de Karadima por el periodista Juan Carlos Cruz fue entregada a Francisco en 2015, quien describe que Barros presenció en varias ocasiones los abusos. Pese a la insistencia de las víctimas y de algunos obispos, el Papa decidió nombrar a Barros en la diócesis de Osorno, donde ha enfrentado descontento por parte de los laicos de esa ciudad.

Durante su visita en enero, el máximo jerarca católico pidió perdón por los abusos sexuales de curas a menores, pero su disculpa perdió fuerza cuando defendió ardorosamente a Barros; afirmó que no había pruebas en su contra y los calificó de calumniadores.

Las críticas tras las acciones del Pontífice lo llevaron a designar a Scicluna, especialista en investigaciones sexuales del Vaticano, para que reuniera información sobre Barros, y fueron muchos los testigos que corroboraron las acusaciones de encubrimiento de las víctimas de Karadima. También se dio el tiempo de escuchar a ex alumnos de un colegio religioso administrado por la Congregación de Hermanos Maristas.

Francisco afirma en su carta que Scicluna le relató que todos los testimonies recogidos hablan en modo descarnado, sin aditivos ni edulcorantes, de muchas vidas crucificadas y les confieso que ello me causa dolor y vergüenza.

Añadió que Scicluna y su asesor Jordi Bertomeu, funcionario de la Congregación de la Doctrina de la Fe, reconocieron haberse sentido abrumados por el dolor de tantas víctimas de graves abusos de conciencia y de poder y de los abusos sexuales cometidos por diversos consagrados de su país contra menores de edad, aquellos a los que se les negó a destiempo e incluso les robaron la inocencia.

En un comunicado, las víctimas de Karadima dijeron que evalúan la posibilidad de aceptar la invitación del Papa a Roma y recuerdan que el daño cometido por la jerarquía de la iglesia chilena... ha afectado a muchas personas, no sólo a nosotros.

Por su parte, los laicos y laicas de Osorno dijeron en una nota que apreciamos el cambio de mirada que el Pontífice está mostrando en su misiva. Valoramos su petición de perdón y la aceptamos. Confiamos que ese arrepentimiento se expresará en acciones concretas.

Después de que el secretario general de la Conferencia Episcopal, Fernando Ramos, leyera las cinco cuartillas de la carta papal, el presidente del organismo, Santiago Silva, afirmó que la información que entregaron ellos fue la correcta, y que desconocen las acciones que adoptará el Papa, aunque es evidente que no hemos hecho lo que debíamos.

En sus rostros y en el del asesor de prensa de la conferencia, Jaime Coiro, se reflejaba la tensión ante la inesperada carta del Pontífice.

Las víctimas dicen que el escándalo de Barros es apenas emblemático de una cultura en la Iglesia chilena que encubre a los abusadores, les aplica sanciones mínimas o los traslada en lugar de aplicar la política estadunidense de expulsar al abusador después de la primera falta.

Hay cinco diócesis a la espera de obispos nuevos en Chile, incluida la de Santiago, donde el arzobispo, cardenal Riccardo Ezzati, debe retirarse al cumplir los 76 años. Es probable que a los cinco obispos que hay que reemplazar se sumen algunos o los cinco formados por Karadima, que además formó a 50 párrocos.

Esto allana el camino para un cambio de rumbo en el país si Francisco opta por ello.

Según la consultora Latinobarómetro, los católicos chilenos disminuyeron de 56 por ciento en 2013 a 45 en 2017.

Notas Relacionadas

Rusia 2018