Papa Francisco intenta desactivar escándalo por apoyar a obispo chileno

  • Papa Francisco intenta desactivar escándalo por apoyar a obispo chileno

    Foto: Internet

Fuente: 
AP
15-02-2018

 

El Vaticano confirmó que el papa Francisco se reúne a menudo con víctimas de abusos sexuales, en un intento de desactivar un creciente escándalo por su apoyo a un obispo chileno al que las víctimas acusan de presenciar e ignorar los abusos que sufrieron.

Varias veces al mes, Francisco se reúne en privado con víctimas de forma individual o en grupos para escuchar sus historias “y ayudarlas a curar sus graves heridas”, indicó el portavoz del Vaticano Greg Burke.

Francisco enfrenta una de las crisis más graves de su pontificado, después de restar importancia a las quejas de las víctimas sobre que el obispo chileno Juan Barros había encubierto sus abusos. Francisco tachó las acusaciones de calumnias y dijo estar seguro de la inocencia de Barros.

 

También te puede interesar: Publica la OMS nuevas directrices sobre el parto

 

Tras la indignación por sus comentarios, Francisco se vio obligado a rectificar y enviar un investigador del Vaticano que analizara el caso de Barros, que era un protegido del sacerdote pederasta más conocido de Chile, el reverendo Fernando Karadima.

El arzobispo Charles Scicluna, un respetado exinvestigador del Vaticano especializado en delitos sexuales, comienza el sábado su misión con una reunión con el principal acusador de Barros.

El Vaticano condenó en 2010 a Karadima a una vida de penitencia y oración por abuso sexual y psicológico a menores y seminaristas adultos en su parroquia de El Bosque, en un acomodado barrio de Santiago de Chile.

Las víctimas dijeron a los fiscales chilenos y vaticanos que Karadima les besó y manoseó en público y que en privado masturbaba a sus acólitos preferidos y les hacía confesarse de rodillas delante de su entrepierna.

Juan Carlos Cruz y otros dos informantes clave han dicho que Barros presenció los abusos, los ignoró e incluso participó en el maltrato psicológico de Karadima cuando percibía desobediencia o deslealtad.

Sin embargo, Barros ha negado haber presenciado o encubierto cualquier abuso.

Francisco provocó indignación en 2015 cuando nombró a Barros, entonces capellán militar, para dirigir la diócesis de Osorno, en Chile, pese a las objeciones de algunos miembros de la conferencia episcopal chilena. Ellos temían más efectos perjudiciales del escándalo de Karadima y recomendaron que Barros y otros dos obispos formados por Karadima renunciaran y se tomaran un año sabático.

Francisco ha dicho que no aceptó la recomendación y rechazó la renuncia de Barros en dos ocasiones, alegando que no podía aceptarla de buena fe porque no tenía pruebas de que Barros hubiera actuado mal.

The Associated Press, sin embargo, reportó que Francisco recibió en abril de 2015 una carta de Cruz de ocho páginas en la que se detallaban sus abusos y el papel de Barros como testigo y encubridor. Cruz también dijo que durante las pesquisas sobre Karadima, que comenzaron en 2009, declaró sobre el comportamiento de Barros en al menos cuatro ocasiones distintas, dos ante los investigadores de la Iglesia chilena y dos ante autoridades judiciales chilenas.

Francisco había dicho que no sabía de testimonios de ninguna víctima sobre el comportamiento de Barros.

El Vaticano anunció la misión de investigación de Scicluna después del viaje de Francisco a Chile. Scicluna se reúne el sábado con Cruz.

Burke publicó su comunicado sobre los encuentros habituales de Francisco con víctimas coincidiendo con el inicio de la misión de Scicluna, así como con la publicación de una transcripción de una reunión que mantuvo Francisco con jesuitas de Chile y Perú, en la que dijo que se había reunido con víctimas más a menudo de lo que se había revelado.

Francisco, sin embargo, ya había dicho eso durante una rueda de prensa en el avión a su regreso de la gira sudamericana.

Notas Relacionadas