Ahora sí, ¡los tamales y ya!

  • Ahora sí, ¡los tamales y ya!

    Foto: Internet

En nuestro país es una tradición el consumir tamales todo el tiempo, pero de manera particular el 02 de febrero “Día de la Candelaria” es una fecha que se acostumbra que a quienes el pasado 06 de enero les salió el niño en la rosca, ¡paguen los tamales! Existe una gran variedad de tipos de tamales, los hay desde dulces con piña, pasas; salados de salsa roja, verde, con diferente tipo de carne como pollo, res, cerdo, con queso, rajas, frijol, quelites, mole, etcetera; de diferentes tamaños incluso de hasta 20 kg como lo es el “zacahuil” en San Luis Potosí, o tan pequeños como las “corundas” en Michoacán, pero ¿por qué en algunos casos los tamales resultan ser un alimento poco saludable?

Como tal una pieza de tamal podría considerarse un alimento completo, al aportarnos importante cantidad de energía, según el “sistema mexicano de alimentos equivalentes” por pieza hasta ¡500 kcal!, y por contener en sus ingredientes  diferentes grupos de alimentos como lo es el maíz, la carne, la salsa y en algunos casos también verdura y queso, lo que nos asegura consumir mayor variedad de nutrimentos y contribuir al aporte diario recomendado de proteínas, lípidos e hidratos de carbono, sin embargo, es de considerarse el aporte de grasa saturada en forma de manteca ya sea vegetal o animal que contiene,  además que en muchas ocasiones resulta difícil comerse solo una pieza.

 

También te puede interesar: Menor exposición al sol en embarazadas reduce índices de vitamina D

 

Como en todos los casos, al hablar de los alimentos no se trata de satanizarlos o volverlos milagrosos y menos con este alimento tan mexicano, pero sí que se tome en cuenta que como todo en exceso puede ser perjudicial para la salud, no es lo mismo comer un tamal una vez cada quince días a que este alimento forme parte de nuestra dieta habitual, ya que en algunos casos puede contribuir a desarrollar enfermedades crónico degenerativas como lo es la obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes por su alto contenido de grasa saturada y si es dulce, por su aporte de azúcar.

Y pues bueno, como ya se mencionó los tamales pueden considerarse un platillo completo dependiendo sus ingredientes, son una tradición mexicana, y su consumo debe ser moderado ya que en exceso pueden contribuir a desarrollar enfermedades, teniendo esto en cuenta no queda más que hacer que  paguen los tamales a quienes les salió el niño en la rosca y disfrutar de su sabor tan mexicano.

Notas Relacionadas