Auge en venta y consumo de "tatoos"

  • Auge en venta y consumo de "tatoos"

    Foto: Instagram

Fuente: 
Notimex
03-01-2018

La venta y consumo de los tatuajes se ha incrementado notablemente en los años recientes, por lo cual las empresas que distribuyen los materiales para su realización han tenido que aumentar su productividad y ofrecen más novedades a los clientes.

Así lo informó Jesús González, empleado de Soulflower, tienda que vende todo lo que requiere un tatuador profesional, por ejemplo: tintas, agujas, cartuchos, tubos, puntas, máquinas, fuentes, pedales, refacciones.

Así como lo necesario para hacer delineado permanente, anestesias, joyería para perforaciones, material para perforación, equipo médico, mobiliario, ropa, accesorios y demás.

 

También te puede interesar: Jóvenes duermen poco por uso de dispositivos electrónicos

 

“En los últimos años ha crecido considerablemente el uso del tatuaje en México, porque hace cinco años eran muy pocos establecimientos donde una persona podía adquirir material para tatuar”, declaró.

González agregó que antes era complicado encontrar tintas, agujas o máquinas, e incluso, hace una década los tatuadores debían hacer sus propias máquinas, soldar sus agujas, conseguir tintas y les salían muy costosas.

“Les tardaban en llegar del otro lado, pero ahora puedes ir desde un establecimiento pequeño, hasta una tienda más grande y encontrar de todo”, afirmó el joven de 25 años.

Puntualizó que hay un gran número de público que gasta su dinero en tatuajes, por lo que consideró que actualmente este arte está en auge.

Mencionó que las tintas están estandarizadas por políticas de higiene y se cuenta también con productos llamados “after care”, que es para el cuidado de la piel recién tatuada, como jabones, geles, cremas y bálsamos.

Esto ayudará para la recuperación, sin perder los colores usados y para que no cause alguna reacción alérgica. “Tenemos marcas mexicanas, bálsamos hechos con ingredientes naturales que te ayudan a mantener la piel hidratada y a darle brillo a tus tatuajes”.

González aclaró que él no hace tatuajes a nivel profesional, sólo como pasatiempo, para conocer y practicar. Destacó que a una persona todavía no le ha hecho este trabajo, pero sí quiere hacerlo después.

Relató que actualmente hay cursos para aprender a hacer esta labor, para lo cual se necesita tener bastante limpieza, conocimiento de primeros auxilios, de tintas, colores, dibujos y saber acerca de las máquinas, tal vez no de todas, pero sí las que se van a utilizar.

Todos los tatuadores tienen sus mesas con su equipo, “que debe estar estéril, para que no vaya a haber una contaminación cruzada y no se afecte el resultado del tatuaje”.

Respecto a las refacciones, dijo que no son muy caras, aunque se manejan de distintos precios; se puede conseguir un equipo completo desde mil 800 hasta 15 mil o 16 mil pesos.

Informó que los tatuajes de henna son superficiales, se ve la tinta por encima de la piel, porque cuando es de verdad, la piel luce enrojecida, a veces un poco inflamada o irritada.

Hay diferentes maneras de aplicar los de henna, “algunos ponen palillos como de cocina, pero no perforan la piel, es superficial, es como hacer un dibujo”.

En torno a los motivos por los que la gente se tatúa, piensa que es porque desean inmortalizar algo representativo como fechas, nombres, o algunas personas lo hacen sólo por arte.

“He visto a personas que tienen tatuajes muy buenos, para ellos es sólo eso, arte, es como comprar un cuadro”.

Es cierto que en ocasiones hay gente que se arrepiente de sus tatuajes, como por ejemplo el nombre de alguna novia y cuando terminan se lo quieren tapar o borrar de alguna manera, uno de ellos es el llamado "cover up", que es tapar un tatuaje con otro más intenso.

“Actualmente sí se puede quitar con laser, es doloroso, costoso, lo que se hace es quemar la tinta, convertirla en partículas diminutas y expulsarlas de la piel.

“La gente que se va tatuar debe pensar bien lo que va a tatuarse, ir a un lugar donde ofrezcan higiene, calidad y que esté bajo autorización de Cofepris y la Secretaría de Salud”, concluyó.

Notas Relacionadas