2 de octubre: ¡Nunca más! y ¡Adiós al 68!/ 3

2 de octubre: ¡Nunca más! y ¡Adiós al 68!/ 3

Foto: Internet

Este fin de semana se dio a conocer que el próximo gobierno analiza, dentro de la ley de amnistía, incluir a las mujeres que están encarceladas por abortar. Parece mentira que, a 50 años del movimientos de 1968, todavía haya personas en prisión por ejercer derechos sobre su cuerpo.

El derecho a ejercer plena libertad sobre el cuerpo (sobre todo de las mujeres) fue una de las banderas que se levantaron en los movimientos sociales de hace cinco décadas, particularmente por un grupo contracultural que no siempre fue bien recibido por muchos líderes del movimiento estudiantil mexicano: el hippismo.

Gracias al hippismo se desarrollaron, años después muchos de los movimientos que actualmente están vigentes como el feminismo, el ambientalismo, el yoguismo y hasta la libertad religiosa, pues ese movimiento creó una nueva idea de Dios, básicamente con una frase que recorrió al mundo y fue cantada por seguidores de muchas religiones.

Desde luego, el aborto, fue una de las luchas de esa época, en la que además de la libertad de actuar sobre el cuerpo también se desmitificaron muchas cuestiones relativas a Dios, al promoverse la imagen de un ente divino que no castiga ni tampoco imponía reglas rígidas.

En todo el mundo, el movimiento hippista tuvo millones de seguidores que registraban grandes manifestaciones contraculturales con una resonancia global y que obligaron al status quo dominante a modificar muchas actitudes. 

Recuerdo que en México, por ejemplo, durante la marcha del silencio, del 13 de septiembre, además de los dirigentes y miembros del Consejo Nacional de Huelga, había jóvenes con flores pintadas en las mejillas (bajo el brazo el libro Siddhartha de Herman Hesse) y haciendo la “V” de Amor y Paz. Ellas luciendo minifaldas, blusas sicodélicas y una banda en las sienes. Ellos con los largos cabellos desarreglados y pantalones de mezclilla roídos. Algunos con huaraches que combinaban con el largo silencio humano construido a lo largo de Paseo de la Reforma. Fue quizá en ese momento cuando se unieron dos movimientos que, por vías distintas, exigían lo mismo: un cambio.

El hippismo fue uno de los movimientos del 68 más conocidos en todo el mundo.  Si se consulta en Wikipedia el tema Protestas contra la Guerra de Vietnam, encuentra uno la siguiente redacción: “Estos años de lucha y demanda social —los movimientos por los derechos civiles y las protestas anti-belicistas muchas veces confluyeron y unieron fuerzas— vieron el nacimiento de una contracultura que ponía en cuestión el modo de vida americano. El movimiento hippie fue el principal abanderado de este cambio social que propugnaba el libertarismo, el pacifismo y el amor libre. Estos grupos también incitaban a la gente a dejar de trabajar en las industrias bélicas, abandonar el consumismo y en consecuencia el modo en que las personas estructuraban su vida”.

Existen diversas versiones sobre los orígenes y antecedentes del movimiento hippie. Hay quienes aseguran que sus raíces se ubican en los wandervögel (aves viajeras) de Alemania, o en el movimiento, también germano, llamado Neuen Schar. Ambos fueron grupos de jóvenes que reivindicaban la libertad y defendieron un nuevo estilo de vida basado en el antimaterialismo, el contacto con la naturaleza, a principios del siglo XX.

Sin embargo casi todos los estudiosos del tema coinciden en que el movimiento hippie nació en California, a principios de la década los 60s, concretamente en San Francisco. Al igual que en el Mayo francés hubo varias frases que caracterizaron al movimiento hippie. Cuatro principalmente: “Flower Power” (El Poder las Flores, para cambiar al mundo), “Hacer el amor no la guerra”, “Amor Libre” y “Dios es Amor”. 

A pesar de que fue un movimiento interno de Estados Unidos que buscaba protestar concretamente contra la guerra de Vietnam, se extendió rápidamente, por lo que lo mismo podían verse manifestaciones de hippismo en Picadilly Circus, en Londres, que en la colonia Polanco de la ciudad de México. Incluso hubo varias comunas en Morelos.

Dice Wikipedia en una descripción que ha sido utilizada en varios libros y artículos sobre el tema, que “la palabra hippie deriva del inglés hipster que solía usarse para describir a la subcultura previa de los beatniks, que tuvo como base importante la ciudad estadounidense de San Francisco (California) y su distrito Haight-Ashbury. Esta nueva subcultura heredó algunos valores contraculturales de la Generación beat y en menor grado del naturismo alemán. En algunos medios de comunicación se utilizaba el término beatnik para referirse de modo despectivo a la Generación Beat. Los hippies escuchaban rock psicodélico, groove y folk contestatario, abrazaban la revolución sexual y creían en el amor libre. Algunos participaron en activismo radical y en el uso de marihuana y alucinógenos como el LSD y otras drogas con la intención de alcanzar estados alterados de conciencia; en realidad una forma de rebelarse por la homogeneidad de conceptos que ofrece el sistema. También buscaron formas de experiencia poco usuales en esos tiempos, como la meditación. Debido a su rechazo al consumismo solían optar por la simplicidad voluntaria, ya sea por motivaciones espirituales-religiosas, artísticas, políticas, y ecologistas”.

Las tres fechas del hippismo


Hay tres fechas claves en lo que puede llamarse la historia del hipismo; Una, cuando en 1967 se realizó el llamado “verano del amor” con un evento denominado “Human-Be In: A Gathering Of The Tribes (Encuentro entre humanos: Un encuentro entre las tribus) en el cual se dieron actividades diversas como una feria de productos contraculturales: discursos sobre la era de Acuario, lectura de poesía beat, mantras hindúes y, desde luego, música. 

La segunda fecha, fue, también en 1967, el famoso Festival Pop de Monterey, California, en el cual tocaron las bandas psicodélicas de San Francisco, grupos británicos como The Who y The Animals y se dieron a conocer personajes icónicos como Jimi Hendrix. Ahí asistieron 50 mil personas.

La tercera es el festival de Woodstock, Nueva York, en el que se calculó la presencia de 500 mil personas. Estos tres eventos difundieron a nivel internacional el mundo del hippismo. Millones de jóvenes de todo el orbe imitaron de alguna u otra forma a los hippies estadounidenses e ingleses.  

Sin embargo, para una parte de la sociedad, concretamente para el establishment, las imágenes difundidas causaron escándalo e inmediatamente surgieron acciones de rechazo y repudio a las propuestas de vida de los hippies. Lo que más escandalizaba era el uso de drogas y sus prácticas sexuales.

El movimiento hippie caló muy hondo al interior de las familias. Hubo casos como el relatado en la película Joe, en la que un padre convencional y violento mata a su propia hija en una cacería de hippies. También se presentaron situaciones de familias divididas como las presentadas en dos grandes series de la historia de la televisión: la estadounidense “Los Años Maravillosos” y la española “Cuéntame Como Paso”. En ambas se narran precisamente las convulsiones sociales relacionadas con la Gran Revolución de revoluciones de 1968.

A pesar de que desde el 6 de octubre de 1967, el colectivo teatral y contracultural The Diggers escenificó en Haight Asbury, en San Francisco, el “entierro del movimiento hippie”, por la forma en que los medios de comunicación habían desvirtuado esa corriente, el hippismo continuó expandiéndose en años posteriores hasta llegar a lugares tan remotos como Australia o Tailandia. 

De hecho buena parte de la tolerancia que se vive actualmente en las familias y en los gobiernos, así como la apertura a la sexualidad en las escuelas, pueden considerarse algunos de los legados de este movimiento, que también marcó el inicio de corrientes actualmente tan poderosas como el medioambientalismo y la inclusión en la vida diaria de algunos elementos de culturas orientales en occidente.

Muchos recordamos con agrado el flower power, la libertad sexual y la música de esa época, así como la lucha por el derecho de ser dueños del propio cuerpo. Lamentable, muchos abusaron del cuerpo y por eso nos acordamos, con tristeza, de las muertes por sobredosis de ídolos como los tres “J” Jimi Hendrix, Janis Joplin y Jim Morrison. También rememoramos los abusos de amigos que se quedaron “forever” por un “pasón” o que murieron jóvenes dominados por las drogas.

El hippismo influyó positivamente para la tolerancia que hoy es uno de los principios básicos de las democracias globales.

En Guatemala demuestran injusticias de Baxter 

Luego de los reportajes que se han publicado en Estados Unidos y en México (personalmente publiqué a finales de agosto una serie denominada “Guatemala/historia de una dominación”) sobre las injusticias cometidas en aras de la lucha contra la corrupción en Guatemala, las autoridades han comenzado a rectificar el camino.

Por casi tres años dos ejecutivos de Droguerías Pisa de Guatemala permanecieron encarcelados injustificadamente por supuestos actos de corrupción. Ahora, las autoridades judiciales del vecino país del sur reconocieron que no hubo ilícito alguno en la licitación de diálisis peritoneal para el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS)

Con eso se prueba (como daba constancia en mi reportaje de finales de agosto) el manejo ilegal de la empresa farmacéutica estadounidense Baxter al haber acusado a la empresa mexicana Pisa, para quedarse en forma irregular con un contrato y seguir monopolizando el servicio de diálisis peritoneal en  tierras guatemaltecas.

Concretamente, las autoridades judiciales de Guatemala analizaron a detalle todas las pruebas y el veredicto fue la absolución de los trabajadores de Droguerías Pisa y los declararon libres de toda culpa, con lo que se debe limpiar el nombre de la empresa mexicana, ensuciado por el supuesto caso de corrupción.

El poder de la transnacional Baxter llegó a tal grado que intentó presionar a los ahora expresidentes de Guatemala para que se decidiera a favor de esa empresa el contrato del IGSS. Incluso el actual mandatario, Jimy Morales denunció el mal manejo de la justicia que se ha presentado a lo largo de los últimos años, lo que está en línea con el reportaje publicado en mi columna.

Ahora, los dos directivos de la empresa Droguerías Pisa de Guatemala, están listos para dejar la prisión denominada “Mariscal Zavala”. Dice el filósofo del metro, parafraseando a un preso que entrevisté en ese reclusorio: la desesperanza nunca acaba con los sueños”.

Tianguis 

Interesantes, las declaraciones de la futura jefa de gobierno de la ciudad de México, Claudia Sheimbaum, y de la coordinadora de Morena y presidenta de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Ernestina Godoy Ramos, en el sentido de que se van a frenar los megaproyectos. Textualmente dijeron: “No pretendemos afectar remodelaciones de casas habitación o construcción de vivienda unifamiliar, eso entendemos que debe continuar porque no afecta ningún interés comunitario, pero los grandes proyectos de hoteles, unidades habitacionales, megatorres y torres, todos estos tienen que pasar por la base de una nueva revisión que se trabajará en conjunto por los 11 alcaldes y que se interponga para las 16 alcaldías”. Esto desde luego es una bocanada de esperanza para los vecinos de muchos lugares del Distrito Federal. Particularmente es interesante porque está en línea con los documentos que los vecinos de la colonia Anzures presentaron hace unos días ante el Congreso de la Ciudad de México, para que cualquier megaproyecto tenga que pasar por la aprobación ciudadana. Ojalá se detengan algunos como Puerta Reforma… Hablando de cuestiones urbanas, el gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, envió al Congreso del Estado la iniciativa de Ley de Movilidad, para modernizar la infraestructura de movilidad urbana y terminar con la discrecionalidad y los monopolios. Esta ley pretende regular el servicio de transporte público en sus diferentes modalidades incluyendo los servidos que se brinden a través de plataformas digitales, como el caso de Uber, que dirige Federico Ranero en México. En el caso de Los Cabos, la plataforma espera generar más de mil 400 oportunidades económicas durante el próximo año, lo que dará a los ciudadanos posibilidades de autoempleo y emprendimiento… Este lunes, el INEGI tendrá dos eventos clave. Uno de ellos es que, en el Museo Nacional de Antropología, el instituto presidido por Julio A. Santaella, conmemorará el décimo aniversario de su autonomía y de la creación del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica (SNIEG). Ahí estarán desde el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar, hasta el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, pasando por directivos del Banco de México y de organizaciones internacionales como la OCDE… El otro punto es que precisamente este lunes se publicarán las convocatorias para seleccionar un nuevo comisionado de la Comisión Federal de Competencia Económica y un nuevo comisionado del Instituto Federal de Telecomunicaciones. Todas las candidaturas serán revisadas por el INEGI dentro del portal http://www.comitedeevaluacion.org.mx... Comunicación Ejecutiva, la agencia de relaciones públicas, encabezada por Georgina Herrera y Benjamín Covarrubias, recibió el distintivo como Empresa Socialmente Responsable (ESR) en Cadena de Valor, otorgado por el Centro Mexicano para la Filantropía.

Notas Relacionadas

El filósofo del metro