¿TLCAN o acuerdo bilateral con EU?

¿TLCAN o acuerdo bilateral con EU?

Foto: Internet

19-07-2018

México enfrenta la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en medio de su transición gubernamental. Durante su campaña, Trump criticó a México por dos temas: la migración indocumentada, refiriéndose al muro, y por el TLCAN, que considera un acuerdo “injusto” para su país. De hecho, su primera decisión como presidente fue retirar a Estados Unidos del acuerdo comercial transpacífico que había promovido Obama, y que habían aceptado México y Canadá.

Hasta ahora la negociación del TLCAN entre Estados Unidos, Canadá y México se ha atorado en varios puntos: sobre los contenidos locales de la cadena de producción de la industria automotriz, aranceles y la llamada “cláusula sunset”, entre otros. Como medida de presión, la administración estadounidense aplicó aranceles a productos de acero y aluminio provenientes de México y Canadá-entre otros países-y luego demandó a ambos ante la OMC cuando aplicaron aranceles equivalentes a productos estadounidenses. Entramos en una escaramuza comercial, que no una guerra, de la que aún no hemos salido.

Las negociaciones se estancaron, aunque las partes expresaron su esperanza de que concluyeran alrededor de octubre. ¿Por qué octubre? Porque es una fecha después de las elecciones presidenciales en México y antes de las legislativas en Estados Unidos. Eso lo que requiere Trump políticamente para tener logros tangibles que ofrecer a sus electores, mostrándose como presidente fuerte.

México anunció que el 26 de julio se reanudarían las negociaciones. Simultáneamente Trump propuso cancelar el TLCAN y firmar acuerdos bilaterales diferentes con México y Canadá. También envió a su secretario de Estado y comitiva a México para acordar los siguientes pasos en la negociación. La pregunta obligada, para la parte mexicana, ahora bicéfala, es ¿qué acordaron con la misión estadounidense en materia del TLCAN? El gobierno mexicano saliente acordó reiniciar negociaciones y la administración entrante le envió una carta a Trump, aun confidencial, donde pudiera haber establecido compromisos específicos en la materia. Es importante, para efectos de transparencia y claridad, que el equipo de AMLO dé a conocer el contenido de su misiva.

México resiste mejor las presiones de Estados Unidos perteneciendo a un acuerdo trilateral, que entrando en uno bilateral. El hecho de poder coincidir con Canadá en las duras negociaciones comerciales trilaterales que se han sostenido, y que seguirán próximamente, ha sido, sin duda, una ventaja positiva para nuestro país. Hay que recordar que el acuerdo comercial con Estados Unidos es también un pacto con densas implicaciones políticas, imponiéndonos posturas geopolíticas y estratégicas importantes. Por tanto sería un error aceptar la propuesta de cancelar el TLCAN y signar acuerdos comerciales bilaterales, pues significaría debilitarnos al perder un socio que nos ha apoyado en distintos momentos con posiciones coincidentes ante las presiones impositivas de Washington. Canadá, por razones históricas y geográficas, es un buen socio para México. Perder esa ventaja comparativa en las negociaciones sin duda debilitaría la posición negociadora de nuestro país ante lo que serán, más temprano que tarde, nuevas presiones estadounidenses hacia México.

No hay que confundirse con la reciente amabilidad de Trump para con México y su nuevo gobierno. Quiere aprovechar la coyuntura, quizá la novatez y el deseo de concluir las negociaciones comerciales, para sus intereses, que son: ofrecer logros a sus electores en noviembre y dividir a sus “socios” internacionales. A México no le conviene ser pieza de ese trofeo.

 [email protected]

Notas Relacionadas

En el filo

Ricardo Pascoe