Encuestas cuestionadas

Encuestas cuestionadas

Foto: Internet

08-06-2018

Las encuestas publicadas referentes a los candidatos presidenciales y las candidaturas a jefe de Gobierno de la Ciudad de México han perdido completamente su sentido. Con la publicación de tres encuestas sobre la jefatura de Gobierno de la CDMX el pasado miércoles donde favorecían a cada uno de los tres principales candidatos, se develó la situación de los encuestadores mexicanos.

Para que sean útiles las encuestas, hay que estudiar las que se hacen sobre territorios menos importantes, donde las agendas políticas no pesan tanto y donde los encuestadores suelen tener muestras más equilibradas y menos sesgadas a favor de uno u otro. A los partidos les debiera interesar más las encuestas territoriales.

En la ciudad de México las encuestas que pueden dar indicios y claridad sobre dónde va la elección no son las de jefe de Gobierno, sino las referentes a las alcaldías. Ahí la lucha es directamente por las preferencias del electorado en tierra, pensando en comunidad y sus necesidades o demandas. Las muestras tomadas en un universo pequeño suelen ser más fidedignas sobre las opiniones de la gente.

Varias empresas han realizado encuestas sobre las alcaldías de la CDMX cuyos resultados son sorprendentemente parecidos. Esto se debe a que no hay tantos factores exógenos que distorsionen los resultados.

En casi todas las encuestas de alcaldías en la CDMX lo que se ve reflejada es una lucha muy pareja entre el Frente y Morena, pero donde el Frente tiene cierta ventaja en las alcaldías más importantes de la ciudad: Iztapalapa, Gustavo A Madero, Álvaro Obregón, Coyoacán, Cuauhtémoc.  También tiene ventaja en alcaldías intermedias como Benito Juárez, Miguel Hidalgo, Iztacalco, Venustiano Carranza, y en más pequeñas como Azcapotzalco, Xochimilco y Tláhuac. Es decir, el frente, integrado por PAN, PRD y MC, estaría en franca posibilidad de ganar en la mayoría de las alcaldías de la Ciudad de México.

Siendo así las cosas, es evidente que, como consecuencia de lo anterior, el Frente está con todas las posibilidades de ganar la jefatura de Gobierno. A las encuestas habría de estudiarlas de abajo hacia arriba, y no al revés.

No se trata de descalificar a las encuestas como tales, pero sí entender que tienen una función de orientar al electorado sobre tendencias, percepciones y posibles desenlaces. Por ello, no se les debe tomar como Escrituras Sagradas que develan verdades hasta ahora desconocidas. Son instrumentos técnicos que padecen de las distorsiones políticas que genera el propio ambiente preelectoral. Por ello resulta conveniente utilizar como referente a encuestas territoriales limitadas para captar, más claramente, el verdadero sentir del amplio electorado.

Incluso, las encuestas estado por estado resultan importantes y útiles para entender, de mejor manera, opiniones del electorado en cualquier momento del proceso electoral. Las encuestas en los estados donde hay elección a gobernadores ilustran también acerca del estado de ánimo social en el país. En ese caso, de las 9 gubernaturas en juego, se dividen en 4 para Morena y 5 para el Frente, o al revés, dependiendo de la encuesta. El PRI pierde todas.

Ni en los estados con elecciones a gobernadores, ni en las alcaldías de la Ciudad de México, existe 50% de votos para Morena. Más bien Morena y el Frente pelean primero y segundo lugar, con PRI en un lejano tercer lugar. El veredicto de los mexicanos se conocerá el 1 de julio.

@rpascoep

Notas Relacionadas

En el filo

Ricardo Pascoe