NAICM: la disputa por la nación

NAICM: la disputa por la nación

Foto: Internet

14-05-2018

El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) se ha convertido en el objeto de disputa y deseo entre las dos visiones del futuro de la nación que están en franco choque en el proceso electoral.

Durante la campaña por la gubernatura en el Estado de México, López Obrador exigió públicamente a su candidata que se comprometiera a frenar la construcción del NAICM una vez que ganara la elección. La candidata accedió a su demanda

La campaña de Claudia Sheinbaum en la Ciudad de México reparte un cómic titulado “Un Aeropuerto Que No Debe Aterrizar” que sigue la misma línea: cancelar el aeropuerto, alegando su inviabilidad por el lugar escogido, por el costo financiero y porque, dicen, la licitación de la obra es corrupta y representa un proyecto para las élites y en detrimento de los más necesitados del país. La narrativa de Morena promueve una confrontación entre buenos y malos, corruptos y honestos.

En contra del planteamiento anti NAICM que ha hecho Morena, ahora no se entiende el “nuevo” enfoque de López Obrador, más conciliatorio, aparecido después de la conferencia de prensa histórica de Carlos Slim sobre la materia. López Obrador cambió su posición, asustado por posibles repercusiones electorales. Ahora ofrece un esquema concesionado. Todas sus críticas anteriores han quedado en el olvido. Entonces, ¿por qué sí lo eran importantes antes, o había otra intencionalidad oponiéndose al aeropuerto?

El NAICM vendrá a detonar el crecimiento en toda la zona oriente del Valle de México. Servirá de ancla comercial para crear un circuito de movilidad entre ese sitio y el resto de la capital. Será un desarrollo inmobiliario de enorme potencialidad y lo que deberá estar interesando a los planificadores urbanos es la creación de una urbe sustentable, con movilidad planeada para el futuro y la capacidad de ofrecer servicios y alojamiento a cientos de miles de personas que laborarán en este nuevo Santa Fe de la Ciudad de México. No sirve la negativa de Morena al proyecto. En cambio, sí sirve la idea de un desarrollo con planificación urbana sustentable de largo plazo. Tal y como lo ofrece el Frente a la ciudad.

Planificación urbana sustentable de largo plazo significa un proyecto integral de desarrollo urbano que incluye el rescate del lago que fue y que potencialmente sigue estando ahí. El rescate del lago de Texcoco puede conformar una nueva ribera que mejore las condiciones urbanas de la mancha urbana del Estado de México y que genere grandes áreas de reserva hidrológica que permitan gestionar los recursos tan necesarios en época de secas, en lugar de desecar el lago Nabor Carrillo como está sucediendo en la actualidad.

Junto con este proyecto de rescate lacustre e infraestructura aeronáutica, está el otro gran proyecto de rescate de lo que será el ex aeropuerto de la Ciudad de México. Las 740 hectáreas que ocupan el actual aeropuerto son una oportunidad única que es demasiado importante para dejarlo en manos de un jefe de Gobierno que dice “no” a todo y finalmente accede a las cosas con ocurrencias y sin visión de futuro.

Estos dos polos de desarrollo, muy planificados, ofrecen rumbo de largo plazo a los capitalinos. Debemos elegir entre un gobierno con visión de futuro, de crecimiento y estabilidad para la ciudad o la administración de ocurrencias ancladas en derrotismo.

Notas Relacionadas

En el filo

Ricardo Pascoe