Ocultando el ideario de López Obrador

Ocultando el ideario de López Obrador

Foto: Internet

09-03-2018

Lo que no conoce Tatiana Clouthier, cuando señala que es una pendejada que algunos  adviertan que el proyecto de Andrés Manuel López Obrador pudiera llevar a México a una situación parecida a la que vive Venezuela, es lo que realmente piensa López Obrador sobre ese modelo de sociedad. Él le podría haber dicho algo, mientras a otros les dice exactamente lo contrario. Se ha visto en esta campaña a un López Obrador que tiene posicionamientos para agradar a todos los públicos, pasando por Peña Nieto y Salinas de Gortari hasta Elba Esther Gordillo, Napito y Carlos Slim y arribando a Dolores Padierna, René Bejarano y Gerardo Fernández Noroña. Ha querido congraciarse con empresarios e intelectuales de extrema izquierda por igual. Tiene algo para todos.

Queda el registro de dos situaciones, entre muchas, para constatar el ocultamiento de la verdadera identidad e ideario de López Obrador. En primer lugar, su entrevista con Jorge Ramos, de Univisión, donde simplemente se negó a definir su opinión personal sobre temas como el aborto y las uniones de personas del mismo sexo, diciendo que haría consultas populares, dando una salida “democrática” al hecho de que se negaba a dar su opinión, ocultándola. En esa misma entrevista, ante pregunta expresa sobre la situación de la mujer, contestó que las mujeres cuentan con todo su respeto, pues merecen el cielo (¿?). No quedó claro si eso de ir al cielo es bueno (por su salvación) o malo (porque no las quiere). En concreto, mostró talante para evadir respuestas claras sobre temas que son de gran trascendencia, tanto para sus miembros de izquierda como para los que militan con su aliado, el ultra derechista PES

En segundo lugar, en un evento en el Auditorio Nacional expusieron posicionamientos tanto empresarios como el propio López Obrador que entraban en directa contradicción, sobre temas nacionales de la mayor importancia. Hablaron de las reformas estructurales-energética, educativa, laboral y fiscal- además de proyectos en curso como el aeropuerto internacional de la Ciudad de México. Las voces empresariales que supuestamente hablaban en nombre de Morena matizaron las reformas, indicando que lo que se hará es revisarlas para asegurar su aplicación “correcta y en beneficio de la sociedad”, mientras en el caso de aeropuerto se analizarían los contratos, pero sin frenar el proyecto. Acto seguido, López Obrador dijo (y lo ha reiterado varias veces desde entonces) que va a revocar la reforma educativa y laboral, mientras que la reforma energética se anulará, igual que la construcción del aeropuerto.

La reciente vista de Noroña a Venezuela es un ejemplo de varios de los muchos dentro de Morena que creen que ese país sudamericano sí es el ejemplo a seguir. Entonces no es una pendejada pensar que Morena pudiera llevarnos por la senda madurista…aunque otros de Morena digan lo contrario.

En realidad nadie sabe qué ideario adoptará Morena de llegar al poder, porque López  Obrador gobernará como lo  hizo en la Ciudad de México: con decretos, sin consultas públicas creíbles. El ejemplo clásico de su estilo unipersonal de gobernar es haber ofrecido impunidad a todos los criminales de cuello blanco y narcotraficantes, por igual, para “conciliar” conflictos. Ofrece combatir la corrupción, incorporando todos los corruptos a sus filas. Por esto, no es democrático el ocultamiento de posiciones, tampoco el sembrado del doble discurso como cortina de humo de decisiones autoritarias.      

@rpascoep

Notas Relacionadas

En el filo

Ricardo Pascoe