Marina y Mando Único en la CDMX

Marina y Mando Único en la CDMX

Foto: Internet

29-01-2018

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, anunció la muerte de Ricardo Ferro Pérez, también conocido como “Peque” o “Richi”, en una rueda de prensa donde fue acompañado por el vicealmirante Benjamín Mar Berman, mando de la Marina nacional. El operativo se realizó en la madrugada de este viernes recién pasado, con efectivos de la Marina y del gobierno de la Ciudad de México. Ferro Pérez era sobrino de Felipe de Jesús Pérez Luna, “El Ojos”, quien fuera abatido por efectivos de la Marina en julio del año pasado. “El Ojos” fue seguido en el mando del cártel de Tláhuac por Uriel Isaac, “El Cochi”, quien cayó presó en Monterrey, Nuevo León, hace pocas semanas, en un operativo realizado por efectivos de la Marina. En un primer momento se anunció, equivocadamente, que “El Cochi” había sido apresado en la delegación Iztacalco, de la Ciudad de México, hasta que se supo que fue apresado en Monterrey. Se habló de Iztacalco porque se realizaba un operativo simultáneo en esa delegación, en la Venustiano Carranza y en el estado de Nuevo León.

Parecería que detrás de esta información hay decisiones de la autoridad sobre el combate al crimen organizado que deben explicitarse.

Una cuestión central a responder es desde cuándo las fuerzas armadas se habían responsabilizado del combate al crimen organizado en la Ciudad de México. Hasta donde se sabe públicamente, los cuatro jefes de Gobierno han coincidido en considerar que las fuerzas armadas no debieran desplegarse en la ciudad y que existen pandillas, no cárteles, operando en la ciudad. Fue un debate hace tiempo y se había llegado a un consenso sobre estos asuntos. Hoy constatamos que la Marina ha desplegado no sólo elementos de sus fuerzas de combate, sino también su aparato inteligencia política y el apoyo logístico requerido. La presencia de la Marina es un desmentido a la tesis del gobierno capitalino de que puede controlar la situación a pesar de contar con una fuerza policiaca de más de 80,000 elementos.  

Por otro lado, llama la atención que sea la Marina, y no el ejército, quien esté operando en la Ciudad de México. Ha habido una discusión fuerte entre responsables de seguridad acerca de cuál de las ramas de las fuerzas armadas es la más confiable en materia de combate al crimen organizado. El hecho de que sea la Marina que esté operando en la ciudad indica que el gobierno capitalino se inclinó por esa rama. Es de observarse la coincidencia con los organismos de seguridad de Estados Unidos que también se inclinan por la Marina.

Más de fondo, el hecho de que la Ciudad de México convoque a la Marina a encargarse del combate al crimen organizado, cuando cuenta con la fuerza policiaca más grande del país y que opera bajo un régimen totalmente centralizado, dice que algo está mal con el sistema. Teóricamente la Ciudad de México es el modelo perfecto de Mando Único que se quiere implementar el todos los estados de la República. Pero la policía capitalina, juzgada desde casos como el de Marco Antonio Sánchez Flores, nos comprueba que el Mando Único no es la solución al problema. Se requiere otro tipo de cuerpo policiaco nacional, coordinado y equipado para enfrentar el crimen con todos los instrumentos necesarios.  Otra concepción que rompa paradigmas.

@rpascoep

Notas Relacionadas

En el filo

Ricardo Pascoe