¿Cómo deben comportarse las autoridades?

¿Cómo deben comportarse las autoridades?

Foto: Internet

09-10-2017

 

En tiempos de crisis-como los que vive la Ciudad de México después de los sismos de septiembre-se hace necesaria una revisión de la conducta de las autoridades ante la adversidad. La evaluación sirve para conocer el temple de personalidad, su compromiso para con la tarea, la inteligencia innata para procesar los retos que encara y el carácter moral de los gobernantes. Por lo pronto, va un glosario de temas que le servirá a la ciudadanía para evaluar-a título de check-list-la conducta de los gobernantes ante el desastre.

¿Se enteraron de los problemas rápidamente, y acudieron a los sitios afectados? Una situación clave es que los gobernantes cuenten con información oportuna y correcta, para responder a las exigencias del momento. A partir de su información, deben acudir a los sitios más afectados para conocer personalmente de las circunstancias y hablar directamente con los afectados, compartiendo su circunstancia y entendiendo el doloroso momento por el que atraviesan.

Independientemente de la situación concreta y las posibles soluciones de largo plazo, ¿fueron capaces de ofrecer apoyos oportunos e inmediatos a los damnificados, como albergue, alimentos, atención médica? Todo el mundo sabe que en una situación crítica y de crisis hay momentos que exigen respuestas inmediatas, y luego las mediatas o de largo plazo. El gobernante debe tener la capacidad de visualizar el corto, mediano y largo plazo de una determinada circunstancia para estar en condiciones de anticipar lo que vendrá, por etapas, en el futuro próximo.

¿Tuvieron un planteamiento de mediano y largo plazo, entendible para la gente y con una visión concreta de los asuntos y problemas que enfrentarían los damnificados más adelante? El gobernante tiene la obligación de entender lo que viene y anticipar soluciones incluso antes de que los problemas estén claramente expuestos por los mismos afectados. Esta anticipación sería producto de los conocimientos que las propias autoridades deberán tener de la demarcación correspondiente, su historia y las necesidades que irán surgiendo en el proceso post-desastre.

¿Abrieron inmediatamente un espacio de contacto y diálogo con la comunidad para tener un diálogo abierto con la comunidad? El contacto directo con los afectados por un desastre-que no son únicamente los directamente damnificados, sino también una comunidad más amplia-es muy importante para crear un ambiente de resolución a los conflictos emocionales, sociales, económicos y políticos que inevitablemente se expresan después de un desastre natural. La autoridad gubernamental tiene la obligación de abordar estos temas con agilidad y sabiduría.

¿Dialogaron con la comunidad como un todo, sin distingos, o privilegiaron grupos, socios y miembros selectos de sus partidos como interlocutores especiales? Estos es muy importante como conducta de las autoridades, especialmente cuando una comunidad se encuentra atemorizada, angustiada y con un desasosiego especialmente fuerte. La sensación de cobijo que puede crear una autoridad cercana y empática es particularmente importante. Y lo contrario es terrible, pues polariza a la comunidad y engendra enfrentamientos cuando debiera reinar la colaboración.

¿Sirvieron como un puente generoso con otros niveles de gobierno para que la comunidad pudiera encontrar soluciones a múltiples problemas particulares? Un desastre genera problemas generales a toda la comunidad, y un montón de problemas particulares que requieren de atención urgente.

Estos criterios le servirán a la comunidad para evaluar la eficacia, o no, de sus autoridades, quienes serán juzgados severamente por la ciudadanía.

@rpascoep  

Notas Relacionadas

En el filo

Ricardo Pascoe